Como parte de la carrera hacia la 6G, investigadores chinos declaran haber alcanzado un récord de transmisión de datos con ondas de radio giratorias.

Investigadores chinos aseguran haber logrado una velocidad récord de transmisión de datos utilizando una tecnología revolucionaria que podría ayudar a la República Popular China a tomar la delantera en la carrera mundial por la comunicación inalámbrica de próxima generación, o 6G, indicó un reporte este miércoles, del South China Morning Post.

Usando ondas milimétricas de vórtice, una forma de onda de radio de frecuencia extremadamente alta con giros que cambian rápidamente, los investigadores transmitieron 1 terabyte de datos a lo largo de 1 kilómetro (3300 pies) en un segundo.

La línea inalámbrica experimental instalada en el complejo de los Juegos Olímpicos de Invierno podría transmitir más de 10,000 transmisiones de video en vivo de alta definición simultáneamente, declaró a la prensa, el equipo de investigación de Pekín.

Zhang Chao, académico de la Universidad Tsinghua, en la capital china, encabezó el grupo de investigadores, que incluyó también, a especialistas de la Universidad Jiao Tong de Shanghái y del operador de telefonía móvil China Unicom, explicó que las ondas de vórtice «añaden una nueva dimensión a la transmisión inalámbrica», y detalló, que con este nuevo estudio la línea experimental es capaz de transmitir simultáneamente más de 10.000 emisiones en directo de alta resolución..

«Se trata de introducir una nueva dimensión física, que puede conducir a un mundo completamente nuevo con posibilidades casi ilimitadas», señaló por su parte, un investigador de 6G que permaneció en anonimato.

Como parte de la guerra tecnológica entre Estados Unidos y China, las autoridades en Pekín han denominado a la ‘Ley de Competencia’ de EEUU un producto de la mentalidad de la ‘Guerra Fría’.

Tras la aprobación de un proyecto de ley estadounidense que pretende intensificar una rivalidad tecnológica con China al tratar de impulsar la competitividad estadounidense, los medios estatales y los funcionarios de todo el Pacífico criticaron el documento como evidencia de la «mentalidad de Guerra Fría» de Washington, destacó South China Morning Post.

La Ley ‘America Competes de 2022’, es un proyecto de ley de 3000 páginas aprobado por la Cámara de Representantes el viernes, y destina US$ 52 mil millones en financiamiento para semiconductores, US$ 45 mil millones para fortalecer las cadenas de suministro de bienes críticos y US$ 160 mil millones para investigación científica e innovación.

La iniciativa también incluye una larga lista de mociones que abordan las preocupaciones sobre presuntos abusos de los derechos humanos en Xinjiang, la represión de la democracia en Hong Kong y el aumento de las tensiones en Taiwán, destaca el diario chino.

La citada ley, se conciliará con un proyecto de ley similar llamado Ley de Innovación y Competencia de EE. UU. que fue aprobada en el Senado norteamericano, en junio pasado. Ese proyecto de ley asignó US$ 250 mil millones en fondos para causas similares. Una vez reconciliado, el proyecto de ley final irá al presidente Joe Biden, quien se espera que lo firme como ley.

Al respecto, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, señaló el lunes que China «se opone firmemente al proyecto de ley porque está lleno de una mentalidad de Guerra Fría y de suma cero, socava las vías y políticas de desarrollo de China, defiende la retórica de competir contra China y hace comentarios indiscretos sobre Taiwán, Xinjiang, Hong Kong y Tíbet”.

“Hemos expresado varias veces que la forma en que EEUU intenta desarrollar y fortalecer su competitividad es asunto suyo, pero por favor no haga esto sobre China y lo use como una excusa para interferir con la política interna de China y dañar los intereses de China”, dijo Zhao.

La aprobación del proyecto de ley es solo la última forma en que las dos economías más grandes del mundo se enfrentan en una competencia cada vez más intensa, que podría dar forma al futuro de las cadenas de suministro globales.

Los semiconductores siguen siendo un área particularmente polémica. Desde principios de la década de 1990 hasta 2020, la participación de Estados Unidos en la producción mundial de chips cayó del 37 % al 12 %. Se proyecta que disminuya otros tres puntos porcentuales para 2030 a menos que el apoyo del gobierno pueda revertir la tendencia.

Mientras tanto, se estima que China verá crecer su participación en la fabricación de chips del 12 por ciento que obtuvo en 2020 al 28 por ciento para 2030, según estadísticas de la Asociación de la Industria de Semiconductores de EEUU.

102021cookie-checkChina a punto de iniciar una «nueva revolución» tecnológica al lograr sus científicos transmitir un terabyte de datos en un km/s

Deja un comentario