Rafi Jabar, el hijo del gobernador de la provincia de Balkh (en Afganistán), que fue asesinado por los muyahidines, pasó los primeros años de su vida bajo bombardeos, luego terminó en un grupo de niños de su país que fue llevado a un internado en Volgogrado, en la Unión Soviética. En 2014, se fue como voluntario a la autoproclamada República Popular de Donestk, allí resultó herido y perdió ambas piernas. En una entrevista con sitio ruso Rusia Today, Jabar habló sobre la rutina de la guerra, la asistencia a Afganistán y también sobre por qué el colapso de la URSS se convirtió en una tragedia para él.

RT: ¿Cómo percibías la guerra cuando eras niño?

Rafi Jabar: «Comenzó seis meses después de mi nacimiento, por lo que no recuerdo tiempos de paz en Afganistán. Al mismo tiempo, todas las cosas terribles parecían tan ordinarias… Por ejemplo, en el patio de la escuela, donde fui desde los cuatro años, había un tanque destrozado y quemado en la esquina; a lo largo de los contornos era un T-34, y jugamos en él. Todos los pestillos aún no estaban oxidados, los tiramos y un día la escotilla estaba mal arreglada: se cayó y le rompió los dedos a mi hermano. Recuerdo cómo era valiente y trataba de no llorar».

«Desde que tengo memoria, cuando era niño, siempre había oído volar helicópteros. La escuela estaba a 2-2.5 km de casa, hasta que llegas no quieres estudiar más, nada. El camino pasaba por la guarnición, la artillería disparaba constantemente, volaba polvo, y llegamos a las lecciones cubiertos con este polvo».

No lejos de la mezquita en la ciudad donde vivíamos, hubo un acto terrorista, se formó un embudo de 40 metros, el agua corría constantemente hacia él, y nadamos.

RT: Cuente sobre su familia.

Rafi Jabar: “Mi padre estaba en la política. Fue miembro del Partido Democrático Popular de Afganistán. El Papa fue asesinado por muyahidines en 1980. Mi madre murió y la familia de mi tío me acogió. Tuvieron un hijo, otro hijo murió: recuerdo cómo todos estaban preocupados entonces. Mi tío comandaba una división en el momento de la muerte de mi padre. Todavía vive en Afganistán, un guerrero tan viejo».

«Desde 1984, los niños, en su mayoría huérfanos, han sido llevados de Afganistán a la Unión Soviética. Mi tío me dijo: “Nuestra gente se está ahogando en sangre, y la Unión es otro país mágico, hay gente maravillosa. Tu día no debe pasar de brazos cruzados, ¡aprende! Eres la esperanza de nuestro pueblo».

«Y tenía muchas ganas de intentarlo, de estudiar, incluso cuando imitaba a mi prima Jamila en la primera infancia, dibujaba algunos garabatos en cuadernos. Luego elogió mi letra, dijo que era buena. Esto es lo que me motivó por el resto de mi vida».

«En total, 1850 niños afganos fueron llevados a la URSS. Entré en uno de estos grupos en 1985 cuando tenía siete años. Entonces vivíamos en Gardez, había como 30 candidatos a exportar de nuestra ciudad, pero al final se metieron cinco. Todos los días durante un mes intentamos llegar al aeropuerto: dos camiones con hombres armados iban delante y detrás de nosotros, pero el vuelo se interrumpía constantemente. Luego escuché que la CIA y sus espías hicieron todo lo posible para evitar que los niños afganos ingresaran a la URSS».

«Sin embargo, logramos volar a Kabul. Pasamos 40 días en el orfanato «Vatan», pasamos el examen médico y luego volamos a la Unión».

RT: Terminaste en un internado en Volgogrado. ¿Qué recuerdas de esa época?

Rafi Jabar: “En nuestro internado había niños de todo Afganistán. Realmente hubo maestros maravillosos y excelentes condiciones de vida, probablemente fue la mejor escuela en la URSS, y no digo esto por una palabra roja. ¡Qué maestros competentes tuvimos, hermosas y amables enfermeras! ¡Y la mitad del internado simplemente estaba enamorado de un profesor de música o un bibliotecario! La preparación física también estuvo en su mejor momento: secciones de boxeo y judo, fútbol, ​​entrenamiento en el patio. La disciplina era estricta, pero se dirigía exclusivamente al beneficio».

«Los profesores pudieron transmitirnos que nuestra gente está en problemas. Y en general, su esencia de estar con nosotros se fundió en tal parábola: «Estoy protegido, no me tocarán después, pero cómo voy a vivir cuando mi gente se está ahogando». En este paradigma, crecimos en Volgogrado«.

RT: ¿Cómo fue para usted el período de la retirada de las tropas de Afganistán y el colapso de la URSS?

Rafi Jabar: “Estaba claro que los tiempos habían cambiado. Por ejemplo, aparecieron las películas «Intergirl», «Vultures on the Roads», «Accident», la hija de un policía. Fuimos a la última con toda la clase, pero resultó que esta película, como las otras que he enumerado, está plagada de suciedad».

«El libro «El archipiélago Gulag» apareció en el armario de la clase; fue desagradable para mí, no podía entender de dónde venía. No creía en los libros sobre las atrocidades de Stalin y otros desperdicios de papel. Sentí en mi corazón que solo el país que conocía realmente existía, y mi corazón no me engañó ni una sola vez».

«En cuanto al colapso de la Unión Soviética, fue una tragedia para mí, simplemente no podía creerlo».

RT: ¿Cómo se desarrolló más tu vida?

Rafi Jabar: «Quiero decir que tuve la suerte de graduarme de una escuela soviética. Era un nivel de conocimiento muy alto, y aunque había un triple en el certificado, ahora con el mismo triple nivel puedes ingresar fácilmente al instituto».

«Después de graduarme, me enviaron a la universidad para estudiar contabilidad. Pero no quería ser banquero en absoluto: me estaba preparando para convertirme en militar, como último recurso planeaba estudiar para ser silvicultor o veterinario. Me expulsaron de la universidad».

RT: En Rusia, vivías sin pasaporte y no recibiste la ciudadanía, lo que creó grandes dificultades. En 2014, te fuiste a Donetsk como milicia. Tres años en las trincheras, gravemente herido, perdiste las dos piernas… ¿Qué haces ahora?

Rafi Jabar: «Después de ser herido, permanecí en la Milicia Popular de la RPD, estoy en asignación en mi amado 11 ° regimiento, en el 2 ° batallón de rifles motorizados. Recibo un salario, no necesito nada al respecto, tengo amigos, compatriotas y un ejército».

«Pero hay quienes realmente quieren ayudar, y cuando vuelvo a repetir que no necesito nada, veo que la persona está molesta. Entonces, por ejemplo, me ofrezco a comprar trajes de camuflaje, cascos o chalecos antibalas para soldados, y de esa manera la gente me ayuda y yo ayudo a mis hermanos».

«Ahora no solo Donbass necesita ayuda, sino también Afganistán. Durante los últimos 20 años, el país ha estado en ruinas. Después de que los estadounidenses se fueron, los afganos recuperaron todas sus deudas, toda la infraestructura destruida. Hay muchos refugiados que viven en ciudades de tiendas de campaña y el invierno es helado. Por lo tanto, compramos 50 sacos de dormir; pensaremos en cómo transferirlos para que las personas no mueran de frío. En el futuro, quiero seguir recolectando y enviando ayuda allí».

102070cookie-checkLa URSS «fue mi hogar». Afgano que fue llevado a la Unión Soviética cuando niño dice que su colapso fu una tragedia para él

Deja un comentario