Teniendo en cuenta que iba a unos 72.400 kilómetros por hora, los expertos estiman que el cuerpo celeste tenía cerca de un metro de diámetro y una masa cercana a media tonelada.

Datos publicados por la NASA Meteor Watch, a través de su cuenta en Facebook, dan cuenta de la ocurrencia de una explosión recientemente en el condado de Washington, en Pensilvania (EEUU), por un meteorito que generó una onda expansiva equivalente a 30 toneladas de dinamita.

Teniendo en cuenta que iba a unos 72.400 kilómetros por hora, los expertos estiman que el cuerpo celeste tenía cerca de un metro de diámetro y una masa cercana a media tonelada.

«Una estación infrasonido cercana registró la onda de explosión del meteoro al romperse; los datos permitieron una estimación de la energía en 30 toneladas de TNT. Si hacemos una suposición razonable en cuanto a la velocidad del meteoro (45.000 millas por hora), podemos aparcar el tamaño del objeto en aproximadamente un metro de diámetro, con una masa cercana a media tonelada», detalla la publicación.

Alrededor de las 11:20 (hora local), el satélite geoestacionario ambiental operacional GOES-R detectó lo que parece ser una «fuerte señal de meteorito», adjudicándole el origen del poderoso estruendo, explicando al mismo tiempo, que debido a las condiciones nubladas del área en el momento del impacto, la dimensión real del meteorito no pudo ser identificada por los expertos.

«Si no hubiera estado nublado, la bola de fuego habría sido fácilmente visible a la luz del día», dice la nota, agregando, que sehún las estimaciones, el meteorito tenía un brillo 100 veces más fuerte que el que genera la luna llena.

Una estación de infrasonido cercana al lugar de la deflagración registró la onda expansiva del meteoro al desintegrarse, indicó ese departamento de la NASA.

La tierra fue impactada hace unos 280 millones de años por un meteorito que originó cráteres pequeños antes de los dinosaurios.

En un estudio publicado en la revista Geological Society of America Bulletin, se asegura que se han descubierto varias docenas de pequeños cráteres de impacto, de 10 a 70 m de tamaño, en el sureste de Wyoming. Un equipo de geocientíficos estadounidenses y alemanes encontró estos antiguos cráteres en capas sedimentarias expuestas del período Pérmico (hace 280 millones de años), los cuáles se habrían originado por el impacto de un meteorito contra la Tierra, millones de años antes del surgimiento de los primeros dinosaurios.

La zona del hallazgo descrita por los investigadores, estaría ubicada en el suroeste del estado norteamericano de Wyoming, en la forma de un campo de cráteres secundarios, que son estructuras que se originan por el material expulsado de un cráter mucho más grande, que podría haber sido producto del choque de un meteorito, hace unos 280 millones de años, sobre la superficie de nuestro planeta, señala el estudio.

Después de descubrir los primeros cráteres, el equipo inicialmente sospechó que se trataba de un campo lleno de cráteres, formado por la ruptura de un asteroide que ingresó a la atmósfera. Sin embargo, con el descubrimiento de más y más cráteres en un área amplia, se descartó esta interpretación.

Lo destacado de la publicación, reside en que, si bien los cráteres secundarios son comunes en la Luna o en Marte, hasta ahora estas formaciones no se habían encontrado en cuerpos planetarios con atmósferas densas como la Tierra.

«Aquí, por primera vez, se proporciona evidencia de que ha sido posible la formación de cráteres secundarios en la Tierra, y reconstruimos los procesos físicos que llevaron a su formación», indican los geólogos a cargo de la investigación.

Muchos de los cráteres están agrupados en grupos y alineados a lo largo de los rayos. Además, varios cráteres son elípticos, lo que permite la reconstrucción de las trayectorias de entrada de los impactadores. Las trayectorias reconstruidas tienen un patrón radial.

“Las trayectorias indican una sola fuente y muestran que los cráteres se formaron por bloques expulsados de un gran cráter primario”, dijo el líder del proyecto, Thomas Kenkmann, profesor de geología en la Universidad de Freiburg, Alemania.

