La traducción de los testimonios de Hans Baur se recuperó de su archivo de investigación guardado en la oficina del FSB en la región de Novgorod.

El Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB), sucesor de la KGB, ha desclasificado algunos documentos del expediente de investigación del piloto aéreo personal de Adolf Hitler, Hans Baur, comandante del «escuadrón del Führer», donde brindó testimonio sobre los últimos días y las últimas horas del régimen nazi. Según se detalla, los altos mandos de la Alemania nazi se refugiaron en un búnker de hormigón bajo el edificio de la Cancillería del Reich, en Berlín.

El centro de relaciones públicas del FSB dijo, en una nota que acompaña a los documentos revelados que los oficiales del servicio de contrainteligencia militar soviético Smersh (acrónimo ruso de ‘Muerte a los Espías’) de las fuerzas del 1er Frente Bielorruso que avanzaban hacia Berlín en la primavera de 1945, se le ha habían encomendado la tarea especial de rastrear y arrestar a Hitler y otros líderes de la Alemania nazi.

Los oficiales de Smersh participaron personalmente en el asalto al Reichstag y al cercano «Fuhrerbunker», un refugio subterráneo fortificado donde Hitler y su ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, pasaron los últimos meses de la guerra.

«Después de que el Führerbunker fuera incautado el 2 de mayo de 1945, y los operativos de Smersh detuvieran a todo el personal de las SS que intentaba escapar de Berlín, comenzó una campaña exhaustiva para recopilar información sobre los posibles escondites de las principales figuras del Tercer Reich. Entre los que presenciaron el ataque de Hitler Los últimos días fueron el jefe de defensa del sector de la Ciudadela (la Cancillería del Reich y el búnker) Wilhelm Mohnke, el jefe de los guardaespaldas de Hitler, Hans Rattenhuber, el ayuda de cámara de Hitler, Heinz Linge, el ayudante personal Otto Gunsche y el piloto personal, y el comandante del escuadrón del ‘Führer’. ‘Hans Baur», declaró el FSB ruso.

Todos fueron interrogados repetidamente sobre las circunstancias de la muerte de Hitler. Sus testimonios se conservan en el Archivo Central del FSB, el Archivo Estatal de Rusia y también en algunos otros casos en los que aparecieron en calidad de criminales de guerra. La traducción de los testimonios de Baur, que se hizo pública por primera vez en el sitio web del FSB, se recuperó de su archivo de investigación guardado en la oficina del FSB en la región de Novgorod.

Como se desprende del testimonio de Baur, del 8 al 10 de enero de 1945, fue convocado desde Munich a Hitler, quien había regresado a Berlín desde Prusia Oriental a principios de enero.

«En Berlín, Hitler se volvió aún más malhumorado y retraído. Se recluía en su refugio la mayor parte del tiempo». «Solo me llamaban cuando me encomendaban alguna tarea de vuelo o me pedían información sobre la duración de un vuelo a un destino u otro», dijo Baur.

Además, la fuente dijo que Hitler «trató de crear la impresión de optimismo y certeza sobre la victoria de Alemania». Su séquito pensó que «aparentemente Hitler todavía tiene algunos recursos para llevar la guerra a una conclusión exitosa». Algunos sospecharon la existencia de una nueva arma secreta, como una bomba atómica o «rayos de la muerte», señala el documento.

Cuando el Ejército Rojo llegó al Oder, «el cuartel general del comando supremo comenzó a sentir algunas dudas sobre si es factible una mayor presencia en Berlín», y a mediados de marzo, los ayudantes habían completado los preparativos para trasladar el cuartel general a la costa del Mar Báltico.

«A principios de abril (de 1945), todo estaba listo para trasladar el cuartel general del comando supremo al norte oa Berghof en el sur», destacó Baur. Mantuvo varios aviones en alerta en caso de que Hitler decidiera abandonar Berlín. A principios de abril, se desplegaron aviones del «escuadrón del Führer» en seis aeródromos de Berlín. Cuando el Ejército Rojo cruzó el Oder, una carretera cerca de la Puerta de Brandenburgo se convirtió en una pista de aterrizaje.

“Todas las noches, 4-5 aviones con papeles, equipaje y pasajeros salían de Berlín hacia Berchtesgaden. Mantener el contacto con los aviones y recuperarlos era el mayor problema”, reconoció el piloto de Hitler.

Baur dijo que la última vez que vio al líder nazi fue el día del suicidio del Führer, el 30 de abril. Hitler lo invitó a su habitación y le obsequió un retrato del emperador Federico el Grande de Rembrandt que estaba colgado en la pared. Baur intentó escapar de Berlín solo para resultar herido el 2 de mayo y hecho prisionero por el Ejército Rojo.

126280cookie-checkEl FSB desclasifica el testimonio del piloto personal de Hitler sobre las últimas horas del liderazgo nazi alemán

Deja un comentario