Un posible acuerdo entre el gobierno y el FMI por un monto de 1.750 millones de dólares desató la ira de los costarricenses.

La tranquilidad de Costa Rica se ha visto sacudida en el país centroamericano, cuando miles de personas han salido a las calles para protestar por un posible acuerdo entre el gobierno de Carlos Alvarado y el FMI por un monto de 1.750 millones de dólares.

Al revelarse los detalles de las negociaciones, se desató la incertidumbre, y muchas personas empezaron a salir a las calles de manera pacífica, pero pronto los manifestantes bloqueron carreteras, enarbolando pancartas contra el FMI y el gobierno, como muestra de desconfianza ante el posible acuerdo multimillonario.

Ante el descontento popular, el presidente Alvarado ordenó la suspensión de esos acuerdos, aunque no ha renunciado a retomar las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

Los acuerdos preveían un inminente aumento de los impuestos y los recortes del gasto público del Estado, lo cuál implicaban la fusión de instituciones estatales y la privatización del Banco Internacional de Costa Rica y la Fábrica Nacional de Licores.

Las manifestaciones pronto encontraron la unión de campesinos y pequeños propietarios de tierra, camioneros, estudiantes, y desempleados que entendieron rápidamente el costo que se les vendría encima.

Para el gobierno costarricense, este plan supone superar el impacto fiscal de la actual pandemia global del Covid-19, y ayudará a paliar sus efectos negativos en la crisis económica que ha provocado que el desempleo alcanzara la cifra histórica el 24 %. 

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

6920cookie-checkEl pueblo de Costa Rica se levanta contra el gobierno y el FMI

Deja un comentario