En el trabajo, los expertos documentaron 31 cráteres con un diámetro de entre 10 y 70 metros, mientras que alrededor de 60 estructuras más están a la espera de su respectiva confirmación. Sin ambargo, aún no han encontrado la ubicación del cráter principal, indicando que el mismo, será objeto de futuras investigaciones por parte de los especialistas.

A pesar de ello, según estimaciones, el meteorito que causó el origen de los cráteres habría tenido entre 2 y 3 kilómetros de diámetro, que, tras impactar contra la superficie terrestre, habría generado una enorme bola de fuego, arrojando material incandescente en un radio de hasta 200 kilómetros.

El equipo calculó las trayectorias balísticas y utilizó simulaciones matemáticas para modelar la formación de los cráteres. Todos los cráteres encontrados hasta ahora están ubicados a 150–200 km del presunto cráter principal y estaban formados por bloques de 4–8 m de tamaño que golpearon la Tierra a velocidades de 700–1000 m/s.

El equipo estima que el cráter fuente tiene entre 50 y 65 km de diámetro y debería estar profundamente enterrado bajo sedimentos más jóvenes en la cuenca del norte de Denver, cerca de la frontera entre Wyoming y Nebraska.

Además, se hace énfasis, que el registro de los primeros dinosaurios en lo que hoy es América del Norte comienza durante el Triásico Superior, hace aproximadamente 225 millones de años, por lo que el impacto de este meteorito habría tenido lugar en unos 50 millones de años antes.

Científicos tratan de desentrañar el enigma que supuso el impacto del meteorito que «mató» a los dinosaurios.

Sí bien, actualmente no se sabe a ciencia cierta, cuál fue el motivo fundamental por el cuál los dinosaurios desaparecieron en su forma más diversa de la vida en el planeta Tierra, investigadores de todo el mundo se han dado a la tarea a lo largo de muchos años de desentrañar ese misterio geológico, tomando como base la catástrofe climática que siempre se ha referido a la caída de un meteorito de enorme proporciones.

No está claro tampoco, como fue posible que, en base a ese argumento, una amplia variedad de otras especies de reptiles, aves y animales hayan sobrevivido a ese fenómeno, que condujo a la extinción de alrededor del 70 al 75 % de todas las especies terrestres.

Recientemente, investigadores del Instituto Lunar y Planetario de Houston, en EEUU, se tomaron el empeño de llevar a cabo la perforación de un embudo de 829 metros de profundidad en el cráter mexicano Chicxulub, de 180 kilómetros, presuntamente originado hace 65 millones de años trás el impacto de aquel asteroide, y que se supone podría ser la clave para entender sobre la aparición de microorganismos en la Tierra.

Por medio del proyecto de perforación del cráter Chicxulub, que fue llevado a cabo por el Consorcio Europeo para Perforación de Exploración Oceánica (ECORD) con el apoyo del Programa Internacional de Perforación Científica Continental (ICDP) bajo el Programa Internacional de Investigación Oceánica (IODP), los paleontólogos sometieron a estudio las paredes del cráter, alrededor de la mitad del mismo, oculto bajo las aguas del Golfo de México, y a la vez, procedieron a revisar una capa de sedimentos marinos de unos 600 metros.

Los especialistas estiman que el impacto del meteorito con la superficie terrestre provocó súbitamente incendios, terremotos, así como gigantescos tsunamis, además de enormes nubes de polvo y gas que fueron arrojadas a la atmósfera, las cuales desencadenaron un enfriamiento global en la Tierra a lo largo de varios años, un fenómeno que, indican, aceleró el proceso de extinción de los dinosaurios.

Según destacó a BBC News, David Kring, doctor en ciencias del Instituto Lunar y Planetario de Houston, el equipo de investigadores examinó muestras de suelo de varias profundidades entre mayo y junio del 2016, resaltando, que un equipómeno de geólogos y paleontólogos tenía la intención de explorar el llamado «anillo de pico», el núcleo del cráter, donde las rocas fueron más desplazadas como resultado del supuesto impacto de un asteroide.

«Esto es impresionante porque estamos usando Chicxulub para modelar otros eventos geológicos importantes de la historia más antigua de la Tierra, cuando estos sistemas podrían haber sido la cuna de la evolución química prebiológica y puntos críticos evolutivos para las primeras manifestaciones de vida en nuestro planeta», señaló el experto.

