La alerta de tsunami emitida por la Agencia Meteorológica de Japón fue la más severa en su escala de peligro, la cuál estimó que era «grande» (el mayor tsunami), de al menos 30 m de altura.

Hace ya 11 años, tres poderosos cataclismos sacudieron Japón uno tras otro: un fuerte terremoto y el tsunami que provocaron el accidente en la central nuclear de Fukushima-1. Gran Terremoto del Este de Japón, decian por entonces los medios de prensa. Una enorme ola arrastra ciudades a lo largo de la costa del Pacífico durante unos 500 kilómetros en las regiones de Tohoku y Kanto.

El terremoto de magnitud 9 grados en el Océano Pacífico al noreste de Tokio. Los temblores, luego reconocidos como los más poderosos en Japón en la historia de las observaciones modernas, provocaron un tsunami. Olas de 30 a 40 metros de altura demolieron casas, autos e incluso aviones en aeropuertos locales. Un cálculo inicial mostró que el tsunami tardó de 10 a 30 minutos en llegar a las primeras zonas afectadas.

El epicentro del terremoto se encontraba a una profundidad de 60 km frente a la costa de la prefectura de Fukushima. La agencia también anunció una amenaza de tsunami en la región. Se esperan olas de hasta 1 metro de altura frente a las costas de las prefecturas de Fukushima y Miyagi, indicó el reporte del instituto.

Luego más al norte y al sur, dependiendo de la geografía de la costa. a las 15:55 JST, poco más de una hora después del terremoto, un tsunami inundó el aeropuerto de Sendai, que se encuentra frente a la costa de la prefectura de Miyagi. Sus olas arrastraron autos y aviones, inundaron y destruyeron edificios.

El alcance de la destrucción es inmediatamente visible, mucha gente desesperada, fue la nota que destacaron los medios de comunicación locales al cubrir el desastre natural ante sus cámaras. Por otro lado, muchos fotógrafos captaron lo que sucedió en esos días.

La radiación de la central nuclear envenenó permanentemente el suelo y el agua en las ciudades cercanas y 160.000 personas se vieron obligadas a abandonar sus hogares. Recientemente, un mes antes del trágico aniversario en 2021, se volvieron a registrar fuertes temblores en Fukushima.

El terremoto provocó una fuga de agua radiactiva de las piscinas de almacenamiento de combustible nuclear gastado y, poco después, se capturaron peces radiactivos frente a las costas de la prefectura por primera vez en varios años.

El terremoto desactivó la planta de energía nuclear Fukushima-1 y el tsunami inundó el sótano donde se ubicaban los generadores diésel. Los sistemas de enfriamiento de emergencia fallaron en las plantas de energía nuclear y el combustible nuclear se derritió en los reactores de tres unidades de energía.

Al mismo tiempo, se acumuló hidrógeno en el primero, tercero y cuarto, lo que provocó una serie de explosiones y liberaciones de elementos radiactivos a la atmósfera. A los accidentes se les asignó el máximo, 7º nivel. El desastre de Fukushima-1, aunque inferior al de Chernóbil en cuanto a la escala de consecuencias, se ha convertido en el peor accidente en una central nuclear del siglo XXI.

136900cookie-checkImpactantes imágenes de un tsunami en Japón que alcanzó los 30 m de altura y fue clasificado como el más grande

Deja un comentario