Jeanine Áñez, la presidenta de facto de Bolivia, renunció la víspera como candidata del oficialismo golpista para las próximas elecciones generales a realizarse el 18 de Octubre.

En un mensaje publicado en su cuenta de Twiter, Añez aseguró que daba este paso para impedir la victoria del MAS, Movimiento al Socialismo, grupo político fundado por Evo Morales, y que hasta el momento lleva las preferencia en las encuestas.

La candidatura del MAS en la figura de Arce, recaba el apoyo de la población rondando el 40.3% de los votos, sin embargo, la actual jefa del Estado en representación del grupo Aliaza Juntoso, obtuvo solamente 10.6% de la intención del electorado según una encuesta reciente.

Añez asumió el poder en Bolivia trás el golpe de Estado que derrocó a Evo Morales en Noviembre del 2019, la mandataria afirmó que tomó la decisión «por el bien mayor».

En su anuncio, la ususrpadora presidenta de Bolivia destaca que busca la unidad de los espacios de centro derecha para evitar que el MAS pueda ganar en primera vuelta.

«Si no nos unimos, vuelve Morales», aseguró en su mensaje. y añadió que seguirá en sus funciones hasta tanto tome poseción del cargo el nuevo presidente electo.

Por su parte, Evo Morales reaccionó a la decisión en su cuenta de Twiter: «Está claro que el precio de su nueva alianza es la impunidad por los escandalosos casos de corrupción en medio de la pandemia, por el genocidio de Senkata y Sacaba y por el economicidio al que ha sometido al país», señaló además el ex-presidente que: «hace mucho que estaba decidida…sólo faltaba negociar su impunidad».

3310cookie-checkEl golpe de Estado en Bolivia nó contará como candidata a Presidente con la usurpadora Añez

Deja un comentario