La razón de esto puede ser la desintegración activa de los isótopos radiactivos en los núcleos de estos satélites de Urano.

Científicos de la Universidad de California en Santa Cruz, EEUU, estiman que bajo el hielo de las lunas más grandes de Urano pueden estar escondidos verdaderos océanos de líquido. Tal declaración esta basada en estudios realizados mediante simulaciones por computadora.

Mundos helados salpican nuestro sistema solar: desde la luna Europa de Júpiter hasta la luna Encelado de Saturno, los científicos han estado investigando estos mundos alienígenas, descubriendo océanos subterráneos ocultos bajo sus cortezas heladas.

Los expertos creen que bajo la superficie helada de Titania y Oberón, dos de los satélites naturales más grandes del planeta Urano, se pueden ocultar océanos líquidos.

Según se plantea, es posible que los objetos espaciales oculten océanos subterráneos de hasta 1 km de profundidad, que consisten en agua con impurezas de amoníaco. La razón de esto puede ser la desintegración activa de los isótopos radiactivos en los núcleos de estos satélites de Urano.

Urano tiene 27 lunas en total, pero el planeta tiene cinco lunas especialmente grandes: Titania, Oberón, Umbriel, Ariel y Miranda. Cuando la Voyager 2 se abalanzó sobre el sistema de Urano en 1986, capturó imágenes que mostraban que estas cinco grandes lunas están formadas por partes iguales de roca y hielo y tienen muchos cráteres

Estas imágenes también mostraban signos físicos de agua líquida haciendo erupción a través de un mundo y congelándose en su superficie, lo que se conoce como criovulcanismo. El fenómeno podría ser causado por un océano subterráneo similar al que se observa en Encelado, que expulsa penachos de su océano al espacio.

Si las suposiciones de los astrónomos son correctas, entonces las misiones de los astronautas a Urano bien pueden convertirse en operaciones para buscar vida extraterrestre.

En tal sentido, los investigadores dirigidos por Benjamin Weiss, un científico planetario del Instituto de Tecnología de Massachusetts, han desarrollado un método para futuras misiones para confirmar la existencia de océanos subterráneos en mundos como las lunas de Urano. El equipo también espera ampliar nuestra comprensión y conocimiento de los mundos potencialmente habitables.

«La gran pregunta aquí es, ¿dónde están los ambientes habitables en el sistema solar?». «El descubrimiento de océanos subterráneos en Europa y Encelado hace que muchos de nosotros nos preguntemos si hay muchas lunas por ahí que, aunque son pequeñas, todavía pueden estar calientes», Weiss dijo en un comunicado.

Para determinar si una futura nave espacial podría descubrir definitivamente un océano subterráneo en uno de estos mundos, los investigadores de este trabajo calcularon qué tan fuerte induciría el campo magnético Urano en el océano de una luna.

Cuando una luna orbita alrededor de un planeta, el campo magnético de ese planeta tira de la luna, manteniéndola en su órbita. Este tirón del campo magnético genera una corriente eléctrica que puede crear su propio campo magnético, llamado campo magnético inducido.

Se cree que este campo inducido es creado por una capa de algún tipo de fluido eléctricamente conductor, como un océano subterráneo. «Si hay agua líquida allí y es un poco salada como el agua del océano en la Tierra», «entonces puede ser conductora, lo que significa que las corrientes pueden fluir en ella», explicó Weiss.

Un campo magnético inducido en una de estas lunas se vería muy diferente al campo magnético de Urano para un instrumento en una nave espacial cercana, haciéndolos observables desde cerca.

En 1998, los científicos utilizaron esta misma técnica para confirmar el océano subterráneo del satélite natural Europa y el océano dentro de otra de las lunas de Júpiter, Calisto. El campo magnético inducido de Europa tenía una fuerza de unos 220 nanoteslas; La de Calisto rondaba los 40.

En lugar de enviar una nave espacial, Weiss y su equipo utilizaron modelos teóricos del campo magnético de Urano para calcular los posibles campos magnéticos inducidos de las cinco lunas más grandes del planeta.

Se determinó que el campo magnético inducido de Miranda era el más fuerte, con 300 nanoteslas. Si bien esto no confirma la presencia de océanos en los mundos, Miranda, así como Ariel, Umbriel y Titania, probablemente hayan inducido campos magnéticos lo suficientemente fuertes como para ser detectables con la tecnología de naves espaciales existente, según señaló el experto en el comunicado.

Sin embargo, si bien es posible que existan océanos subterráneos en estas lunas, es probable que estén mucho más lejos debajo de la superficie de los mundos que los de los mundos que orbitan alrededor de Júpiter porque las lunas de Urano son más frías, por lo que es probable que tengan una corteza helada más gruesa, argumentó por su parte, David Stevenson, un científico planetario del Instituto de Tecnología de California, en la misma declaración.

Actualmente, la agencia espacial estadounidense NASA no tiene planes para enviar una sonda a Urano, no obstante, está considerando una misión con destino a Neptuno llamada Trident que también podría recopilar información sobre Urano, según un comunicado de prensa.

144620cookie-checkUrano podría albergar vida extraterrestre de confirmarse que dos de sus lunas poseen océanos de líquido

Deja un comentario