El pez macho fue subido a bordo de un barco de investigación frente a la costa portuguesa del Algarve. En ese momento, los científicos estaban trabajando en un proyecto de la Unión Europea que tiene como objetivo proteger las «capturas no deseadas» de los barcos de pesca comercial.

Según se informó en medios de prensa locales, trabajadores del Instituto Portugués del Mar y la Atmósfera capturaron vivo a una especie de tiburón prehistórico frente a la costa de la región de Algrave, en Portugal. Los investigadores portugueses aseguran, que este tiburón con volantes vivió en el Océano Atlántico hace 80 millones de años.

El descubrimiento sorprendió a los científicos cuando fue transportado a un barco de arrastre comercial, por lo que calificaron el hallazgo como un «fósil viviente». Esta es una de las pocas criaturas que aún existen de esa época, y se cree que inspiró las historias de enormes serpientes marinas de los marineros.

Este depredador marino tiene 300 dientes y ha sido temido por la gente de mar desde la antigüedad, los humanos rara vez lo ven. La longitud del tiburón prehistórico es de 1,5 metros, mientras que sus movimientos se asemejan a los de las serpientes. Los tiburones con volantes están muy poco estudiados, ya que viven a grandes profundidades. Se pueden capturar en el Océano Atlántico, frente a las costas de Australia, Nueva Zelanda y Japón, indican expertos.

El pez macho fue subido a bordo de un barco de investigación frente a la costa portuguesa del Algarve. En ese momento, los científicos estaban trabajando en un proyecto de la Unión Europea que tiene como objetivo proteger las «capturas no deseadas» de los barcos de pesca comercial.

El Instituto para el Mar y la Atmósfera de Portugal dijo que el pez de cinco pies de largo fue capturado a una profundidad de 2,300 pies frente a Portimao. Los especialistas creen que el tiburón con volantes se ha mantenido igual, tanto por dentro como por fuera, desde el Período Cretácico, cuando el Tyrannosaurus rex y el Triceratops todavía vagaban por el planeta Tierra.

La criatura, conocida por los científicos como Chlamydoselachus anguineus, es increíblemente simple y no ha evolucionado, muy probablemente debido a la falta de nutrientes que se encuentran en sus viviendas de aguas profundas, señala el reporte.

Según un estudio japonés de un tiburón similar encontrado en Suruga Bay, Japón, reveló que su dieta consiste en un 61 por ciento de cefalópodos, la clase a la que pertenecen los calamares y los pulpos. Habitando aguas profundas, generalmente entre 390 y 4,200 pies debajo de la superficie, rara vez podría ser encontrado por los seres humanos.

La investigación también mostró, que los tiburones con volantes también pueden tener el período de gestación más largo de cualquier criatura viviente, 42 meses. Su mayor longitud puede medir alrededor de 6 pies y medio. El tiburón también tiene una forma de boca única. Su mandíbula tiene más de 300 dientes perfectamente alineados en 25 filas.

Margarida Castro, profesora de la Universidad del Algarve, dijo a la prensa local que la característica de esta mandíbula en estos animales están diseñadas específicamente para ayudarlo a «atrapar calamares, peces y otros tiburones en embestidas repentinas». Destacó que la misma está revestida con espinas llamadas dentículos dérmicos que, combinados con los dientes, le dan a la boca un aspecto aterrador.

El reptil más grande que jamás haya vivido en el agua desvaneció a todos los demás depredadores prehistóricos marinos.

Cuatro enormes aletas, una cola corta y comprimida lateralmente, así como una cabeza muy grande y estrecha con dientes enormes (de unos 30 cm de largo) convirtieron al Liopleurodon en el gobernante indiscutible de todos los mares y océanos de la vida prehistórica en nuestro planeta.

El reptil más grande que jamás haya vivido en el agua fue un Liopleurodon. Todos los demás depredadores prehistóricos marinos simplemente se desvanecieron ante él. Todavía hay debate científico sobre el verdadero tamaño de esta criatura gigante cuya existencia cayó entre el Jurásico Medio y el Jurásico Superior en los mares que cubrían Europa.

La evidencia encontrada por los científicos nos hace creer que los depredadores prehistóricos realmente existieron. Los científicos creen que éste era un depredador carnívoro, capaz de matar y comer todo tipo de criaturas marinas. Probablemente tenía un buen sentido del olfato y podía escanear el agua con sus fosas nasales para determinar la ubicación de cierto olor.

No era un dinosaurio, aunque coexistió con muchos dinosaurios. El primer fósil de Liopleurodon fue descubierto y nombrado en 1873 a partir de solo tres dientes encontrados en Francia. Cada diente se encontró en un lugar diferente, y a cada uno se le asignó su propia especie, aunque solo dos especies (L. ferox y L. pachydeirus) son válidas en la actualidad. Se han encontrado fósiles del género en toda Europa occidental.

Esta criatura prehistórica se representa con frecuencia con dientes que sobresalen en la parte delantera de la boca, de donde deriva su nombre que significa «dientes de lados lisos». Las representaciones artísticas a veces enfatizan el enorme tamaño de Liopleurodon, con diversas interpretaciones en cuanto a la longitud de su cuello.

Inicialmente se creía que alcanzaba longitudes máximas de 23,25 metros (44,234 pies), las marcas de dientes fosilizados que se creía que provenían de Liopleurodon en ese momento sugirieron que podría alcanzar tamaños de 25 metros (82 pies), más que muchas ballenas modernas. En verdad, el género probablemente tenía cerca de solo 20 pies de largo y tenía un cuello muy corto para un plesiosaurio.

Con un cráneo y mandíbulas que ocupaban una quinta parte de la longitud total del animal, tenía una poderosa mordida. Los dientes de veinte centímetros enterrados profundamente en las mandíbulas refuerzan aún más esta idea.

El Liopleurodon tenía una disposición de extremidades típica de pliosaurio y, aunque no es tan eficiente como un diseño ictio, esta disposición de cuatro aletas proporciona una excelente aceleración.

Las fosas nasales son muy interesantes porque la disposición sugiere un sentido del olfato direccional. Esto permitiría a Liopleurodon encontrar a su presa mientras aún está fuera del alcance visual, tal vez incluso sintiendo la sangre de muertes recientes de otros depredadores como los tiburones pueden hacer hoy.

Las estimaciones de tamaño de Liopleurodon han estado cambiando durante todo el tiempo que sabemos que existe. Una cosa que está clara es que nunca fue el gigante de veinticinco metros que se mostró en la serie documental de la BBC Walking with Dinosaurs.

El ejemplar más completo (perteneciente a la especie L.ferox) se estimó en seiscientos treinta y nueve centímetros de largo, con un cráneo de ciento veintiséis centímetros de largo. El análisis de todos los especímenes sugiere que el Liopleurodon adulto oscilaría entre cinco y siete metros de largo.

Las estimaciones actuales ubican a Liopleurodon en un tamaño mucho más pequeño de 7,6 metros (25 pies, sin embargo, los más grandes medían un poco más de 10 metros. Fue un depredador ápice durante el Jurásico medio y tardío.

Sin embargo, un cráneo de pliosaurio de poco más de un metro y medio de largo fue atribuido a Liopleurodon en 2013 en un estudio de Benson et al. Siguiendo el principio de que el cráneo de un pliosaurio ocupa aproximadamente una quinta parte del cuerpo total, entonces este individuo Liopleurodon puede haber medido un poco más de siete metros y medio de largo.

1348439cookie-checkDepredador prehistórico que vivió en el Océano Atlántico hace 80 millones de años fue descubierto vivo en Portugal

Deja un comentario