Las estrellas tienen superficies compuestas de hidrógeno y helio, sin embargo, la zona exterior de las estrellas descubiertas por los investigadores está cubierta de carbono y oxígeno, que son subproductos de la fusión nuclear de helio.

Una publicación reciente de la Universidad de Tubingen, un equipo de astrónomos alemanes de las universidades de Tubingen y Postdam, han descubierto lo que parece ser un nuevo tipo de estrella formada por la fusión a altas temperaturas de dos subenanas blancas calientes.

Mediante un telescopio binocular del Observatorio Internacional del Monte Graham, en Arizona, EEUU, fue posible que se produjera el hallazgo, y cuya composición ha sido desconcertante para los investigadores, porque las temperaturas y las dimensiones de esos dos cuerpos celestes indican que todavía están quemando helio en sus núcleos, una propiedad que, según estudios, comúnmente se observa en estrellas más evolucionadas.

Las estrellas tienen superficies compuestas de hidrógeno y helio, sin embargo, la zona exterior de las estrellas descubiertas por los investigadores está cubierta de carbono y oxígeno, que son subproductos de la fusión nuclear de helio.

Las estrellas O subenanas ricas en helio (sdOs), son estrellas compactas calientes en un estado evolutivo anterior a la enana blanca, y en su mayoría, tienen temperaturas efectivas y gravedades superficiales en el rango Teff = 40 000–50 000 K y log g = 5.5–6.0. Sus atmósferas están dominadas por helio, detalla la publicación.

Klaus Werner, científico de la Universidad de Tubinga y autor principal de la investigación, explicó en el estudio, que «normalmente, esperamos que las estrellas con estas composiciones químicas en sus superficiales ya hayan terminado de quemar helio en sus núcleos y estén en las etapas finales de convertirse en enanas blancas. Estas nuevas estrellas son un gran desafío para nuestra comprensión de la evolución estelar».

El especialista detalló, que, en base a investigaciones anteriores, el ciclo de vida de una estrella similar a nuestro Sol comienza con la fusión nuclear de hidrógeno en helio, pasando luego a una reacción nuclear en su interior que convierte el helio en carbono y oxígeno, un proceso que provoca la muerte de la estrella a lo largo de millones de años y su reducció a una enana blanca.

En ese sentido, la publicación toma como referencia un estudio paralelo realizado por astrónomos de la Universidad de La Plata, en Argentina, y cuyo autor principal de ese trabajo científico, Marcelo Miller Bertolami, destacó su parecer en que «las estrellas descubiertas por nuestros colegas alemanes se formaron por un tipo muy raro de fusión entre dos enanas blancas».

Además, Bertolami dijo que para la comunidad científica es sabido que ocurren fusiones entre enanas blancas en sistemas binarios debido a la reducción de sus órbitas por la emisión de ondas gravitacionales, y destacó, que «por lo general, las fusiones de enanas blancas no conducen a la formación de estrellas ricas en carbono y oxígeno».

«En sistemas binarios formados con masas muy específicas, una enana blanca rica en carbono y oxígeno puede ser desgarrada por la fuerza de las ondas gravitacionales, vertiendo su material en la superficie de su compañera y dando como resultado la formación de estas estrellas«, manifestó en el estudio, el experto argentino.

El descubrimiento fue posible como parte de un programa de gran escala, a través del cuál los investigadores están monitoreando la vida de planetas pequeños, como estrellas calientes, en aras de entender el estadío final de la evolución estelar.

101310cookie-checkCientíficos descubrieron dos enanas blancas calientes que formaron una estrella cubierta con cenizas que queman helio

Deja un comentario