Recientemente, desde la la Isla taiwanesa, las autoridades de ese país (considerado por el gigante asiático como una «provincia rebelde»), declararon estar listos para enfrentar militarmente a China con el apoyo de potencias occidentales como Australia y Estados Unidos.

Según informó el diario estatal chino Global Times, este lunes 4 de octubre, el Ejército Popular de Liberación de la República Popular China desplegó alrededor de 56 aviones de guerra, incluidos unos30 cazas polivalentes J-16, 12 bombarderos H-6 y dos aviones de combate Su-30 hacia la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán, ampliando en un solo día su capacidad de maniobra militar en esa área del Asia-Pacífico.

Los aviones chinos sobrevolaron un rango entre la isla de Taiwán y las islas Dongsha, en el mar de la China Meridional, destacan los datos ofrecidos por las autoridades de Defensa de la isla taiwanesa. La semana anterior, China habría enviado un grupo de 38 aviones a la región el pasado viernes y otro núnero de 39 aeronaves el sábado 3 de octubre, como parte de los ejercicios militares que el ejército chino realiza en la zona.

En declaraciones a la prensa, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China enfatizó que Taiwán es parte de la China continental, asegurando que su país hará todo lo que esté en sus manos para preservar la integridad territorial de la nación, en respuesta a un comunicado del Departamento de Estado de EEUU mediante el cuál se expresó la «preocupación» de las autoridades estadounidenses por la actividad militar china cerca la isla.

Analistas consideran, que una de las razones principales del aumento en el despliegue del número de las aeronaves del Ejército Popular de Liberación de China en la región, puede estar relacionado con las maniobras conjuntas que fueron celebradas recientemente por fuerzas militares de EEUU, el Reino Unido, Japón, los Países Bajos, Canadá y Nueva Zelanda en la zona.

En opinión de un experto militar anónimo, «los ejercicios militares de China muestran que este país tiene el control total sobre la región y envía una poderosa advertencia a los secesionistas y sus simpatizantes extranjeros», relató a Global Times, y agregó, que «más aviones y barcos serán desplegados en el átrea para unos ejercicios militares con el fin de garantizar, en caso de ser necesario, la soberanía nacional e integridad territorial dae la China continental», sostuvo.

Como reacción, la presidenta de Taiwan,Tsai Ing-wen señaló en un artículo publicado este martes en la revista Foreign Affairs sobre las consecuencias que desencadenaría la incapacidad de defender la isla de la «amenaza china», las cuáles calificó como «catastróficas» para la paz en la región.

«Taiwán se compromete completamente a colaborar con sus vecinos en aras de evitar un conflicto militar en los mares de la China Oriental y de la China Meridional, y en el estrecho de Taiwán en particular», señaló la funcionaria taiwanesa en su texto, y argumentó además, que «un fracaso para defender a Taiwán no solo será catastrófico para los taiwaneses; revocaría la arquitectura de seguridad que ha permitido la paz y el desarrollo económico extraordinario en la región durante siete décadas», manifestó.

Tán solo un día antes, el ministro taiwanés de Relaciones Exteriores, Joseph Wu, aseguró en una entrevista con la cadena de noticias estadounidense ABC, que su país está preparado para la guerra militar con la República Popular China, enfatizando al mismo tiempo, que países como Australia deben intensificar el intercambio y la cooperación en materia de inteligencia y seguridad. 

«La defensa de Taiwán está en nuestras propias manos y estamos absolutamente comprometidos con eso?. «Si China va a lanzar un ataque contra Taiwán, creo que ellos también sufrirán tremendamente», agregó. «Nos gustaría participar en intercambios de seguridad o inteligencia con otros socios de ideas afines, incluida Australia (país que no ha reconocido oficialmente su independencia), para que Taiwán esté mejor preparada para hacer frente a la situación de guerra», declaró el funcionario taiwanés.

Al mismo tiempo, Wu mostró al medio su satisfacción por la creación de la alianza militar AUKUS por parte de Estados Unidos, Australia y Reino Unido y la celebración de la cumbre del Quad, un foro informal estadounidensede y sus aliados en el área del Indo-Pacífico.

«Nos complace ver que los socios de Taiwán de ideas afines, EE.UU., Reino Unido y Australia, están trabajando más estrechamente entre sí para adquirir material de guerra más avanzado para que podamos defender el Indo-Pacífico», indicó el representante de Exteriores de Taiwán.

68970cookie-checkChina desplegó al menos 56 aviones de combate y 12 bombarderos cerca de Taiwán

Deja un comentario