Bruselas declaró que los Estados miembros de la UE solo podrán usar las vacunas contra el Covid-19 aprobadas por el bloque.

La Comisión Europea advirtó a Hungría en un comunicado, que su intención de importar por su cuenta la vacuna rusa, Sputnik V, para tratar la Covid-19 en su país, «siembra preocupaciones de seguridad y podría afectar la confianza en posibles vacunas aprobadas por el bloque comunitario».

El llamado de la UE llega en momento en que el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto, anunció páblicamente que a partir de Diciembre próximo su país comenzará la importación de pequeños lotes de Sputnik V, según él «para completar los ensayos clínicos y estudiar la vacuna aquí, así como para completar la concesión de la licencia», destacó recientemente.

Previamente, Szijjarto mantuvo negociaciones con el ministro ruso de Comercio e Industria, Denís Mantúrov, que acordaron en el encuentro el envío, este mismo mes, de las primeras dosis de la vacuna rusa, un escollo para los intereses de la Unión Europea.

Y es que, según la Unión Europea, ninguno de sus 27 países miembros puede hacer uso de una vacuna contra el coronavirus que no haya sido aprobada por el bloque, de acuedo a sus reglas comunitarias, y pasando por una evaluación y previa autorización de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

En declaraciones a la prensa, el portavoz de la Comisión Europea indicó que «a la pregunta de si un Estado miembro debería querer administrar a sus ciudadanos una vacuna que no ha sido revisada por la EMA», el diplomático europeo señaló que es precisamente «aquí donde el proceso de autorización y la confianza de la vacuna convergen. Si nuestros ciudadanos empiezan a cuestionar la seguridad de una vacuna, si no pasa por una evaluación científica rigurosa para demostrar su seguridad y eficacia, será mucho más difícil vacunar a una proporción suficiente de la población».

Como respuesta a la reacción de la EU en torno a las importaciones de Sputnik V a Hungría, el director del Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF), Kiril Dmítriev, señaló que «las vacunas deberían estar fuera de la política y los países deberían poder elegir cómo proteger a sus ciudadanos», además argumentó el hecho de que «Rusia está dispuesta a compartir con la EMA los datos de pruebas clínicas de Sputnik V».

En este sentido, la estrategia trazada por la Unión Europea para enfrentar la actual pandemia global del coronavirus, incluye la firma de contratos con cinco fabricantes de vacunas de Occidente, entre ellas la farmacéutica norteamericana Pfizer, para el suministro de unos 2.000 millones de dosis de su vacuna contra Covid-19, pero también con otras renombradas como Astra Zeneca, Johnson & Johnson.

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

14530cookie-checkUnión Europea fustigó intención de Hungría a importar Sputnik V

Deja un comentario