Según las estimaciones, la próxima vez que este asteroide se acerque a la misma distancia de la Tierra será en 2113.

Por primera vez en más de 100 años, un asteroide más grande que la Gran Pirámide egipcia de Giza pasará cerca de la Tierra. El asteroide se llama 2019 AV13, Se supone que se acerca a una velocidad de unas 20.000 millas por hora y pasa a una distancia de 13,8 distancias lunares, con una distancia lunar igual a la distancia entre la Tierra y la Luna.

La última vez que un asteroide estuvo tan cerca fue en 1914, y la próxima vez que lo estará será en 2113. Según las estimaciones de los científicos, este asteroide no representa un peligro para la Tierra.

La mayoría de los asteroides provienen del Cinturón de Asteroides, que orbita nuestro Sol entre Marte y Júpiter. A veces, la interacción gravitatoria empuja a los asteroides fuera de su cinturón hacia el Sol, lo que a veces resulta en un sobrevuelo cercano con la Tierra.

Otros asteroides a menudo se acercan más a la Tierra que AW13, pero rara vez son tan grandes como este cuerpo celeste. Se estima que el asteroide, llamado 2019 AV13, mide entre 330 pies y 750 pies de diámetro, lo que lo convierte en aproximadamente del tamaño de la Gran Pirámide de 455 pies.

“El intervalo de 100 años entre los eventos, una construcción puramente estadística basada en la cantidad de objetos de cierto tamaño, sus órbitas y una distancia arbitraria, por lo que 100 años, este es el promedio. De hecho, es tan probable que tengamos otra aproximación tan cercana el próximo año como dentro de un siglo”, dijo a la prensa Jay Tate, director del observatorio The Spaceguard Center.

Las auroras en Júpiter sorprendieron a los científicos.

Los científicos de la misión Juno de la agencia espacial norteamericana (NASA) pudieron observar una gran cantidad de energía circulando sobre las regiones polares de Júpiter y contribuyendo al poderoso resplandor del planeta gigante, pero no de la manera que se esperaba.

Estudiando los datos recopilados por el espectrógrafo ultravioleta y los detectores de partículas de energía a bordo del Juno, un equipo dirigido por Barry Mauk del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins en Laurel (EEUU) observó señales de potentes potenciales eléctricos alineados con el campo magnético del gigante, que aceleran electrones hacia la atmósfera de Júpiter a energías de hasta 400.000 electronvoltios.

Esto es de 10 a 30 veces más grande que las auroras más deslumbrantes y retorcidas que se hayan visto en la Tierra. Júpiter tiene la aurora más fuerte del sistema solar, por lo que al equipo no le sorprendió que el potencial eléctrico desempeñe un papel. Sin embargo, a los investigadores les desconcertó que, a pesar de la magnitud de estos potenciales, no se observen con frecuencia y no sean la fuente de las auroras más fuertes.

“Las auroras más brillantes de Júpiter son causadas por algún tipo de proceso de aceleración violenta que no entendemos muy bien”, dice Barry Mauk.

Los científicos ven a Júpiter como un laboratorio de física para explorar mundos fuera del sistema solar, y dicen que la capacidad de Júpiter para acelerar partículas cargadas a enormes energías es importante para comprender cómo los sistemas astrofísicos más distantes aceleran las partículas.

Pero lo que aprenden sobre las fuerzas que impulsan la aurora de Júpiter y dan forma a su clima espacial también tiene implicaciones prácticas para nuestro propio patio trasero planetario.

“Las energías más altas que vemos en las regiones polares de Júpiter son enormes. Estas partículas energéticas que crean auroras son parte de la historia de los cinturones de radiación del gigante gaseoso, que están causando problemas a Juno y las próximas misiones a Júpiter», explicó el experto.

«Los efectos debilitantes de la radiación siempre han sido un problema para los ingenieros de naves espaciales cuando vuelan en el espacio cercano a la Tierra y en otras partes del sistema solar. Lo que aprendamos aquí nos dará conocimientos sobre el clima espacial y la protección de las naves espaciales y los astronautas en el duro entorno del espacio. Comparar los procesos en Júpiter y la Tierra es increíblemente valioso para probar nuestra comprensión de cómo funciona la física planetaria”, concluyó Barry Mauk.

148970cookie-checkUn asteroide mucho más grande que la pirámide egipcia más elevada se acerca a la Tierra

Deja un comentario