Al mismo tiempo, los científicos astronautas lograron reproducir compuestos de proteínas que son lo suficientemente estables como para enviarlos a la Tierra.

Según una publicación de Science Alert, utilizando espectrometría de masas, los científicos estudiaron la composición química del meteorito Acfer 08c caído en Argelia, hace más de 30 años, e identificaron el aminoácido glicina, que está asociado a elementos como el hierro y el litio.

Así consta en la publicación de un grupo de científicos, liderados por el físico Malcolm McGeoh, registrada en el archivo de publicaciones electrónicas de artículos científicos arXiv.

Los resultados de la simulación mostraron que la glicina no era una molécula aislada, sino que formaba parte de una proteína llamada hemolitina. Aunque estructuralmente similar a las proteínas terrestres, contiene deuterio (un isótopo de hidrógeno). La proporción de deuterio e hidrógeno ordinario es típica de los cometas de período largo.

La proteína potencial podría haberse formado en el disco protoplanetario que rodea al Sol hace 4600 millones de años. Al mismo tiempo, los científicos creen que existe la posibilidad de una naturaleza no proteica de la hemolitina. En cualquier caso, pertenece a los polímeros, una amplia clase de moléculas. Estudios posteriores tendrán que confirmar las conclusiones de los expertos.

Como explica la astrónoma y química Chenoa Tremblay, del australiano Centro de Astronomía y Ciencias Espaciales (CSIRO), pruebas recientes en la Estación Espacial Internacional han demostrado que «las células proteicas pueden dividirse más fácilmente en el espacio debido a la reducción de la gravedad».

Al mismo tiempo, los científicos astronautas lograron reproducir compuestos de proteínas que son lo suficientemente estables como para enviarlos a la Tierra.

“Por lo tanto, estamos seguros de que las proteínas pueden existir en el espacio”. «Refiriéndonos a su origen extraterrestre, es posible que podamos probar que estructuras orgánicas similares se formaron en el sistema protosolar hace más de 4.600 millones de años», dice Tremblay.

En particular, un equipo de científicos necesita tomar espectros y ejecutar simulaciones para reproducir estructuras con los mismos espectros. Esto ayudará a determinar si el hallazgo es una proteína o un polímero. Los mismos métodos se pueden aplicar en el análisis de otros meteoritos, donde se encuentran estructuras similares.

Bacterias y algas fosilizadas encontradas en un meteorito dividen las opiniones de los científicos sobre su origen extraterrestre o no.

Como parte de un estudio llevado a cabo por el Instituto Conjunto de Investigaciones Nucleares (JINR), los restos fosilizados de microorganismos encontrados en el meteorito Orgei, que cayó a la Tierra en el siglo XIX, los expertos buscan una forma de conocer la posible existencia de vida extraterrestre.

Según los resultados del estudio, en febrero de 2022, los científicos presentaron una serie de evidencias a favor del origen extraterrestre de rastros de vida en una muestra cósmica. El JINR está seguro de que estos microorganismos se originaron fuera de nuestro planeta. Sin embargo, en la comunidad científica no todos están de acuerdo con esta evaluación, y son proclives a fomentar la idea de que el cuerpo celeste era una parte desprendida de la Tierra.

El meteorito en cuestión entró en la atmósfera terrestre en el cielo de Francia en 1864 y explotó durante el vuelo. La mayoría de sus fragmentos cayeron cerca del pueblo de Orgei y fue clasificado por los expertos como una condrita carbonácea, un meteorito de piedra con un alto contenido de carbono y componentes volátiles, en este caso, agua, azufre y gases raros.

Los investigadores de JINR lograron detectar con la ayuda de un microscopio de barrido, bacterias filamentosas y cocoides, así como diatomeas y prasinofitas, y otros microorganismos fosilizados en el meteorito.

Anton Ryumin, investigador princiante de JINR y uno de los autores del estudio, le comentó a la agencia estatal de noticias rusa TASS, que entre los compuestos orgánicos encontrados en el meteorito Orgei hay uno que se encuentra en las rocas sedimentarias terrestres.

Sin embargo, no se ha confirmado la versión del origen terrestre de este meteorito, según la cual pudo haber sido expulsado de la Tierra por la caída de un asteroide, y en 1864 simplemente regresó a nuestro planeta. La composición isotópica de la muestra muestra que no es de origen terrestre ni lunar.

“Por ejemplo, en Orgei hay una gran cantidad de estructuras que corresponden en morfología a bacterias y algas eucariotas, su densidad es muy alta: por 1 metro cúbico. mm de sustancia de 1,5 a 2 mil piezas. En tal número, no pudieron crecer después de la caída. Se tomaron muestras de suelo en el lugar del accidente, pero no se encontró nada por el estilo”, dijo Ryumin.

