Los plesiosaurios eran un grupo diverso y adaptable, y existieron durante más de 100 millones de años.

Fósiles de pequeños plesiosaurios reptiles marinos de cuello largo de la era de los dinosaurios fueron encontrados en un sistema fluvial de 100 millones de años que ahora es el desierto del Sahara en Marruecos. Los expertos estiman que con este descubrimiento algunas especies de plesiosaurio, que han sido tradicionalmente consideradas como criaturas marinas, podrían haber tenido al agua dulce como parte de su hábitat.

Los plesiosaurios pertenecen a la familia Leptocleididae, una familia de pequeños plesiosaurios que a menudo se encuentran en aguas salobres o dulces en otras partes de Inglaterra, África y Australia. Y otros plesiosaurios, incluidos los elasmosaurios de cuello largo, aparecen en aguas salobres o dulces en América del Norte y China.

En 1923, los plesiosaurios fueron encontrados por primera vez por la cazadora de fósiles Mary Anning, se trata de reptiles prehistóricos con cabezas pequeñas, cuellos largos y cuatro aletas largas y que inspiraron reconstrucciones del Monstruo del Lago Ness, pero que, a diferencia de éste, los plesiosaurios eran animales marinos, o al menos eso se creía.

Un estudio conjunto entre científicos de la Universidad de Bath y la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido, con la Universidad Hassan II en Marruecos, confirmó sobre el hallazgo de pequeños plesiosaurios de un río del Cretácico en África.

El nuevo documento fue encabezado por la estudiante de la Universidad de Bath Georgina Bunker, junto con Nick Longrich del Centro Milner para la Evolución de la Universidad de Bath, David Martill y Roy Smith de la Universidad de Portsmouth, y Samir Zouhri de la Universidad Hassan II.

Los fósiles incluyen huesos y dientes de adultos de tres metros de largo y un hueso del brazo de un bebé de 1,5 metros de largo, de ahí que los investigadores sugieren que estas criaturas vivían y se alimentaban habitualmente en agua dulce, junto con ranas, cocodrilos, tortugas, peces y el enorme dinosaurio acuático Spinosaurus.

Estos fósiles sugieren que los plesiosaurios estaban adaptados para tolerar el agua dulce, posiblemente incluso pasando sus vidas allí, como los delfines de río de hoy. Los fósiles incluyen vértebras del cuello, la espalda y la cola, dientes caídos y un hueso del brazo de un juvenil joven.

«Son cosas rudimentarias, pero los huesos aislados en realidad nos dicen mucho sobre los ecosistemas antiguos y los animales que hay en ellos. Son mucho más comunes que los esqueletos, te dan más información con la que trabajar», dijo en el estudio el doctor en ciencias Nick Longrich, autor correspondiente del texto.

Según se describe, «los huesos y dientes se encontraron dispersos y en diferentes localidades, no como un esqueleto. Así que cada hueso y cada diente es un animal diferente. Tenemos más de una docena de animales en esta colección», señala el estudio científico.

Si bien los huesos brindan información sobre dónde murieron los animales, los dientes son interesantes porque se perdieron mientras el animal estaba vivo, por lo que muestran dónde vivían los animales. Además, se asegura que los dientes muestran un gran desgaste, como los del dinosaurio Spinosaurus, que se alimenta de peces, que se encuentran en las mismas camas.

Los científicos dicen que eso implica que los plesiosaurios estaban comiendo la misma comida, astillando sus dientes en los peces acorazados que vivían en el río. Esto sugiere que pasaban mucho tiempo en el río, en lugar de ser visitantes ocasionales, explican los expertos.

Mientras que los animales marinos como las ballenas y los delfines deambulan por los ríos, ya sea para alimentarse o porque se han perdido, la cantidad de fósiles de plesiosaurio en el río sugiere que eso es poco probable. Una posibilidad más probable es que los plesiosaurios fueran capaces de tolerar agua dulce y salada, como algunas ballenas, como la ballena beluga.

Incluso es posible que los plesiosaurios fueran residentes permanentes del río, como los delfines de río modernos. El pequeño tamaño de los plesiosaurios les habría permitido cazar en ríos poco profundos, y los fósiles muestran una fauna de peces increíblemente rica.

«Realmente no sabemos por qué los plesiosaurios están en agua dulce». «Es un poco controvertido, pero ¿quién puede decir que porque los paleontólogos siempre los hemos llamado ‘reptiles marinos’, tenían que vivir en el mar? Muchos linajes marinos invadieron el agua dulce», argumentó Longrich.

Los delfines de agua dulce evolucionaron al menos cuatro veces: en el río Ganges, el río Yangtze y dos veces en el Amazonas. Una especie de foca de agua dulce habita en el lago Baikal, en Siberia, por lo que es posible que los plesiosaurios también se hayan adaptado al agua dulce.

Los plesiosaurios eran un grupo diverso y adaptable, y existieron durante más de 100 millones de años. Según lo que han encontrado en África, y lo que otros científicos han encontrado en otros lugares, los autores sugieren que podrían haber invadido repetidamente el agua dulce en diferentes grados.

«Realmente no lo sabemos, honestamente. Así es como funciona la paleontología. La gente pregunta, ¿cómo pueden los paleontólogos saber algo con certeza sobre la vida de los animales que se extinguieron hace millones de años? La realidad es que no siempre podemos. Todos nosotros lo que podemos hacer es hacer conjeturas basadas en la información que tenemos. Encontraremos más fósiles. Tal vez confirmen esas conjeturas. Tal vez no», dijo el especialista.

«Ha sido realmente interesante ver la dirección que ha tomado este proyecto», destacó por su parte, la autora principal del estudio, Georgina Bunker, quien indicó que el mismo comenzó inicialmente como un proyecto de pregrado que involucraba un solo hueso, pero con el tiempo, comenzaron a aparecer más fósiles de plesiosaurio, lo que poco a poco proporcionó una imagen más clara del animal.

El nuevo descubrimiento también amplía la diversidad del Cretácico de Marruecos, resaltó el doctor Samir Zouhri: «Este es otro descubrimiento sensacional que se suma a los muchos descubrimientos que hemos hecho en Kem Kem durante los últimos quince años de trabajo en esta región de Marruecos. Kem Kem fue realmente un punto de acceso de biodiversidad increíble en el Cretácico», sostuvo.

Según Dave Martill, otro coautor de la investigación, le resulta «sorprendente» «que el antiguo río marroquí contenía tantos carnívoros que vivían uno al lado del otro. Este no era un lugar para ir a nadar», planteó.

En conclusión, los hallazgos sugieren que los plesiosaurios no estaban confinados a los mares, habitaban en agua dulce. Pero del registro fósil también se desprende que después de casi ciento cincuenta millones de años, los últimos plesiosaurios finalmente se extinguieron al mismo tiempo que los dinosaurios, hace 66 millones de años.

149450cookie-checkDepredador marino de 150 millones de años sorprende a los científicos al ser encontrado en el desierto del Sahara

Deja un comentario