El evento tuvo lugar en el 30 aniversario del referéndum celebrado en 1991, y en el cuál el 76% de los votantes optó por preservar la Unión Soviética.

Durante la jornada de este 17 de marzo, en el marco del 30 aniversario del referéndum que en 1991 dió como resultado el apoyo mayoritario de la población soviética para la preservación de la URSS, se celebró una reunión en línea con los líderes de los partidos comunistas de Rusia, Ucrania, Bielorrusia, Moldavia, Georgia y otras repúblicas de la unión, donde pronunciaron discursos que tuvieron como centro medular la restauración de la Patria socialista en común.

En el evento, que tiene como propósito desarrollar un amplio movimiento popular: «¡Por la URSS – por una Patria socialista fuerte, justa!», contó también con la participación de activistas de las ramas regionales del Partido Comunista de la Federación de Rusia y de otros dieciocho partidos fraternos, representantes del Komsomol, veteranos, organizaciones de mujeres, entre otros.

El presidente del Comité Central de la Unión de Partidos Comunistas – Partido Comunista de la Unión Soviética (UPC-PCUS), y presidente del Comité Central del Partido Comunista de la Federación de Rusia, Guennady A. Ziuganov, inauguró la jornada con un discurso central.

¡Queridos amigos! ¡Queridos camaradas!

Hace exactamente 30 años, los pueblos de la Unión Soviética acudieron por primera vez a un referéndum para mostrar su voluntad de vivir en un solo estado socialista soviético. Creo que este evento fue el más importante de nuestra historia común. Todos somos hijos del Gran Estado Soviético. Todos somos hijos de nuestra Gran Victoria.

Hoy en día, Internet, que sirve a todo el espacio postsoviético, está regulado desde el otro lado del océano. Implica sus cables, sus plataformas, sus programas. He hablado muchas veces en la Duma del Estado, el Consejo de Estado y en reuniones con miembros del gobierno, exigiendo que creemos nuestro propio sistema poderoso e independiente, porque para eso tenemos todo lo que necesitamos. Seguiremos trabajando en esto, pero hoy estamos realizando nuestro foro en las condiciones que realmente tenemos.

Les agradezco por unirse de manera tan amistosa. Hoy en día, todos los puntos más importantes de nuestro poder común común están conectados a nosotros. Hay 250 puntos de este tipo en todo el territorio de la antigua URSS. Nuestras organizaciones regionales de partidos también participan en el foro. Por lo tanto, los saludo y los felicito por el hecho de que hoy estamos juntos por nuestra patria socialista soviética.

Hace treinta años, todo nuestro país votó por unanimidad para preservar la gran potencia socialista soviética. Por la preservación del poder del pueblo. Por la preservación de la amistad y la justicia. Luego, del lado de los Gorbachov, Yakovlev, Yeltsin, toda esta manada de rusófobos y traidores, el antisoviético y la rusofobia ya estaban llegando. Y, sin embargo, los ciudadanos de nuestro gran país han confirmado su voluntad de vivir en un solo estado. En 1991, 185 millones de personas tenían derecho a voto. De ellos, el 80% acudió al referéndum y el 76% votó por la preservación de la URSS.

Lo más sorprendente es que, a pesar de las protestas de algunos líderes de las repúblicas, de sus sentimientos nacionalistas, el pueblo trabajador se pronunció unánimemente por la preservación del socialismo, un país soviético unido, nuestra gran potencia. Incluso en los países bálticos, en Asia central, en el Transcáucaso, el pueblo trabajador exigió someterse a la voluntad del pueblo victorioso, el pueblo creador. En la Federación de Rusia, solo la región de Sverdlovsk, este patrimonio de Yeltsin, que fue destruido y corrompido por el antisoviético y la traición, no votó por la preservación de nuestra patria común. Pero este equipo rusofóbico en Moscú continuó con su política destructiva.

Cuatro días después del referéndum, el Soviet Supremo adoptó una resolución especial que obligaba a todos, sin excepción, a cumplir la voluntad del pueblo. Quiero enfatizar que la voluntad del pueblo expresada en el referéndum es sagrada. No tiene un estatuto de limitaciones y debe ser implementado estricta y consistentemente. Y, por mucho que intenten desacreditar a nuestra gran potencia soviética hoy, usted y yo continuaremos luchando constantemente por su renovación y resurgimiento.