Entre las bacterias encontradas en el cuerpo celeste también se hallaron magnetotácticos fosilizados, microorganismos que solo pueden surgir en un objeto con un campo magnético y agua. Los científicos llaman magnetotaxis a la capacidad de algunas bacterias que viven en el medio acuático para moverse a lo largo de las líneas de fuerza del campo magnético terrestre o de un imán.

Alexei Rozanov, encargado del Sector de Astrobiología del Laboratorio de Biología de la Radiación en JINR, y académico de la Academia de Ciencias de Rusia, está seguro de que esos descubrimientos mencionados anteriormente prueban la existencia de vida extraterrestre.

El científico recordó que las bacterias son capaces de soportar las condiciones del espacio, y cerca de ellas están los organismos unicelulares ya altamente organizados, los protistas, cuyos restos también se encuentran en meteoritos junto con algas verdes fosilizadas.

La vida se puede mover en el espacio, no hay obstáculos serios para eso”, dijo el académico a RT, y expresó su confianza en que tarde o temprano se encontrarán microorganismos primitivos en Marte. Y no en la superficie del planeta, sino debajo de él.

“Tales suposiciones se han hecho repetidamente. Y los profesionales que se ocupan seriamente del tema ya no dudan de que la vida no se originó en la Tierra. Porque el ARN en el entorno adecuado es suficiente para el origen de la vida. Por ejemplo, en montmorillonita, esta es una arcilla de este tipo. Fue descubierto en el espacio, por lo que no hay obstáculos para el origen de la vida en el espacio antes de lo que sucedió en la Tierra”, enfatizó Rozanov.

En ese sentido, los investigadores afirman que los microorganismos del Orgei no se introdujeron en el meteorito después de que cayó a la Tierra. La prueba de esta hipótesis es la ausencia en ella de compuestos nitrogenados orgánicos que forman parte del ADN y el ARN: citosina y timina.

Por ejemplo, para la citosina, la vida media es de unos 17 mil años a 0 °C. En consecuencia, la ausencia de timina y citosina en Orgei indica que el material del meteorito «no estaba contaminado por microorganismos terrestres modernos o recientemente fallecidos», explican los científicos.

Sin embargo, el director del Departamento de Evolución Biológica de la Facultad de Biología de la Universidad Estatal de Moscú, y profesor de la Academia de Ciencias de Rusia, el paleontólogo Alexander Markov, asegura no estar de acuerdo con este punto de vista. Según él, la datación por la presencia de compuestos nitrogenados en las muestras no es el método más confiable, aplicable a cualquier objeto, dijo el experto, en entrevista con RT.

“Además: ¿cómo miden ellos (los autores del concepto del origen extraterrestre de los microorganismos) la composición elemental de este meteorito? El microscopio electrónico de barrido tiene tal función: la determinación de la composición elemental», explicó Markov.

«Pero esta técnica tiene muchas trampas, por ejemplo, es muy fácil obtener erróneamente la composición de la roca que está debajo en lugar de la composición elemental de un objeto pequeño que le interese en la superficie de la muestra. Y como resultado, la contaminación terrestre será confundida con algo ‘nativo’ del meteorito”, agregó el experto.

El científico expresó, que hasta el momento no se han encontrado rastros comprobados de vida en objetos extraterrestres. Solo fue posible detectar compuestos orgánicos de origen abiogénico, sustancias orgánicas que se forman en el espacio sin la participación de seres vivos. Tales sustancias se encuentran en cometas y meteoritos, dijo.

Entre tanto, la versión del origen extraterrestre de los microorganismos encontrados en el meteorito Orgei también es defendida por el astrobiólogo estadounidense Richard Hoover. El experto trabajó para la NASA durante muchos años, al frente del departamento de astrobiología en el Centro de Vuelo Espacial George Marshall. Actualmente, el científico trabaja en el Museo Aeroespacial de los Estados Unidos. Centro espacial y de cohetes en Alabama.

En un artículo publicado en 2011, Hoover señaló que aunque muchas de las cianobacterias encontradas en rastros de meteoritos son resistentes a la desecación, aún no pueden reproducirse en este estado. Al mismo tiempo, el meteorito Orgei, tras su caída a la Tierra, no podría estar en el medio acuático. La composición química de la muestra es tal que el agua simplemente destruiría su estructura, señaló el experto.

