En particular, las muestras de rocas recolectadas fueron condritas, cuya naturaleza extraterrestre fue confirmada por la proporción de oligoelementos y alto contenido de níquel.

Hace aproximadamente 430 mil años, un gran meteorito o asteroide cayó en la Antártida Oriental. Los científicos llegaron a esta conclusión después de descubrir partículas derretidas de materia extraterrestre en la región. Según se señala en el estudio, el cuerpo cósmico no dejó ningún cráter, porque se derritió al acercarse a nuestro planeta.

Los resultados del trabajo científico de un grupo internacional de geólogos y científicos planetarios fueron publicados en la revista Science Advances. El documento detalla que un área aproximada de impacto es la región de las montañas de Ser Rondane (Tierra de la Reina Maud), donde se encontraron partículas diminutas que oscilan entre 100 y 300 micrómetros.

Diecisiete diminutas partículas recuperadas de una montaña de cima plana en el este de la Antártida sugieren que una roca espacial se hizo añicos en la parte baja de la atmósfera sobre el continente cubierto de hielo hace unos 430.000 años.

Los expertos aseguran, que se trata de esferas de condensación formadas durante la explosión de un meteorito cerca de la superficie. Como resultado, un chorro de material fundido y vaporizado golpeó el suelo, se indica en el texto.

En particular, las muestras de rocas recolectadas fueron condritas, cuya naturaleza extraterrestre fue confirmada por la proporción de oligoelementos y alto contenido de níquel. Según los científicos, el tamaño del meteorito fue de 100 a 150 metros, la escala del evento al mismo tiempo superó la caída del meteorito de Tunguska en 1908 o el meteorito de Chelyabinsk en 2013.

El autor del trabajo científico, el Dr. Matthias van Ginneken de la Facultad de Ciencias Físicas de la Universidad de Kent en el Reino Unido, evaluó el peligro potencial de tal evento para la humanidad. Tales eventos de impacto no amenazan la actividad humana si ocurren sobre la Antártida, pero provocarían millones de muertes y daños graves si ocurren sobre un área densamente poblada, dijo el especialista.

Los fragmentos ricos en níquel y magnesio se tamizaron de más de 6 kilogramos de sedimentos sueltos recogidos en la cumbre de 2500 metros de altura de Walnumfjellet, dice Matthias van Ginneken, cosmoquímico de la Universidad de Kent en Inglaterra.

Su química exótica no coincide con las rocas de la Tierra, pero sí con las proporciones de los elementos que se ven en un tipo de meteorito llamado condrita carbonácea, informan van Ginneken y sus colegas.

La mayoría de las partículas varían en tamaño de 0,1 a 0,3 milímetros de ancho, y más de la mitad consisten en esférulas que se fusionan en globos de formas extrañas. La mezcla elemental en las esférulas se parece mucho a la de las partículas encontradas en otros dos lugares remotos de la Antártida, uno a más de 2750 kilómetros de distancia, lo que sugiere que todos los materiales se originaron en el mismo evento.

Debido a que las otras partículas se encontraron en núcleos de hielo y datan de hace unos 430.000 años, el equipo supone que las partículas recién encontradas en Walnumfjellet también cayeron entonces.

El meteoro que se rompió sobre la Antártida tenía entre 100 y 150 metros de diámetro, sugieren las simulaciones del equipo, y probablemente estalló a baja altura. Las ondas expansivas pueden haber golpeado un área de 100.000 kilómetros cuadrados de la capa de hielo, estima el equipo de investigadores.

128850cookie-checkLos científicos investigan sobre la explosión de un meteorito de 100 metros sobre la Antártida

Deja un comentario