Nuestra lucha es de índole política, económica y social fundamental. Quiero recordarles que después de la prohibición del Partido Comunista de la Federación de Rusia, lo recreamos. Hemos probado en la Corte Constitucional el derecho del pueblo a tener su propio partido: el partido de la justicia, el partido de la amistad, el partido del internacionalismo. Nuestro partido ha revivido y hoy en el espacio postsoviético es una de las fuerzas políticas más influyentes y autorizadas. Está bien equipado con software, funciona en estrecha armonía y tiene cinco metas importantes. Y estamos muy contentos de que, junto con la Unión de Partidos Comunistas, estemos realizando nuestra directiva de programa para el resurgimiento de un solo estado fraternal en nuevas condiciones, su restauración sobre la base de los ideales del socialismo y la amistad de los pueblos.

Quiero agradecer a todos los Partidos Comunistas, a nuestros amigos y camaradas que han recreado la Unión de Partidos Comunistas, que hoy está funcionando con éxito. Celebramos reuniones en la capital de la fraterna Ucrania, la ciudad de Kiev. En Minsk, realizamos congresos en el legendario Museo de la Gran Guerra Patria. Recientemente hemos aprobado nuestro próximo programa. Juntos celebramos todos los eventos principales dedicados al centenario de la Gran Revolución de Octubre, el centenario de nuestro querido e invencible Ejército Rojo, el centenario del Komsomol leninista. Y ahora estamos iniciando un extenso trabajo para prepararnos para el centenario de la formación de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Nuestro foro de hoy está dedicado, en primer lugar, a la movilización de las fuerzas patrióticas del pueblo, de todos los partidos de izquierda y comunistas en el contexto de una crisis sistémica internacional, en la que han caído todos los países importantes. Solo la China comunista, al ser una locomotora, está tirando de la economía mundial y mostrando un ejemplo de cómo lidiar con el coronavirus. El Vietnam comunista está mostrando las tasas de crecimiento más altas. Las fuerzas de izquierda del planeta asumen hoy la responsabilidad de proteger los intereses de los trabajadores, cuya pobreza aumenta cada día. Y lo sentimos en nuestro trabajo diario y concreto.

Nuestro partido tiene una fuerte facción e influencia en la Duma del Estado. Cinco años después del histórico referéndum de 1991, presentamos a la Duma del Estado una ley que denuncia la conspiración criminal Belovezhskaya. Tres facciones: el Partido Comunista de la Federación de Rusia, la facción Agraria, encabezada por Kharitonov, y el Poder Popular, encabezado por Ryzhkov, actuaron como un sistema unido, lo que demuestra que la firma de los Acuerdos de Belovezhskaya es una decisión criminal, y debería ser cancelado. 250 diputados apoyaron esta posición. Dos facciones votaron en contra: «Su Rusia natal», encabezada por Chernomyrdin, y «Yabloko» Yavlinsky. Los zhirinovitas, como siempre, se tambalearon de izquierda a derecha, pero, en principio, no nos apoyaron activamente.

Mañana, Sovetskaya Rossiya publicará este documento histórico y la lista de nombres de los diputados que votaron. Quiero que se familiarice con él, porque la decisión tomada entonces nos abrió el camino para brindar apoyo legislativo para la restauración de la destruida Patria Unión.

Tú y yo estamos atravesando una grave crisis hoy. La Federación de Rusia, de la que depende en gran medida el restablecimiento de nuestra unión fraterna, está pasando de una crisis a otra. Durante sólo diecisiete años, el capitalismo mundial, robando a nuestros países y pueblos, apropiándose de recursos gigantescos, apoderándose de nuestros mercados, pudo resistir otra crisis. Se derrumbó en 2008, se derrumbó en 2015 y el año pasado incluso se jactó de que Estados Unidos crepitara junto con la Unión Europea.

Declaramos directamente que solo la unión de las fuerzas de izquierda, solo los ideales del socialismo y la hermandad pueden sacar al mundo de la próxima crisis sistémica. Caminamos por el camino de los padres victoriosos. Junto con ustedes estamos plantando el jardín de la victoria. Estamos recreando el amplio movimiento patriótico popular «¡Por la URSS – por una patria socialista fuerte, justa!» Y me gustaría desearles a todos éxito en esta noble labor.


https://youtu.be/dlorpUAyXiA
42800cookie-checkLíderes nacionales del PCUS participan en foro comunista para restarurar la URSS

Deja un comentario