Esta suposición se basó en documentos de los archivos que fueron desclasificados por los antiguos estados miembros del ‘Pacto de Varsovia’, como Polonia y Checoslovaquia.

En una edición de The National Interest, se informa sobre el supuesto plan que tenía la Unión Soviética para destruir a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Aunque los planes militares específicos tanto de la Unión Soviética como de los Estados Unidos permanecen clasificados, los historiadores han podido establecer más o menos exactamente cómo habría luchado el ejército soviético contra la OTAN y los Estados Unidos.

Según indican las fuentes, el uso de armas nucleares no estaba previsto en esta guerra a gran escala, sino que, en su lugar, se planeó un ataque tipo ‘blitzkrieg‘, lo cuál permitiría conquistar parte de Europa occidental en muy poco tiempo.

«Todo cambió en la década de 1960. La Unión Soviética desarrolló nuevos planes militares. Eran claramente de naturaleza ofensiva y preveían un ataque tipo blitzkrieg que permitiría al Pacto de Varsovia conquistar la mayor parte de Europa occidental en cuestión de días. Este plan buscaba sorprendentemente combinar el uso liberal de armas nucleares con el vasto poder militar convencional de la URSS», afirma el artículo.

Al mismo tiempo, aseguran, las armas nucleares fueron una parte central de la estrategia de la Unión Soviética para conquistar toda Europa Occidental. En ese momento, Estados Unidos tenía una enorme reserva de armas nucleares y los estrategas soviéticos esperaban su uso masivo desde el comienzo del conflicto.

Estas suposiciones se basan en documentos de sus archivos que fueron publicados por antiguos estados miembros del Pacto de Varsovia, como Polonia y Checoslovaquia. Según los autores de National Interest, estos documentos muestran que bajo el gobierno de Stalin, el Pacto de Varsovia estuvo casi completamente a la defensiva. Su objetivo era proteger a los estados miembros de la invasión occidental.

«Probablemente al darse cuenta de la gran superioridad nuclear de Estados Unidos en ese momento, estos planes de guerra no incluían el uso de armas nucleares en ninguna capacidad», destaca National Interest. “En particular, los estrategas militares soviéticos esperaban con razón que Estados Unidos y sus aliados recurrieran al uso masivo de armas nucleares al comienzo de un conflicto. Es por eso que la URSS esperaba evitar su uso”, agrega el texto.

Según analistas e historiadores estadounidenses consultados por The National Interest, «las armas nucleares fueron una parte central de la estrategia de la Unión Soviética para conquistar toda Europa occidental. Solo en el Frente Norte “los planes de los países del Pacto de Varsovia preveían el despliegue de 189 armas nucleares: 177 misiles y 12 bombas con una capacidad de cinco kilotones. También podrían usarse armas nucleares adicionales en los frentes central y sur».

«La URSS iba a utilizar las cargas más grandes para destruir grandes ciudades de Europa occidental, incluidas Hamburgo, Bonn, Múnich, Hannover, así como Róterdam, Utrecht, Ámsterdam, Amberes y Bruselas», dicen los analistas.

El estudio de investigación asevera además, que los países del Pacto de Varsovia «habrían utilizado al menos dos armas nucleares para destruir Copenhague, y se habría disparado un total de cinco armas nucleares contra toda Dinamarca».

«Incluso Austria, que fue un país neutral durante la Guerra Fría, no habría escapado a la destrucción atómica. Los planes militares soviéticos requerían el lanzamiento de dos armas nucleares de 500 kilotones en Viena. Además del plan para destruir las principales ciudades y pueblos, los planes de guerra de la Unión Soviética requerían el uso liberal de armas nucleares tácticas contra objetivos militares de la OTAN. Estamos hablando de más de 20 mil municiones, que se encuentran en bases en los países del Pacto de Varsovia», detalla el documento.

A su vez, se asegura que “en general, según este escenario contenido en el documento de planificación conjunto soviético-húngaro, el bloque del Pacto de Varsovia lanzaría 7,5 megatones de armas nucleares contra objetivos occidentales en los primeros días de la guerra”.

Los periodistas de The National Interest afirman, que la doctrina militar de la Unión Soviética difería de la de la OTAN en que Moscú consideraba que las armas nucleares eran solo una parte de la lucha, y ni siquiera necesariamente el factor decisivo.

«La Unión Soviética creía que las armas nucleares se utilizarían para formar un campo de batalla común. Los métodos tradicionales de guerra, a saber, la derrota de las fuerzas enemigas y la ocupación de su territorio, determinarán el resultado de la guerra», dicen.

92130cookie-checkLa URSS tenía junto al ‘Pacto de Varsovia’ un plan secreto para destruir la OTAN

Deja un comentario