El ministro de Salud de Ucrania fue citado a la Embajada de EEUU, donde mantuvo una reunión con la encargada de Negocios, Christina Quinn.

El ministro de Salud de Ucrania, Maxim Stepanov, afirmó en una entrevista que su país podría adquirir una vacuna rusa contra el coronavirus para ser distribuida en el país, sin especificar cuál.

En la entrevista, al ministro de salud de Ucrania se le preguntó directamente: «Si la vacuna resulta segura. Si la OMS da el visto bueno, ¿nosotros la compraremos? ¿Usted como ministro insistirá en hacerlo?»

Maxim Stepanov respondió que: «Yo creo que cuando eso suceda, entonces hablaremos sobre la compra de cualquier vacuna, no solo la rusa».

Sin embargo, las palabras del encargado del Ministerio de Salud ucraniano fueron monitoreadas desde la Embajada de Estados Unidos en Kiev, cuya encargada de Negocios, Christina Quinn, lo citó a consultas.

Luego de terminada la reunión, la embajada norteamericana hizo un comunicado en su página web donde especifica que:

«Ayer, la encargada de Negocios de Estados Unidos, Christina Quinn, invitó al ministro Stepanov a una cena colegial constructiva para discutir la lucha contra el COVID-19 y la reforma del sector salud. Ucrania NO comprará la vacuna rusa contra el COVID, que no ha pasado los ensayos clínicos de seguridad».

El hecho fue calificado de «intromisión de la embajada estadounidense en la política sanitaria de Ucrania», por parte de varios opositores al gobierno del país europeo.

«¿Cómo es posible? El ministro de Salud de un país soberano se pronuncia sobre la posibilidad —solo la posibilidad hipotética— de comprar una vacuna para resolver una cuestión de vida o muerte de los ciudadanos ucranianos. Y los estadounidenses ya ni siquiera se avergüenzan de mostrar algo que todos saben: cómo controlan la política de Ucrania», afirmó el legislador Néstor Shufrich.

Además, Shufrich catalogá la actitud estadounidense como «cochinada».

Para la sociedad ucraniana hay una relación directa entre la constante intromisión de Estados Unidos en los asuntos internos de Ucrania, y la sumisión a los intereses de Washington por parte de los políticos de alto rango en el gobierno, desde los acontecimientos del 2014.

El ex-diputado Spiridón Kilinkarov reflexiona sobre este reciente incidente que refleja el estado actual de las relaciones diplomáticas entre Ucrania y EEUU cuando dice que:

«Los estadounidenses podrían haberlo hecho de manera discreta. Bastaría con una llamada al ministro, pero decidieron hacerlo públicamente. ¿Por qué? Porque esa publicación en realidad está dirigida a Rusia. Con ella quieren decir que ‘somos nosotros, los estadounidenses, los que controlamos la política de Ucrania‘».

Kilinkarov detalla lo que a todas luces es conocimiento de la opinión pública a nivel internacional, al considerar que ese «acto de humillación» demuestra que Ucrania está «totalmente controlada por los estadounidenses» y que el país europeo «no tiene derecho a tomar decisiones propias, incluso para sus propios intereses nacionales».

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

8260cookie-check«Ucrania NO comprará la vacuna rusa», afirmó embajada de EEUU en Kiev

Deja un comentario