En los últimos años, tanto Rusia como China han buscado reducir el uso de la moneda estadounidense en sus economías, en particular, las partes están aumentando activamente las liquidaciones bilaterales en monedas nacionales, así como desarrollando sus propios sistemas financieros y de pago.

Según se destaca en un informe del Servicio de Investigación del Congreso de los Estados Unidos, ese país se muestra muy preocupado por las perspectivas de desdolarización que se ha encaminado en Rusia y China durante los últimos años, a fin de independizar sus economías de la influencia que aún ejerce la moneda norteamericana en el mercado mundial.

Representantes de ese departamento, han indicado en el texto que desde hace más de diez años Rusia y China se esfuerzan por reducir el uso del dólar estadounidense en sus economías, una tendencia que, indican los autores del estudio, los países están tratando de protegerse de las sanciones de Washington, así como de reducir la influencia de la política económica y monetaria de los Estados.

“Aunque Rusia y China han reducido un poco el uso del dólar en su comercio, ambos países, como la mayoría de los demás, todavía dependen en gran medida del dólar. Sin embargo, con el tiempo, si los esfuerzos por desdolarización dan resultados, esto podría afectar Las sanciones estadounidenses, la economía estadounidense, así como el liderazgo económico global de Estados Unidos”, reza el documento.

Los analistas norteamericanos, recordaron que desde la Segunda Guerra Mundial, el dólar de EEUU se ha mantenido como la moneda de reserva dominante en el mercado global, lo cuál le permite a Estados Unidos mantener una posición de liderazgo en el ámbito financiero y económico internacional, destacan los expertos encargados del estudio.

«La posición dominante del dólar estadounidense en las transacciones transfronterizas otorga a Estados Unidos una importancia y un apalancamiento únicos a través de políticas como sanciones financieras que impiden el acceso al sistema financiero estadounidense o el uso del dólar estadounidense en el comercio internacional», enfatizaron los autores del informe del Congreso norteamericano.

En los últimos años, tanto Rusia como China han buscado reducir el uso de la moneda estadounidense en sus economías, en particular, las partes están aumentando activamente las liquidaciones bilaterales en monedas nacionales, así como desarrollando sus propios sistemas financieros y de pago.

Los analistas estadounidenses destacan en el texto, que actualmente el dólar sigue siendo un componente importante para la economía china, y la moneda nacional estadounidense ocupa alrededor del 50-60% de las reservas del gigante asiático, un hecho que, según refieren los expertos, se justifica porque Estados Unidos es el mayor mercado de ventas de productos de China. «Pekín todavía realiza principalmente pagos por exportaciones a otros países, así como en el marco del proyecto One Belt One Road, en dólares», puntualizaron.

Mientras tanto, China está tomando medidas activamente para desdolarizar su economía. En particular, el país está tratando de aumentar el uso del yuan en acuerdos comerciales con sus socios, incluida Rusia.

En los últimos años, la participación del dólar estadounidense en las reservas mundiales se ha ido disminuyendo sistemáticamente. Por ejemplo, en 2015 la moneda de Estados Unidos ocupaba alrededor del 66% del volumen total de las reservas financieras en todo el mundo, sin embargo, para finales del 2020, ese indicador se desplomó por debajo del 59%, según resaltan los datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Como causa principal de la adopción por parte de China y de Rusia, de una política financiera desvinculada de la predominancia del dólar norteamericano, fueron las guerras comerciales llevadas a cabo por Washington durante la presidencia del exmandatario Donald Trump, quién adoptó el asedio y el freno de las economías china y rusa como prioridad económica de su gobierno.

Para Victor Supyan, profesor de la Facultad de Economía Mundial y Asuntos Internacionales de la Escuela Superior de Economía de Rusia, en una conversación con RT, la introducción por parte de Estados Unidos de una serie de restricciones arancelarias a estos países tuvo como resultado un impacto negativo en la posición del dólar como principal moneda de la reserva mundial.

“Con Trump, Estados Unidos siguió una política caótica y no completamente equilibrada en las relaciones con sus socios: impuso sanciones contra los aliados europeos, Canadá, así como los países del sudeste asiático. A nadie le gustó esto, por supuesto. Como resultado, para asegurarse contra tales acciones impredecibles en el futuro, los estados comenzaron a cambiar activamente a liquidaciones en monedas nacionales”, explicó Supyan.

Por otro lado, la disminución de la participación del dólar norteamericano en las reservas mundiales puede estar asociada con el crecimiento de la multipolaridad en la economía mundial, opinó al mismo medio de prensa ruso, el analista de FG «Finam» Alexey Korenev.

“El mundo se está volviendo multipolar y los países comienzan cada vez más a negociar entre sí, sin pasar por Estados Unidos. Creo que esta tendencia continuará, porque el dominio de la moneda estadounidense coloca a los estados en la posición de depender de un cierto ‘jefe’ en la persona de los Estados. Nadie quiere esto, especialmente Rusia y China”, comentó el analista.

Debe tenerse en cuenta, que en los últimos siete años, la proporción de acuerdos en monedas nacionales entre Moscú y Beijing se ha multiplicado casi por diez. Si en 2013-2014, los países llevaron a cabo entre el 2 y el 3% de todas las transacciones en rublos y yuanes, a finales de 2020 la cifra correspondiente era de aproximadamente el 24-25%. Así lo afirmó anteriormente el embajador ruso en China, Andrei Denisov.

Los expertos del Servicio de Investigación del Congreso de los Estados Unidos, señalaron en el informe que China ha mostrado en repetidas ocasiones su interés en desarrollar aún más el sistema de pago electrónico nacional, y también promover su propia moneda digital. A través de tales iniciativas, China está tratando de crear opciones alternativas para las redes económicas, financieras, comerciales y tecnológicas globales, que actualmente están controladas por Estados Unidos.

“Creo que la influencia global de Estados Unidos disminuirá, simplemente porque son físicamente incapaces de mantener el dominio que poseían anteriormente. En este sentido, China es una potencia económica muy poderosa, crece cada año más activamente y es probable que supere a Estados Unidos en los próximos años. La siguiente en la fila es India. Se supone que para 2035 India ocupará el segundo lugar después de China, desplazando a Estados Unidos en tercer lugar», expresó a Rusia Today, Alexey Korenev.

60780cookie-checkInforme del Congreso de los Estados Unidos muestra preocupación por política china-rusa de abandonar el dólar

Deja un comentario