Según indicaron los científicos, la mandíbula que encontraron en forma de fósil tenía un premolar inferior único, lo que sugiere que este animal pertenecía a un género de especies de depredadores nunca antes visto.

En un estudio publicado en la revista PeerJ y realizado por un grupo de científicos, se aseguró haber encontrado una mandíbula inferior fosilizada de una criatura gigante que habitaba la Tierra prehistórica y que ha sido denominado como. Tartarocyon cazanavei.

Según los especialistas, la mandíbula tenía un premolar inferior único, lo que sugiere que este animal pertenecía a un género de especies de depredadores nunca antes visto.

Expertos señalan que el Tartarocyon cazanavei vivió en lo que ahora es conocida como Francia, hace unos 12.8 y 12 millones de años. Al animal también se le conoce como el perro-oso, del cuál, la parte del cuerpo fosilizado se recuperó de los depósitos marinos de Sallepisse en el departamento de Pirineos Atlánticos, en Francia.

Los paleontólogos creen que el hueso de la mandíbula inferior es el de una nueva especie de oso-perro o anficiónido, cita la revista especializada Discover. El equipo de investigadores también afirmó que el animal pesaba aproximadamente 200 kg.

Los cuartos premolares juegan un papel especial en la identificación de especies y géneros de anficiónidos, por lo que los investigadores decidieron que habían descubierto un nuevo género. Los científicos dudaron durante mucho tiempo si atribuirlos a caninos u osos, pero al final crearon una nueva familia.

El paleontólogo Bastien Mennecart, del Museo de Historia Natural de Basilea, y otros coautores del estudio, nombraron a la especie en honor a Tartaro, un poderoso gigante tuerto de la mitología vasca. La leyenda del Tártaro también se conoce en Bearn, la región donde se encontró la mandíbula inferior de la criatura.

Muchos tipos diferentes de especies de anficiónidos existieron en Europa durante el período Mioceno temprano, pero se extinguieron hace unos 7,5 millones de años.

Numerosos estudios anteriores han demostrado que los anficionidos muestran dietas típicas mesocarnívoras, omnívoras, trituradoras de huesos e hipercarnívoras.

El género amphicyon fue nombrado en 1836 por Edouard Lartet. Originalmente significaba «perro ambiguo», pero en años posteriores, el apodo se cambió a «perro oso». Se han encontrado fósiles de esta especie en Nebraska en América del Norte y en Francia y España en Europa.

Los perros oso son una familia extinta de carnívoros terrestres. Aparecieron por primera vez en América del Norte durante el Eoceno Medio hace unos 45 millones de años. El peso de los miembros de la familia oscilaba entre 5 y 773 kg.

Durante los siguientes 22 millones de años, se extendieron y se convirtieron en una parte importante de la fauna en Europa, Asia y África, pero en su mayoría desaparecieron al final del Mioceno, hace 8 millones de años. Estuvieron entre los primeros carnívoros en tener un gran tamaño corporal.

Se cree que entraron en competencia con otros tipos de animales parecidos a perros que desarrollaron un tamaño corporal similar, adaptaciones craneales y dentales, lo que llevó a su extinción.

Anteriormente, en Egipto, los científicos encontraron un dinosaurio inusual. Vivió en nuestro planeta hace 98 millones de años, tiene patas delanteras increíblemente pequeñas y su hocico se parecía a un bulldog. Al mismo tiempo, los científicos descubrieron que los roedores prehistóricos alcanzaban el tamaño de un pony.

139440cookie-checkDescubren depredador prehistórico en forma de perro y oso que vivió en Francia hace 12 millones de años

Deja un comentario