Según revela un informe realizado en 1966 por un grupo de expertos de Rand Corporation, redactado por M. H. Halperin, durante la llamada ‘crisis del estrecho de Taiwán’ de 1958, Washington no tardó en respaldar militarmente a su aliado Chiang Kai-shek, mediante un plan que incluyó ataques nucleares contra la China continental.

En un artículo publicado el sábado 22 de mayo, en el periódico estadounidense The New York Times, se dió a conocer detalles de documentos clasificados por el Pentágono sobre el inminente riesgo de una guerra nuclear sobre el conflicto entre Taiwán y la República popular China en 1958, «aún mayor de lo que se conoce públicamente», indica ese medio de prensa.

El periódico newyorkino destaca lo relatado por Daniel Ellsberg, muy conocido como ‘La famosa fuente de los Papeles del Pentágono’, al hacer otra divulgación no autorizada de documentos del Departamento de Defensa norteamericano,

En esta ocasión, a filtración proviene de documentos clasificados de un informe realizado en 1966 por un grupo de expertos de Rand Corporation, redactado por M. H. Halperin, durante la llamada ‘crisis del estrecho de Taiwán’ de 1958, Washington no tardó en respaldar militarmente a su aliado Chiang Kai-shek, mediante un plan que incluyó ataques nucleares contra la China continental.

En 1949, destaca el diario, el Partido Comunista de China llegó al poder tras una sangrienta guerra civil, provocando que el gobierno del líder nacionalista chino Chiang Kai-shek se retirara a la isla de Taiwán, la cuál es considerada por la China continental como parte de su territorio, una «provincia rebede» que ha sido escenario de choques intermitentes, llegando a su punto de máxima tensión en 1958.

Los líderes militares estadounidenses presionaron por un ataque nuclear de primer uso en China, aceptando el riesgo de que la Unión Soviética tomara represalias en nombre de su aliado y millones de personas murieran, muestran docenas de páginas de un estudio clasificado de 1966 sobre la confrontación. El gobierno censuró esas páginas cuando desclasificó el estudio para su divulgación pública, indica TheNYTimes.

En medio del conflicto, ataques de artillería de China contra las islas menores del archipiélago taiwanés hicieron crecer los temores en Occidente de una inminente «invasión comunista», por lo cuál, las autoridades estadounidenses en Washington decidieron ponerse al lado de las fuerzas lideradas por Chiang Kai-shek, conviertiéndose así en su aliado militar en la zona.

Daniel Ellsberg filtró una historia clasificada de la Guerra de Vietnam, conocida como los ‘Papeles del Pentágono’, hace unos 50 años, asegurando haber copiado el estudio ultrasecreto sobre la crisis del Estrecho de Taiwán al mismo tiempo, pero no lo reveló en ese momento. Ahora lo destaca en medio de nuevas tensiones entre Estados Unidos y China por Taiwán.

El documento revela que el mando militar de EE.UU. asumió el riesgo de que la Unión Soviética interviniera en defender a su aliada ideológica en el área, una acción que según estiman los expertos, habría desencadenado un conflicto atómico sin precedentes con la consiguiente pérdida de millones de vidas.

Si bien se ha sabido en términos más amplios que los funcionarios de Estados Unidos consideraron usar armas atómicas contra China continental si la crisis se intensificaba, las páginas revelan con nuevos detalles cuán agresivos fueron los líderes militares al presionar para obtener autoridad para hacerlo si las fuerzas comunistas, que habían comenzado a bombardear las llamadas islas cercanas a la costa, intensificaron sus ataques, señala el documento.

En cambio, la crisis de 1958 remitió cuando las fuerzas comunistas de Mao Zedong interrumpieron los ataques a las islas, dejándolas bajo el control de las fuerzas nacionalistas de la República de China de Chiang Kai-shek basadas en Taiwán. Más de seis décadas después, persiste la ambigüedad estratégica sobre el estatus de Taiwán y sobre la voluntad estadounidense de usar armas nucleares para defenderlo, indicó TheNYTimes.

52970cookie-checkEstados Unidos planificó bombardeo nuclear sobre China a riesgo de que la URSS interviniera

Deja un comentario