Para el profesor asociado del Departamento de Gestión Financiera de la Universidad Rusa de Economía de Plejanov, Ayaz Aliyev, las sanciones ya han tenido un impacto significativo en las economías de varios países europeos.

Varios expertos consultados por TASS, destacan que el principal resultado negativo de las sanciones para los países occidentales que las han impuesto contra Rusia sería el aumento de los precios de los recursos energéticos, lo que ejercerá presión tanto sobre los precios al consumidor como sobre los sectores dependientes de la economía.

«Las sanciones ya han tenido un impacto significativo en las economías de varios países europeos. El aumento de los precios y la inflación reducen el nivel de vida de la población y, debido a la dependencia de la UE del suministro de energía ruso, la industria de la UE está bajo ataque», dijo el profesor asociado de la Departamento de Gestión Financiera de la Universidad Rusa de Economía Plejanov Ayaz Aliyev.

Él cree que si la situación empeora, los países de la Unión Europea no recibirán los recursos necesarios y no podrán reemplazarlos rápidamente. El aumento de los costos tendrá el mayor impacto perjudicial en el sector energético, la industria y «los sectores de la economía que los acompañan», comentó el analista.

Por su parte, Andrei Gusev, socio gerente de la firma legal Nordik Star, manifestó estar de acuerdo con esa postura y nombró a las industrias de energía y procesamiento entre las más vulnerables en el entorno actual. «Las sanciones generalmente resurgirán en Europa en todos los aspectos de la vida», afirmó.

Gusev enfatizó que los efectos para las economías europeas serían más severos que para los Estados Unidos, debido a la «dependencia extremadamente baja (de EEUU) de la energía rusa y otras importaciones».

El experto cree que el impacto de las restricciones en los países europeos será más severo; no obstante, sugiere hacer las primeras evaluaciones sustanciales del «efecto boomerang para la economía occidental» no antes de los seis meses.

Según el analista de Alfa Capital, Alexander Dzhioev, el embargo real sobre los recursos energéticos rusos aumentará las presiones inflacionarias ya altas en los países occidentales a corto plazo, lo que puede llevar a muchos bancos centrales de estos países a endurecer la política monetaria y aumentar las tasas de interés.

«Un aumento en las tasas de interés que sea demasiado abrupto provocará que las economías se estanquen y eventualmente lleven a una recesión. Las tasas que van a la zaga de la inflación harán que los precios suban aún más», explicó Dzhioev.

Dzhioev señaló que el aumento de los precios mundiales del petróleo y el gas se debió en gran medida a los temores sobre la introducción de nuevas restricciones en el sector ruso del petróleo y el gas.

“La implementación de este escenario asestará el mayor golpe a los países europeos y, en primer lugar, afectará a las empresas industriales para las que los recursos energéticos son una partida importante en la estructura de costes de producción. Es probable que esto lleve a una suspensión temporal de sus actividades”, dijo Dzhioev.

El Profesor Asociado del Departamento de Mercados de Valores e Ingeniería Financiera de la Facultad de Finanzas y Banca de RANEPA, Serguéi Khestanov, llamó la atención sobre el hecho de que la importancia de los recursos energéticos varía mucho entre países. Como resultado, cree que reemplazar el gas y el petróleo rusos con fuentes alternativas será extremadamente difícil para los países de Europa del Este.

Al mismo tiempo, con la excepción del tema energético, Khestanov siente que «el impacto de las sanciones en los países occidentales es limitado», señaló a TASS.

120260cookie-checkEl aumento de los precios de la energía es el mayor resultado adverso de las sanciones impuestas por Occidente: expertos

Deja un comentario