Dicha materia orgánica fue encontrada por investigadores estadounidenses dentro de un meteorito que cayó en la Tierra hace más de 30 años.

Según una publicación de Science Alert, utilizando espectrometría de masas, los científicos estudiaron la composición química del meteorito Acfer 08c caído en Argelia, hace más de 30 años, e identificaron el aminoácido glicina, que está asociado a elementos como el hierro y el litio. Así consta en la publicación de un grupo de científicos, liderados por el físico Malcolm McGeoh, registrada en el archivo de publicaciones electrónicas de artículos científicos arXiv.

Los resultados de la simulación mostraron que la glicina no era una molécula aislada, sino que formaba parte de una proteína llamada hemolitina. Aunque estructuralmente similar a las proteínas terrestres, contiene deuterio (un isótopo de hidrógeno). La proporción de deuterio e hidrógeno ordinario es típica de los cometas de período largo.

La proteína potencial podría haberse formado en el disco protoplanetario que rodea al Sol hace 4600 millones de años. Al mismo tiempo, los científicos creen que existe la posibilidad de una naturaleza no proteica de la hemolitina. En cualquier caso, pertenece a los polímeros, una amplia clase de moléculas. Estudios posteriores tendrán que confirmar las conclusiones de los expertos.

Como explica la astrónoma y química Chenoa Tremblay, del australiano Centro de Astronomía y Ciencias Espaciales (CSIRO), pruebas recientes en la Estación Espacial Internacional han demostrado que «las células proteicas pueden dividirse más fácilmente en el espacio debido a la reducción de la gravedad».

Al mismo tiempo, los científicos astronautas lograron reproducir compuestos de proteínas que son lo suficientemente estables como para enviarlos a la Tierra.

“Por lo tanto, estamos seguros de que las proteínas pueden existir en el espacio”. «Refiriéndonos a su origen extraterrestre, es posible que podamos probar que estructuras orgánicas similares se formaron en el sistema protosolar hace más de 4.600 millones de años», dice Tremblay.

En particular, un equipo de científicos necesita tomar espectros y ejecutar simulaciones para reproducir estructuras con los mismos espectros. Esto ayudará a determinar si el hallazgo es una proteína o un polímero. Los mismos métodos se pueden aplicar en el análisis de otros meteoritos, donde se encuentran estructuras similares.

111800cookie-checkCientíficos han descubierto lo que consideran como la primera proteína extraterrestre proveniente del espacio en un meteorito

Deja un comentario