Así quedó reflejado en el debate sostenido este jueves, en el III Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba celebrado en La Habana, y que contó con la presencia de su primer secretario, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel.

El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, durante sus intervenciones en el III Pleno del Comité Central del PCC, efectuado el jueves y viernes, desde el Palacio de las Convenciones, en La Habana, significó que en el perfeccionamiento de la enseñanza y la divulgación del ‘Marxismo-Leninismo y de la Historia, en particular la cubana, se asienta la fortaleza que garantizará el futuro de la Revolución y el socialismo en su país.

«Más que todo, se trata de que sea un paso definitivo para incorporar, de la manera más natural, el método científico que nos aporta el Marxismo desde el materialismo histórico, desde el materialismo dialéctico, desde la economía política a lo cotidiano, a nuestro país, a la vida cotidiana, al análisis cotidiano que desde la Revolución tenemos que hacer de todos los procesos que estamos enfrentando en lo político, en lo económico y en lo social», destacó el presidente de Cuba ante sus colegionarios del Partido.

El dirigente partidista hizo un llamado, para que esta oportunidad de debate sobre el papel importante que tiene para la sociedad cubana fortalecer los métodos de enseñanza y de divulfación del marxismo-leninismo, de acuerdo a los momentos actuales, no sea solo un momento más de discución, sino de poner en práctica las decisiones, destacó el diario oficial cubano, Granma.

«El perfeccionamiento de la enseñanza, conocimiento y divulgación de nuestra historia, así como del Marxismo-Leninismo, constituye una prioridad para enfrentar los desafíos de la guerra cultural que se nos hace desde los centros de poder hegemónico del capitalismo transnacional», subrayó por su parte, Jorge Luis Broche, quien funge como miembro del Secretariado y jefe del Departamento de Atención al Sector Social del Comité Central.

El político señaló, sobre la importancia de fomentar el legado ideológico dejado por el líder de la revolcuión cubana, Fidel Castro, asegurando, que los cubanos deben hacer interpretaciones muy propias del Marximo-Leninismo.

«Si renunciamos al Marxismo estaremos como sin visión en medio de la construcción del socialismo; y que si no logramos que los jóvenes aprendan la historia, la sientan, la dominen, sepan encontrar respuestas a los problemas que estamos viviendo, no vamos a lograr la defensa del país ni de su Revolución», parafraseó Broche a Díaz-Canel, al hacer uso de la palabra.

«La enseñanza de la Historia y del marxismo-leninismo en Cuba debe superar realidades como lo son, los procedimientos didácticos esquemáticos, reiterativos, temas envejecidos, una divulgación histórica que muchas veces es poco atractiva, y una política editorial que debe ser mejorada», reflejó el dirigente partidista, agregando, sobre la importancia de asegurar los claustros de profesores, así como, aprovechar las potencialidades que ofrecen las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en la sociedad.

‘Solo la solidez ideológica puede asegurar la supervivencia de la Revolución, y eso depende en gran medida del conocimiento que tengamos de la doctrina que defendemos», afirmó Broche.

 En tal sentido, Walter Baluja García, viceministro primero de Educación Superior en Cuba, sostuvo en el encuentro que «conocer los preceptos del Marxismo es tan importante como saber Matemáticas, como saber leer o escribir», puntualizó el dirigente comunista, y argumentó, que: «Estamos hablando de aprender y de comprender la historia y de apropiarnos del Marxismo-Leninismo. Esta comprensión es la que realmente nos va a llevar a nuestra gente a comprender la realidad y a transformarla», dijo.

«Hay que salirse de las aulas, hacer ciencia en los lugares, llegar a los medios de comunicación; tenemos que abordar los problemas históricos y las soluciones a las que vamos a llegar», acotó el viceministro primero de Educación Superior.

«Tenemos que transformar muchas cosas, debemos ser más proactivos, más inteligentes, hasta los temas que pueden parecer más espinosos pueden ser tratados por nosotros, no tiene que venir el enemigo a contarnos. ¿Para qué sirve la Historia?. Es la mejor manera de garantizar nuestro futuro», comentó por su parte, el historiador cubano Elier Ramírez Cañedo, subdirector del Centro Fidel Castro Ruz.

«El socialismo es hasta hoy, la única vía al desarrollo con justicia social», manifestó Díaz-Canel.

Durante el acto de clausura del III Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, celebrado este viernes, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, pronunció un discurso en el que remarcó, que Estados Unidos es ese adversario ideológico, que «no acepta la soberanía y odia nuestro sistema social. Somos demasiado libres para lo que ellos consideran su patio trasero, y demasiado atrevidos por elegir el camino del socialismo».

«Otros lo han emprendido antes y nos han dejado lecciones, positivas o negativas, que no podemos ignorar, pero siempre atemperándolas a lo que singulariza nuestra experiencia concreta: historia, tradiciones, identidad y, por supuesto, el carácter y la cercanía de un adversario poderoso que lleva siglos al acecho», expresó Díaz-Canel.

Ante sus colegas del Partido, el primer secretario del Comité Central declaró, que este es «el momento de felicitarnos», argumentando que, «no es para menos», ya que «las actuales generaciones de revolucionarios, se están probando en la pelea. La historia de Cuba está preñada de episodios de resistencia insuperables, pero ninguno de nosotros, desde las actuales responsabilidades, habíamos vivido años tan plagados de desafíos y amenazas. Vencerlos, es una proeza», dijo Canel.

«Hay la puesta en marcha de un plan desestabilizador del enemigo que aún no ha cesado, en un mundo crecientemente complejizado y asimétrico, donde Cuba no se rinde, empeñada en probar que sí es posible un modelo diferente de sociedad, donde el hombre no sea depredador, sino un elemento de concordia, equilibro y sostenibilidad», sostuvo el mandatario del país caribeño.

Díaz-Canel reflexionó, acerca de que el «intento» cubano de construir el socialismo «no ha sido perfecto», llamando la atención al mismo tiempo, que «sería injusto obviar en cualquier análisis el bloqueo enemigo que nos ha negado la sal y el agua», aseguró el presidente de Cuba.

A su vez, el dirigente comunista aseveró, que «la experiencia política acumulada es la de un Partido que nació de la unidad de todas las fuerzas patrióticas y no de la fractura y la pelea por el poder. Tenemos un solo Partido, pero con un programa propositivo y claro de lo que quiere la mayoría de su pueblo, al que se consultan las grandes decisiones políticas, económicas y sociales. Más que Partido somos un Unido, por la coherencia en propósitos y fines», enfatizó el líder cubano.

82540cookie-checkCuba delega en la enseñanza y divulgación del marxismo-leninismo la supervivencia de la Revolución y el socialismo

Deja un comentario