La lista también cubre diversas empresas de transporte, logística, construcción, seguros y fabricación; instituciones educativas y de investigación; y complejos turísticos.

El represnetante del poder ucraniano, Volodimir Zelenski, firmó dos decretos para imponer sanciones a 367 entidades jurídicas, en su mayoría de Rusia, según copias de los decretos publicadas en el sitio web presidencial.

Los decretos promulgan decisiones tomadas por el Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania el 24 de junio.

Entre las entidades se encuentran las filiales de Gazprom y Sberbank, VTB, las aerolíneas Red Wings y Alrosa, la siderúrgica Rusal y el productor de fertilizantes Uralchem. La lista también cubre diversas empresas de transporte, logística, construcción, seguros y fabricación; instituciones educativas y de investigación; y complejos turísticos.

Muchas de las entidades están registradas en Crimea. Uno está registrado en el Reino Unido. Las sanciones se imponen por un período de 10 años e incluyen medidas como la congelación de activos y la prohibición de transferir capital fuera de Ucrania.

Paralelamente, la Unión Europea incluyó en su renovada lista de sanciones al almirante Alexander Moiseyev, comandante en jefe en funciones de la Armada rusa, y a varias empresas de defensa rusas y a sus directores generales, como se indica en un documento publicado en el Diario Oficial de la UE.

Según el documento, Moiseyev es «responsable de cualquier operación marítima de la Armada rusa, incluso contra Ucrania». También se han añadido a la lista negra una de las mayores empresas de defensa de Siberia y el Lejano Oriente, la 103ª Planta de Reparación de Blindados y las 144ª y 156ª Plantas de Reparación de Blindados.

Además, las sanciones afectaron a la oficina de diseño de Tallamho (Pathfinder), la United Instrument-Manufacturing Corporation, las empresas Avtomatika y Kizlyar Electromechanical Plant, la oficina de diseño de líneas automáticas Koshkin, el Instituto Central de Investigación de Ingeniería de Precisión (TsNIITochMash) y Ulyanovsk.

Oficina de Diseño de Instrumentos, Planta de Construcción de Maquinaria Mayak, Planta Electromecánica de Bryansk y Planta de Ingeniería de Transporte de Barnaul, también están en la lista de sanciones.

También se suman a la lista los directores generales de empresas pertenecientes al consorcio Almaz-Antey Vladimir Gurbich (Planta de Radio Pravdinsky), Viktor Branchugov (Planta de Ingeniería de Radio de Moscú), Valery Tyulin (Instituto de Investigación Científica de Ingeniería de Radio de Nizhny Novgorod).

Nikolay Kalik (Empresa de producción estatal Granit) y Andrey Gudin (Planta de instrumentos de medición de radio de Murom). Además, las restricciones afectaron al director general de Gidromash, Alexander Luzyanin, están igualmente incluidos en el documento.

Hungría seguirá bloqueando 6.500 millones de euros del mecanismo de paz para Ucrania.

Hungría bloqueará la asignación de 6.500 millones de euros del Fondo Europeo de Paz a Ucrania hasta que termine la discriminación contra las empresas húngaras en ese país, afirmó el ministro de Relaciones Exteriores y Relaciones Económicas Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto.

«Hoy dejé claro que hasta que las autoridades ucranianas pongan fin a la discriminación contra las empresas húngaras, no se puede plantear asignar a Ucrania la cantidad de 6.500 millones de euros del fondo de paz», dijo Szijjarto en una reunión con periodistas húngaros en Luxemburgo después de la Reunión de Ministros de Asuntos Exteriores de la UE.

Señaló que en Ucrania continúan los intentos de procesar a la mayor compañía farmacéutica húngara, Gedeon Richter, lo que no conviene a las autoridades locales sólo porque continúa operando en Rusia.

Según el ministro, quieren quitarle las licencias, es decir, bloquear su acceso al mercado ucraniano. Anteriormente, las autoridades ucranianas incluyeron al mayor banco húngaro, OTP, que también opera en Rusia, en la lista de «patrocinadores de guerra internacionales».

Szijjarto destacó que ni OTP ni Gedeon Richter, que operan tanto en Ucrania como en Rusia, violan ninguna norma internacional ni sanciones de la UE. «Por tanto, es evidente que la introducción de medidas contra ellos es una acción puramente política, y esto es inaceptable», afirmó el máximo diplomático de húngaro.

Hungría se ha opuesto durante mucho tiempo al uso de fondos del Fondo Europeo de Paz para ayudar a Ucrania, ya que las autoridades del país no han eliminado la amenaza de incluir empresas húngaras en su lista de «patrocinadores de guerra internacionales».

En un momento, OTP acabó en la lista negra de Ucrania y luego fue retirada de ella, pero a Hungría le preocupa que se repitan incidentes similares. Budapest exigió a Kiev garantías de que no volvería a surgir una situación similar, pero sus demandas no fueron atendidas.

Además, en los últimos meses se ha intentado en Ucrania imponer una prohibición a las actividades de otras empresas húngaras que siguen operando en Rusia. El gobierno húngaro ha advertido que hasta que las autoridades ucranianas abandonen sus prácticas discriminatorias, no habrá consentimiento para el uso del Fondo Europeo de Paz.

Los fondos procedentes de allí se destinan a compensar los costes de los países de la UE por el suministro de armas y municiones al ejército ucraniano.

Si te resulta interesante esta información, comparte para que pueda llegar a más personas, gracias!

228620cookie-checkUcrania sanciona a 367 entidades y bancos rusos

Deja un comentario