El rapero fue condenado a 9 meses y un día de prisión por los delitos de «enaltecimiento del terrorismo» e «injurias a la Corona».

El cantante de rap y activista político español, Pablo Hasel, se encerró en el edificio del rectorado de la Universidad de Lleida en Cataluña, España, para evitar que la Policía le detenga para llevarle a la cárcel, junto a varios miembros de la plataforma «Llibertat Pablo Hasel» que reclama del régimen español su libertad.

Hace 3 días se cumplió el plazo establecido por la Audiencia Nacional que el cantante ingresara voluntariamente en prisión, debido a una condena dictada en septiembre de 2018 y ratificada el pasado mes de junio de 2020 por el Tribunal Supremo de España en su contra, de 9 meses y un día de privación de libertad por los delitos de «enaltecimiento al terrorismo» e «injurias a la Corona» española, así como a las instituciones del Estado, por el contenido incluido en varias publicaciones suyas en la red social Twiter y sus canciones.

«Estoy encerrado junto a bastantes solidarios en la Universidad de Lleida, tendrán que reventarla para detenerme y encarcelarme», publicó Hazel este lunes en Twitter alentando a cualquier defensor de su causa si «quiere echar una mano» y pasar por la ubicación de su autoencierro.

Previamente, el rapero español había anunciado su negativa a acceder a lo establecido por la Audiencia Nacional con respecto a su condena, indicando que de haber acudido por su propia voluntad habría reconocido alguna validez en esa «injusta condena».

«Sería una humillación indigna acudir por mi propio pie ante una sentencia tan injusta», escribió al respecto. «Tendrán que venir a secuestrarme», remarcó Pablo Hazel.

La acusación por el delito de injurias contra la Corona está fundamentada en la letra de una de sus canciones rap «Juan Carlos el Bobón», mediante la cuál califica al rey emérito español como un «capo mafioso», acusándole de gastarse el dinero público de los españoles «en juergas y putas». 

36580cookie-checkPablo Hazel se parapeta ante el régimen monárquico español

Deja un comentario