La disposición espacial casi esquiva de una estrella binaria no detuvo la atención de los astrónomos, los cuáles aseguran, será única para calibrar un detector de ondas gravitacionales que se lanzará en 2034.

Investigadores del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian (CfA), descubrieron un sistema binario de enanas blancas J2322 + 0509, que consta de núcleos de helio. Sin embargo, la luminosidad de tales estrellas es extremadamente baja. Según el sitio especializado Astrophysical Journal Letters, este es el primer sistema binario registrado de enanas blancas de helio que se tenga conocimiento.

Una enana blanca es la etapa final en el ciclo de vida de estrellas como nuestro Sol. Dichos objetos no son lo suficientemente grandes como para colapsar en una estrella de neutrones o un agujero negro. Cuando cesan las reacciones de fusión, el combustible de hidrógeno restante se quema en los procesos de compresión y expansión. La envoltura de gas de la estrella recibe impulso y es expulsada al espacio galáctico. Así es como se forman las nebulosas planetarias, detalla el estudio.

Según los expertos, lo que queda de la estrella después de expulsar la capa de gas depende de la masa inicial. La síntesis dentro del núcleo de las estrellas más ligeras se completa con la conversión de hidrógeno en helio. En estrellas más grandes, hasta 8-11 masas solares, en la etapa final, se forman elementos más pesados: carbono y oxígeno, neón y magnesio.

Las enanas blancas con núcleos de helio son prácticamente invisibles en el rango óptico de radiación. Los sistemas binarios de tales estrellas se pueden ver si los miras «desde un lado». Desde este ángulo, las estrellas de diferente intensidad se turnan para oscurecerse mientras giran alrededor de un centro común.

El sistema de enanas blancas J2322+0509 está orientado con respecto a la Tierra como si lo estuviéramos mirando “desde arriba” y vemos el centro de rotación y las órbitas de las estrellas, como en un dibujo plano. Para confirmar el hallazgo, los astrónomos utilizaron el método de espectrometría.

La disposición espacial casi esquiva de una estrella binaria no detuvo la atención de los astrónomos, los cuáles aseguran, será única para calibrar un detector de ondas gravitacionales que se lanzará en 2034.

El descubrimiento es importante en sí mismo, pero algo más lo hace único, resaltan los investigadores. La interacción de las estrellas en un sistema binario debe ir acompañada de ondas gravitacionales. Según los científicos, las ondas emitidas por el sistema descubierto en la dirección descrita son 2,5 veces más fuertes que en la dirección perpendicular.

En 2034, cuando se lance el detector de ondas gravitacionales LISA, los investigadores intentarán detectar ondas de un par de enanas blancas. Los datos al respecto servirán como calibración para una mayor detección de objetos similares en el futuro.

«Las teorías predicen que hay muchos sistemas estelares binarios con núcleos de helio. Nuestro hallazgo será la base para la búsqueda de estos modelos utilizando el detector LISA», dice el doctor en ciencias. Warren Brown, astrónomo de CfA y autor principal del estudio.

El período orbital del sistema encontrado es de 1201 segundos, o poco más de 20 minutos. Este es el tercer período más corto jamás encontrado en sistemas binarios. Los científicos consideran, que la órbita seguirá reduciéndose debido a las pérdidas de energía debido a la interacción gravitatoria.

Sin embargo, la comunidad astronómica puede estar tranquila, ya que el detector LISA se lanzará mucho antes de que las estrellas se fusionen en una enana blanca más masiva. Además, se asegura que la fusión no ocurrirá antes de 6-7 millones de años.

101500cookie-checkUna «pareja de estrellas» que durante muchos años se «escondió» de los científicos fue descubierta

Deja un comentario