El sumo pontífice de la Iglesia Católica, comentó sobre su estado de salud durante una reunión con los jesuitas celebrada en Bratislava, Eslovaquia, señalando que enfrentar a los tradicionalistas y conservadores religiosos es uno de sus grandes retos al frente del Vaticano.

En el marco de un encuentro con los representantes del Consejo Ecuménico de Iglesias en la Nunciatura, desarrollado en la ciudad de Bratislava, Eslovaquia, y que contó con la presencia de 53 jesuitas eslovacos, el Papa Francisco bromeó al expresar que «no sabía que había tantos jesuitas aquí en Eslovaquia. Vemos que ‘la plaga’ se está extendiendo por todas partes», señaló.

Las palabras de Francisco provocaron risas entre los asistentes al encuentro, las cuáles se acrecentaron aún más, cuando el representante del poder eclesiástico en la Iglesia Católica declaró que: «Realmente no tengo ganas de dar un discurso a los jesuitas», dijo Francisco, citado por la revista La Civilta Católica.

«Padre, quiero agradecerle de todo corazón esta invitación que fue una sorpresa para nosotros. Es un estímulo para nuestra comunidad y vida pastoral. Hay muchos jesuitas en Eslovaquia. Quería confirmar que la Compañía quiere estar a su disposición y para las necesidades de la Iglesia», indicó al Papa, el represnetante del Vaticano en la Provincia de Eslovaquia.

Uno de los jesuistas presentes, le preguntó a Francisco sobre su estado de salud, luego de haberse sometido a una operación de colon.

«Aún vivo. Aunque algunos me querían muerto. Sé que incluso ha habido encuentros entre prelados que pensaban que el Papa era más serio de lo que se decía. Preparaban el cónclave. ¡Paciencia! Gracias a Dios, estoy bien. Hacer esa cirugía fue una decisión que no quería tomar: fue una enfermera la que me convenció. A veces, las enfermeras comprenden la situación más que los médicos porque están en contacto directo con los pacientes», respondió el Papa.

A su vez, el sumo pontífice de la Iglesia Católica, comentó que enfrentar a los tradicionalistas y conservadores religiosos es uno de sus grandes retos al frente del Vaticano, argumentando que ese es «el sufrimiento de la Iglesia en este momento: la tentación de volver atrás.

«Esto lo estamos sufriendo hoy en la Iglesia: la ideología del retroceso. Es una ideología que coloniza las mentes. Es una forma de colonización ideológica. No es un problema verdaderamente universal, sino específico de las Iglesias de algunos países», remarcó el líder religioso.

«Repito algo que ya le dije al grupo ecuménico que conocí aquí antes que ustedes: la libertad nos asusta. En un mundo tan condicionado por las adicciones y la virtualidad, nos asusta ser libres», recalcó Francisco, haciendo referencia alos grupos de poder que dentro de la Iglesia han demostrado sus descontento ante el programa de reformas impulsado durante su pontificado.

En ese sentido, el Papa Francisco calificó el camino de «la rigidez y en el clericalismo», como el camino de «dos perversiones».

«Hoy creo que el Señor le pide a la Iglesia que sea libre, con oración y discernimiento. Es una época fascinante, con un hermoso encanto, aunque sea el de la cruz: hermoso para llevar adelante la libertad del Evangelio. ¡Libertad! Puedes experimentar esto retrocediendo en tu comunidad, en tu Provincia, en la Sociedad. Debemos estar atentos y vigilantes. El mío no es un elogio a la imprudencia, pero quiero señalar que volver no es el camino correcto. Sin embargo, es avanzar en discernimiento y obediencia», manifestó el líder de la Iglesia Católica.

67160cookie-checkPapa Francisco asegura que en la Iglesia hau un grupo de personas que lo quieren más «muerto que vivo»

Deja un comentario