Expertos aclaran cuáles son los ‘pros y contras’ del progreso científico y tecnológico.

De manera general, el progreso científico y tecnológico ha significado a través de la historia la introducción masiva de los logros del pensamiento científico y de ingeniería en todas las esferas de la vida humana y la mejora del entorno que rodea a una persona o grupo de personas.

Sin embargo, a pesar de que este fenómeno de avance pareciera ser motivo de júbilo y de todos los modos posibles del desarrollo, lo cierto es que en todos los países para muchas generaciones los arrepentimientos por los llamados “buenos tiempos” del pasado, cuando la vida era más fácil y mejor «sin aparatos y máquinas novedosos» no se corresponden con la actualidad.

Por otra parte, a tales quejas individuales se suma también ciertas alarmas objetivas, en ese sentido, se sabe que la humanidad está siendo azotada por nuevas enfermedades que no se conocían hace 100 años, unido al hecho de que en los países más prósperos crece el número de enfermedades mentales y manifestaciones de agresión. Además, los devastadores desastres naturales y provocados por el hombre se están volviendo casi comunes.

En general, la ciencia y la tecnología proporcionaron a la persona muchos conocimientos y oportunidades adicionales, pero no la hicieron feliz. Por ejemplo, por alguna razón los opositores al progreso se indignan cada vez que, por problemas de transporte, tienen que caminar un kilómetro a pie para llegar a su destino, o si de repente le cortan la luz eléctrica o el agua en su apartamento debido a fallas de generación.

Ello, a pesar de que la tecnología y la automatización han hecho que la vida humana sea más fácil y conveniente. Ahora se puede acceder en línea casi instantáneamente a la información necesaria, llegar rápidamente y en condiciones cómodas al lugar correcto (incluidos los más remotos) y unirse a los valores culturales.

Indiscutiblemente, las máquinas asumieron el trabajo más duro y desagradable. Los artículos necesarios para la vida se han vuelto más «baratos» y accesibles, posibilitando que las ideas sobre las “condiciones normales de existencia” también hayan cambiado en la dirección de una mayor comodidad y seguridad.

La ciencia, sobre todo en el ámbito de la medicina, ha tomado al ser humano bajo su protección. Ya es difícil para nuestros contemporáneos imaginar que incluso hace 100 años, la neumonía se consideraba una enfermedad mortal (ahora se puede curar con unas pocas inyecciones de antibióticos!).

Nuestra especie misma ha cambiado bajo la influencia del entorno creado por el progreso tecnológico. Resulta que, en la actualidad, somos por lo general más altos, más fuertes y más saludables incluso que nuestros antepasados ​​más cercanos, y estos cambios ocurrieron muy rápidamente.

A modo de comparación, la esperanza de vida promedio de un cazador de mamuts era de 22 años; un trabajador de fábrica a principios del siglo XX es de 31 años; ahora la esperanza de vida promedio ha superado significativamente los 50 años , y en los países desarrollados entre 70 y 80 años.

Expertos aseguran, que fenómenos como las nuevas enfermedades, los trastornos mentales y la nostalgia de los tiempos «patriarcales» no están propiciados por el progreso científico y tecnológico en sí mismo, sino en el uso irrazonable de este.

Es por ello, que el desarrollo de la tecnología ha dado lugar a problemas ambientales. Las emisiones a la atmósfera, los desastres provocados por el hombre, los cambios en la faz del planeta, la extracción descontrolada de materias primas son factores que afectan la salud de la humanidad y las perspectivas de supervivencia. El género humano les permite existir en aras del progreso, sin comprender bien lo que estos fenómenos pueden tener consecuencias a largo plazo.

El hombre empezó a utilizar la tecnología no sólo donde realmente se necesita, sino también en los casos en los que se podía prescindir perfectamente de ella. Como resultado, las personas comenzaron a sufrir de inactividad física (son demasiado vagos para caminar una cuadra hasta la tienda, van allí) y pierden sus habilidades de comunicación en vivo.

Nuestro contemporáneo computarizado está siendo segado por «síndromes de sms», «síndromes de ratón», «síndromes de sobrecarga de información». La falta de comunicación normal provoca trastornos mentales. La pasión por la realidad técnica nos hace olvidar la realidad humana. La gente se manifiesta en debilidad frente a sus propios inventos.

No olvidemos también, que el progreso ayuda a exterminar a las personas con éxito. Una bomba atómica es mucho más efectiva que un rifle de tres líneas y, más aún, una espada y una lanza. Cualquier conflicto moderno es más destructivo de lo que podría haber sido hace 100 años.

130500cookie-checkLa ciencia y la tecnología dotaron a la humanidad de muchos conocimientos y oportunidades, pero no la hicieron feliz

Deja un comentario