Según se indica, los depósitos cuidadosamente estudiados muestran que el cráter se convirtió en una especie de sistema geotérmico gigante, donde el líquido caliente se derramó a través de grietas y fallas. David Kring argumenta, que el choque de un meteorito con la Tierra debió generar un sistema submarino de aguas termales muy grande, destacando que las aguas termales actuales en el sitio de la caída del meteorito han estado latiendo durante más de 2 millones de años.En la Tierra, la dirección del campo magnético cambia cada pocos miles de años.

Al momento de la caída del asteroide en Chicxulub, este tenía una magnetización inversa en relación a la actual, explican los expertos.»Una cosa en particular nos intrigó: en la roca encontramos fragmentos con magnetización normal, la misma dirección del campo magnético que existe ahora. Estas rocas recibieron su magnetización más tarde, en un momento en que se estableció la dirección normal del campo, por la primera vez desde que el meteorito cayó a la Tierra esto sucedió 300 mil años después.

Por lo tanto, entendemos cómo y cuándo el líquido caliente salió a la superficie a través del cráter”, dijo el científico estadounidense, durante una sesión informativa en el Instituto.Además, explicó, que inicialmente el sistema de teclas de acceso rápido estaba demasiado caliente incluso para los microorganismos más resistentes al calor. S

in embargo, dijo, con el tiempo, las aguas del «anillo de picos» se enfriaron, creando las condiciones para el surgimiento de organismos unicelulares, similares a los que viven en los volcanes, que comenzaron a dominar los compuestos disueltos en el líquido.Aunque los especialistas, se muestran desconcertados ante la interrogante del por qué pájaros, tortugas y algunos otros reptiles sobrevivieron al impacto, argumentan que, con base en la roca perforada se podría aprender más sobre la energía y la trayectoria magnética de aquel suceso.

Científico estadounidense trabaja en un proyecto para hacer habitable la vida humana en Marte.

Durante una entrevista con The New York Times publicada el pasado domingo, Jim Green, ex jefe científico jubilado de la Agencia Espacial Nacional de EEUU (NASA), aseguró que con un escudo magnético gigante se podría proteger la atmósfera de planetas como Marte o Venus, permitiéndole a los seres humanos explorar sus superficies sin la necesidad de trajes espaciales.

Según declaró el experto, actualmente está trabajando en un proyecto de terraformación en Marte, destinado a crear condiciones aptas para los humanos, con la temperatura y atmósfera adecuadas y agua líquida. «Hay varios escenarios sobre cómo hacer el escudo magnético. Estoy intentando sacar un artículo en el que llevo trabajando unos dos años», señaló Green, argumentando al mismo tiempo, que su trabajo «no va a ser bien recibido, porque a la comunidad planetaria no le gusta la idea de terraformar nada», dijo. 

«Sí situamos un gigantesco escudo magnético entre el planeta (Marte) y el Sol, impediría que éste despojara su atmósfera, permitiendo al planeta atrapar más calor y calentar su clima para hacerlo habitable», «Marte va a empezar a terraformarse a sí mismo», aseveró Green. 

El científico estadounidense agregó, que «cuando este escudo es colocado entre el planeta y el Sol, el dióxido de carbono sobre el casquete polar se sublimaría, volviendo a la atmósfera y potenciando el efecto invernadero. Esto también liberaría el agua oculta bajo la superficie, permitiendo que una séptima parte del antiguo océano regrese«, explicó a su interlocutor.

Además, Green estimó que con la puesta en práctica de su estudio, «las personas podrían tener mayor flexibilidad y movilidad si pudieran estar en Marte sin trajes espaciales», e «iniciar el proceso de cultivo de las plantas en los suelos«, manifestó el especialista. 

Green dijo, que actualmente se está trabajando en la terraformación de Marte, pero el mismo principio también podría aplicarse para hacer habitable a otro planeta como Venus. 

137840cookie-checkEstados Unidos fue impactado por un meteorito que generó una onda expansiva equivalente a 30 toneladas de dinamita

Deja un comentario