Los estudios han demostrado que más del 80% de los ataques de tiburones son dirigidos hacia los hombres, la mayoría de ellos mortales.

Durante un largo tiempo, científicos de todo el mundo han realizado investigaciones e identificado una serie de hechos inusuales e interesantes científicamente probados sobre los hombres. En uno de ellos, científicos australianos de la Universidad de Bond, en Queensland, demostraron que los tiburones dan «preferencia» en sus ataques a los machos humanos.

Los estudios han demostrado que más del 80% de los ataques de tiburones son dirigidos hacia los hombres, la mayoría de ellos mortales. Los resultados obtenidos por los especialistas parecían tan increíbles que decidieron verificarlos dos veces para confirmarlos.

Sin embrago, expertos indican que los ataques violentos por parte de tiburones en contra de los seres humanos son increíblemente raros. Según el Archivo Internacional de Ataques de Tiburón que mantiene el Museo de Florida, en EEUU, solo se registraron 129 ataques de este tipo en 2020 y de ellos, 57 fueron ataques no provocados.

«Un ataque no provocado es un incidente en el que se produce un ataque a un ser humano vivo en el hábitat natural del tiburón con ninguna provocación humana del tiburón”. «En muchos casos, estos ataques son más como mordiscos de prueba, en los que los tiburones usan la boca para explorar la posibilidad de que algo sea la cena», señala el texto.

Según el experto en tiburones y ex buzo de limpieza de la Marina australiana, Paul de Gelder, reflexionar sobre los tiburones y su capacidad para dominarnos en aguas abiertas es parte de la naturaleza humana.

«Es miedo a lo desconocido». “Es el miedo a que un animal que no puedes ver venir te coma vivo”, comentó Gelder a la prensa. En 2009, fue atacado por un tiburón toro que le arrancó parte del brazo derecho y parte de la pierna derecha. En lugar de guardar rencor, Gelder se ha convertido en un defensor de los tiburones.

“Nunca culpé al tiburón”. “El tiburón solo estaba haciendo lo que hace un tiburón en el océano”, sostuvo. El experto señaló, que en el caso muy improbable de que te encuentres cara a cara con un tiburón, podrías seguir algunos consejos que pueden mejorar tus posibilidades de supervivencia.

Gelder menionó como tales, no entres en pánico alrededor de un tiburón. «Si estás en el agua y de repente te encuentras en compañía de un tiburón, el instinto te dirá que te reubiques de inmediato. Resiste ese impulso», enfatizó el especialista.

“Cuando ves un depredador, quieres escapar lo más rápido posible”. “Pero entonces es mucho más probable que te muerdan”. «El pánico pondrá a un tiburón en modo depredador. Recuerde: el hecho de que haya un tiburón cerca no significa que esté automáticamente en el menú. “Cuando nadamos con tiburones, nueve de cada 10 personas dirán: ‘No me sentí amenazado. No sentí que el tiburón quisiera atacarme. Era solo curiosidad. Espera eso. Te mantendrá tranquilo”, dijo Gelder.

Indicó también, que es necesario tratar de mantener el contacto visual con el tiburón. «Al igual que los perros, los tiburones respetan la asertividad. “Lo mejor que puedes hacer es enfrentarte a un tiburón”. “No con agresión. Mantén la calma. Mantén tus ojos en él. Muéstrales que tú también eres un depredador”. Si se acerca un tiburón, puedes alejarlo. No querrás comenzar una pelea que es probable que pierdas, pero puedes evitar una si le dices al tiburón que no eres dócil», opinó el experto.

Dijo que si un tiburón ataca, contraataca. «La desafortunada realidad de un ataque de tiburón es que si uno decide que podrías ser comida, no tienes mucho que decir al respecto. Incluso una mordedura de prueba, en la que el tiburón puede darte un mordisco inquisitivo, puede causar lesiones graves», enfatizó Gelder.

«Y si se trata de un asalto total, estás en todo tipo de problemas». “’Cuando el tiburón me agarró, sentí presión”. “Pero no sentí que me entraran los dientes. No sentí ningún dolor hasta que comenzó a sacudirme y desgarrarme”, detalló el experto sobre su propio ataque.

«Aún así, hacer algo es mejor que nada. Vuélvase loco, golpeando y atacando al tiburón como puedas. Los ojos, la nariz y las branquias son buenos objetivos. Cualquier cosa que muestre al tiburón que no la tomarás”. “Quizás salgas”. «Tener un arma a mano es aún mejor. Puedes usar un cuchillo y apuntar a las branquias o la parte inferior del tiburón, pero no intentes apuñalar la parte superior. No podrás penetrarlo”, precisó Gelder.

Según él, si un tiburón te ha mordido el brazo, mantenlo sobre tu cabeza. «Si tiene la suerte de que un tiburón pierda interés, nade lo más rápido que pueda hasta la orilla o la seguridad. Si tiene una herida en el brazo, asegúrese de mantenerla elevada por encima de su corazón». “Mantenerlo por encima de su corazón detendrá el sangrado”, indicó el especialista.

Como quinto consejo, Gelder señaló que hagas lo que hagas, trata de no mirar la herida. «Los humanos no son rival para los tiburones, y las heridas que infligen los animales pueden ser devastadoras». Gelder dijo que tuvo cuidado de no mirar su pierna severamente dañada.

“Pensé que si no miraba la herida, no entraría en shock”. “Es como cuando un niño pequeño se corta el dedo. No empieza a llorar hasta que ve sangre. Sabía que algo andaba mal con mi pierna, pero no sabía qué. Sabía que podría ser horrible. No me concentré en eso”, subrayó el experto.

Otras consideraciones científicas asombrosas sobre los hombres.

Por otro lado, en el Instituto de Economía de Londres, los científicos concluyeron que cuanto mayor sea el nivel de coeficiente intelectual de un hombre, mejor será su fidelidad. La evidencia es el hecho de que los hombres inteligentes eligen inconscientemente la monogamia como un tipo seguro de relación.

Después de realizar investigaciones, científicos españoles y colombianos llegaron a la conclusión de que los hombres hermosos tienen menos probabilidades de concebir un hijo que los hombres con una apariencia poco atractiva. Según los expertos, los hombres guapos tienen líquido seminal de menor calidad. Esto se debe al aumento del nivel de testosterona, que afecta negativamente a la eyaculación.

Los expertos británicos han demostrado que los hombres hambrientos prefieren a las mujeres gordas. Para probar este hecho, mostraron imágenes de diferentes mujeres a hombres hambrientos y bien alimentados. Como resultado, los hambrientos preferían representantes femeninas completas y los bien alimentados, a su vez, no mostraban interés en las formas magníficas.

142970cookie-checkLos tiburones tienen «preferencia» por atacar mortalmente a los hombres, según revela estudio

Deja un comentario