Estonia, Letonia y Lituania acordaron incluir a otros 28 funcionarios bielorrusos en su lista de sanciones contra ese país.

Siguiendo la línea política impuesta por la Unión Europea en referente a sus relaciones con Bielorrusia, Estonia, Letonia y Lituania acordaron incluir a otros 28 funcionarios en su lista de sanciones contra ese país, según sus autoridades, por estar implicados en la represión contra los manifestantes de la oposición al gobierno de Alexander lukashenko.

Según Linas Antanas Linkevicius, ministro de Relaciones Exteriores de Lituania, su país «en cooperación con Letonia y Estonia, impuso sanciones a otros 28 individuos relacionados con la violencia contra manifestantes en Bielorrusia», indicó en un comunicado este Viernes.

Además, Linkevicius señaló que nuevas sanciones vendrían de parte de su país, si Bielorrusia «no termina la brutalidad» en las calles contra la oposición.

La Unión Europea por su parte, en voz de su alto representante para Asuntos Exteriores, el español Josep Borrell, saluda que terceros países se hayan unido a las sanciones en relación con las crisis en Bielorrusia, Ucrania y Transnistria.

«La Unión Europea toma nota del compromiso y saluda la imposición de sanciones por terceros países que garantizarán que sus políticas nacionales sean conformes a la decisión del Consejo de la UE», indicó Borell.

Además de los países Bálticos, otras naciones de la región se han unido a las sanciones impuestas por la Unión Europea contra Bielorrusia, ellos son: Albania, Noruega, Macedonia del Norte, Montenegro, Ucrania, Georgia, Islandia y Liechtenstein.

Por otra parte, Michael Roth, ministro de Estado para Europa en el Ministerio de Exteriores de Alemania, declaró que la Unión Europea busca desempeñar un rol importante en el proceso de reforma constitucional que se proyecta en Bielorrusia, a raíz del clima de tensión política como resultado de las pasadas elecciones presidenciales.

Según el ministro alemán, «actualmente, el Consejo de Europa podría desempeñar un papel importante en el proceso constitucional en Bielorrusia, y podríamos hacer nuestro aporte a ese proceso», indicó.

En palabras de Roth, la Unión Europea quiere desde hace tiempo que Bielorrusia forme parte del «Consejo de Europa», pero primero, señaló que ese país debe alcanzar «una democratización, una sociedad libre que siga el camino de la democracia», advirtió el diplomático europeo.

Mientras tanto, la lider opositora bielorrusa, Svetlana Tijanóvskaya, espera que la Unión Europea apoye las organizaciones opositoras al gobierno de Luksahenko en el país, mediante la entrega de una ayuda de 24 millones de euros, y otros 3,5 millones de euros serían destinados a «los medios independientes y a las víctimas de la represión», detalló desde su cuenta en Telegram.

La tensión política en torno a Bielorrusia dió inicio luego de las últimas elecciones presidenciales, realizadas el pasado 9 de Agosto, y donde, según el recuento oficial, Lukashenko obtuvo el 80,1% de los votos, seguido de la opositora Tijanóvskaya, con el 10,12% del voto del electorado, unos resultados que la oposición no reconoce como válidos, y que rápidamente encontró el apoyo tácito de la Unión Europea y los países Bálticos.

Disponibles en Amazon a buenos precios, no pierdas la oportunidad de cómprar ahora!

14720cookie-checkPaíses Bálticos y Unión Europea refuerzan presión sobre Bielorrusia

Deja un comentario