“Después de la llegada de los meteoritos a la Tierra, estas piedras no pudieron sumergirse en el agua líquida necesaria para el crecimiento de las cianobacterias modernas, de lo contrario serían destruidas. Se ve claramente que muchos de los filamentos que se muestran en las imágenes están incrustados en la matriz de la piedra del meteorito. Por lo tanto, los filamentos de cianobacterias que se encuentran en estos meteoritos no podrían haberse desarrollado después de la llegada de los meteoritos a la Tierra”, resume Hoover en su artículo.

Al mismo tiempo, varios expertos no están de acuerdo con esta interpretación. Como señaló Alexander Markov, después de que se encontraron fósiles que se asemejan a restos biológicos en el meteorito Orgei, el tema de su origen se discutió en revistas científicas serias. Sin embargo, los científicos llegaron rápidamente a la conclusión de que estos objetos penetraron en el meteorito después de que cayera a la Tierra.

“La discusión científica terminó ahí, aunque algunos expertos en los Estados Unidos y Rusia se han fascinado con el tema y creen en la naturaleza extraña de estas estructuras”, dijo Markov, al medio de comunicación ruso.

En consonancia con lo planteado por Markov, Dmitri Badyukov, quien funge como encargado del laboratorio de meteoritos del Instituto Vernadski de Geoquímica y Química Analítica de la Academia de Ciencias de Rusia, explicó que la morfología de los restos encontrados en el meteorito Orgei no es prueba de la existencia de vida extraterrestre.

“Sí, en este meteorito podemos observar bacterias, esporangios, pero no se ha probado que sean de origen extraterrestre. Y hasta que se encuentre ADN en tales hallazgos, las afirmaciones de vida extraterrestre seguirán siendo hipótesis. Aunque no podemos descartar que algún día todavía se encuentre tal evidencia, porque los requisitos previos para el surgimiento de la vida se establecieron hace 13.500 millones de años, en el hecho mismo de la existencia de nuestro Universo”, detalló Badyukov, por su parte.

A su vez, el académico Rozanov explica el escepticismo de varios científicos hacia el concepto de panspermia por la tradición que se ha desarrollado en la comunidad científica. Explicó que los críticos simplemente están transmitiendo ecos de viejas disputas en la comunidad científica, que inicialmente se desarrollaron principalmente en los Estados Unidos y luego se extendieron a Rusia.

“Por eso, durante mucho tiempo, el estudio de los meteoritos por la presencia de restos fosilizados de vida en ellos fue considerado casi indecente. El enfoque antropocéntrico dominó el ambiente científico. Pero antes, la gente creía que el Sol gira alrededor de la Tierra”, dijo el especialista.

El meteorito de Orgei no es el primer objeto de origen cósmico en el que se encontraron rastros de microorganismos fosilizados. Este tema causó la mayor resonancia en la década de 1990: el meteorito ALH 84001 (Allan Hills 84001), encontrado anteriormente en la Antártida, estaba en el centro de atención en ese momento. Según los expertos, es de origen marciano y consiste en una de las rocas marcianas más antiguas conocidas: la edad de formación es de unos 4 mil millones de años.

En 1996, un grupo de científicos estadounidenses, la mayoría de los cuales trabajaba en la NASA, publicó un artículo en la revista científica Science sobre la presencia de rastros de vida extraterrestre en un meteorito. Incluso mientras un pedazo de roca estuvo en Marte, los minerales de carbonato se depositaron en sus grietas, el proceso se llevó a cabo con la participación del agua.

Fue en las diminutas bolas de carbonatos donde los investigadores encontraron una serie de características que los llevaron a formular hipótesis sobre el pasado biológico de las muestras.

“Los investigadores de Stanford encontraron cantidades fácilmente detectables de moléculas orgánicas llamadas hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) que se concentraron cerca de los carbonatos. Investigadores del Centro Espacial Lyndon Johnson han descubierto compuestos minerales que comúnmente se asocian con organismos microscópicos y posiblemente con estructuras fósiles microscópicas”, según los materiales publicados por el equipo científico en 1996.

Sin embargo, el descubrimiento pronto fue criticado por los científicos. Dos años después de la publicación del artículo, uno de sus autores, el científico planetario de la NASA David McKay, admitió que aún no se ha encontrado la respuesta definitiva a la pregunta de si las estructuras encontradas en el meteorito son rastros de vida extraterrestre.

“Una de las lecciones que hemos aprendido de la controversia del meteorito marciano es que simplemente aún no tenemos las respuestas. Tendremos que trabajar duro para encontrarlos”, dijo el experto, en una entrevista con NBC.

111800cookie-checkPrimera proteína extraterrestre proveniente en un meteorito desde el espacio fue descubierta por los científicos

Deja un comentario