Durante la recien celebrada cumbre de los países miembros del G7, que tuvo lugar en Londres, los líderes de las potencias occidentales manifestaron su acuerdo en que urge un enfoque unificado contra China.

Este domingo, los líderes del Grupo de los Siete (G7), las economías más importantes en el hemisfério occidental, al concluir la reunión emitieron una declaración donde manifestaron su acuerdo sobre lo que consideran una necesidad de «contrarrestar» y a la misma vez «competir» con la República Popular China, ya que el creciente desarrollo militar y tecnológico de ésta representa un desafio en la salvaguarda de la democracia a nivel global.

Los jefes de estado y de gobierno de los países integrantes del G7 se reunido en persona durante tres días en el condado londinennse de Cornualles en el Reino Unido para abordar en conjunto desafíos globales, problemas internacionales y «prioridades compartidas de política exterior como China y Rusia».

En palabras de Jake Sullivan, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, el encuentro de los líderes de las potencias occidentales reflejó según él, «un avance significativo como nunca antes en el seno del G7», evidenciándose «una creciente convergencia que no existía hace unos años» en relación a dibujar una política en conjunto con respecto a China.

«Existe una visión amplia de que China representa un desafío significativo para las democracias del mundo», señaló el funcionario estadounidense, argumentando al mismo tiempo, que, las palabras como contrarrestar y competir «salieron de la boca de todos los líderes en la sala, no solo de Joe Biden», como parte de la intención de mantener una agenda común respecto al gigante asiático.

Según resalta en la declaración del Grupo, emitida a los medios de comunicación, temas sensibles para China, como los derechos humanos y la cuestión referente a Taiwán y Hong Kong, estuvieron plasmados en el texto, subrayando sobre «la importancia de la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán».

«Promoveremos nuestros valores, incluso pidiendo a China que respete los derechos humanos y las libertades fundamentales, especialmente en relación con Xinjiang y esos derechos, libertades y alto grado de autonomía para Hong Kong consagrados en la Declaración Conjunta Sino-Británica», destaca el documento subscrito por los líderes del G7.

«Seguimos seriamente preocupados por la situación en los mares de la China Oriental y Meridional y nos oponemos firmemente a cualquier intento unilateral de cambiar el ‘status quo’ y aumentar las tensiones», enfatiza la declaración.

Previo a la celebración de la cumbre del G7, el presidente de EEUU, Joe Biden, manifestó a la prensa su intenció de presionar a sus aliados del Grupo en aras de que denuncien públicamente a China por sus supuestas prácticas de trabajo forzoso en la provincia de Xinjian, remarcandom al mismo tiempo, que los líderes de los países «más ricos del mundo» deben presentar un frente más unificado para competir económicamente contra China.

Entre tanto, como reacción a la declaración adoptada por el G7, un portavoz de la embajada china en Londres declaró que «el formato (del G7) está desactualizado». «Los días en que las decisiones globales eran dictadas por un pequeño grupo de países han quedado atrás», indicó el funcionario chino, señalando al mismo tiempo, que en su país: «Siempre creemos que los países, grandes o pequeños, fuertes o débiles, pobres o ricos, son iguales, y que los asuntos mundiales deben ser tratados mediante consultas por todos los países», puntualizó.

Por otra parte, los líderes del G7 reiteraron en su declaración su «marcado» interés por edificar unas relaciones más «estables y predecibles» con Rusia, instándole al mismo tiempo, a «dejar a un lado su comportamiento desestabilizador», y su «injerencia» en los sistemas democráticos de otros países en el área. «Reiteramos nuestro interés en unas relaciones estables y predecibles con Rusia, y seguiremos cooperando donde haya áreas de interés mutuo», indica el documento de los Siete.

55570cookie-checkChina, la nueva «amenaza roja» que Occidente busca poner freno

Deja un comentario