Según se explica, tan pronto como el ambiente vuelve a humedecerse, las células de los tardígrados se llenan de agua nuevamente y las proteínas se disuelven.

Según los resultados de un estudio científico publicado en la revista PLOS Biology, se da cuenta de como los científicos han descifrado el ADN de dos especies de tardígrados, las cuáles son criaturas invertebradas que poseen dos genes relacionados directamente con su capacidad de recuperación luego de haber sido expuestos a una excesiva desecación.

Conocidos como «osos de agua«, su apariencia diminuta contrasta con su poderosa sobrenatura para ser extraordinariamente resistentes a fenómenos como la alta radiación, el frío extremo, la deshidratación extrema y hasta el vacío del espacio, destacan los investigadores a partir del análisis genético de sus organismos.

Con una longitud de tán solo un milímetro, los tardígrados se consideran las criaturas más resistentes de nuestro planeta. Los especialistas creen los mismos pueden sobrevivir a casi cualquier catástrofe natural o condiciones extremas que pueda ocurrir en la Tierra.

De hecho, los tardígrados se ubican a menudo en lugares propensos a la desecación, como por ejemplo, estanques y pantanos. Para los estudiosos del tema, es evidente que el cuerpo de estas criaturas diminutas ha aprendido a lo largo del tiempo a hacer frente a la deshidratación y revivir nuevamente con la llegada del medio ambiente acuático.

Los científicos consideran que el secreto de la vitalidad de los tardígrados radica en su propia genética, determinando que un ambiente seco activa el trabajo de genes que producen proteínas que suplen la falta de agua en las células.

Según se explica, tan pronto como el ambiente vuelve a humedecerse, las células de los tardígrados se llenan de agua nuevamente y las proteínas se disuelven.

Para los expertos, llegar a comprender los mecanismos detrás de la resistencia innata de estas criaturas invertebradas a las condiciones extremas de la Tierra también podría beneficiar a los seres humanos, ya que, aseguran, las vacunas vivas se pueden transportar a largas distancias sin preocuparse por la condición indispensable de almacenamiento en el refrigerador.

Mark Blaxter, coautor del estudio y profesor de la Universidad de Edimburgo, destacó en el estudio que los tardígrados, «con sus increíbles habilidades, podrían ofrecernos nuevos conocimientos sobre problemas del mundo real, como el transporte de vacunas».

Al mismo tiempo, los investigadores al parecer, han logrado descifrando el código de ADN de estas resistentes criaturas, dar solución a una disputa de mucho tiempo en ralación a si los tardígrados están relacionados con insectos, arañas y sus parientes, o gusanos redondos.

En tal sentido, los científicos explican que dada su apariencia inusual, con ocho patas espinosas y garras, se parece más a insectos que a gusanos, pero ponen de relieve, al mismo tiempo, que el análisis genético sugiere lo contrario. «Los genes homeóticos son responsables del desarrollo de la cabeza y la cola en el embrión, así como de la disposición de las extremidades», señala el estudio.

En esencia, la mayoría de los animales tienen diez genes homeóticos, pero los tardígrados solo tienen cinco, y la mayoría de los gusanos redondos carecen de los mismos cinco. Es poco probable que esto sea solo una coincidencia, por lo que es posible que los tardígrados estén aún más cerca de los gusanos, estiman los investigadores.

Los tardígrados son un tipo separado, es decir, un grupo que une a varios animales, que, sin embargo, tienen rasgos comunes característicos) de animales invertebrados. Ejemplos de otros tipos son los artrópodos, que incluyen insectos, arañas, crustáceos y otros. O los cordados, que incluyen mamíferos, aves, peces y criaturas marinas exóticas como los tunicados (se estudian en un curso de biología escolar).

«Fue una verdadera sorpresa, no esperábamos esto». «Estos pequeños y lindos animales me han fascinado durante 20 años. Es genial que ahora tengamos sus genomas reales y podamos comenzar a estudiarlos», destacó el profesor Blaxter, en el texto..

Todos los tardígrados, por ejemplo, tienen cuatro pares de patas. Esto no significa que cualquier criatura con ocho patas sea un tardígrado. Las arañas también tienen cuatro pares de patas, pero son artrópodos, no tardígrados. Y no se parecen en nada.

Pero, en general, los tardígrados no son un grupo tan diverso como, por ejemplo, los artrópodos. Todos ellos son más parecidos entre sí que, por ejemplo, alguna mariposa y una garrapata de perro.

A principios de junio, la NASA entregó otro cargamento a la Estación Espacial Internacional para experimentos científicos. Entre otras cosas, esta vez también había organismos vivos: calamares y tardígrados.

Calamares: para estudiar cómo interactúa su cuerpo con bacterias simbióticas en vuelos espaciales y comprender cómo se puede aplicar este conocimiento a los humanos. Y los tardígrados, por ser un grupo de animales pequeños, casi invisibles a simple vista, que son conocidos por su capacidad para soportar condiciones ambientales extremas.

El nombre «tardígrado» proviene del explorador italiano Lazzaro Spallanzani. Hizo muchos descubrimientos importantes en biología, aunque a menudo se le recuerda por una cosa: demostró la imposibilidad de la generación espontánea de organismos microscópicos.

135410cookie-checkEstas criaturas sin esqueleto óseo son las más resistentes de la Tierra a fenómenos como la alta radiación y la deshidratación extrema

Deja un comentario