Teniendo en cuenta que iba a unos 72.400 kilómetros por hora, los expertos estiman que el cuerpo celeste tenía cerca de un metro de diámetro y una masa cercana a media tonelada.

Datos publicados por la NASA Meteor Watch, a través de su cuenta en Facebook, dan cuenta de la ocurrencia de una explosión en el condado de Washington, en Pensilvania (EEUU) el 1 de enero pasado, por un meteorito que generó una onda expansiva equivalente a 30 toneladas de dinamita.

Teniendo en cuenta que iba a unos 72.400 kilómetros por hora, los expertos estiman que el cuerpo celeste tenía cerca de un metro de diámetro y una masa cercana a media tonelada.

«Una estación infrasonido cercana registró la onda de explosión del meteoro al romperse; los datos permitieron una estimación de la energía en 30 toneladas de TNT. Si hacemos una suposición razonable en cuanto a la velocidad del meteoro (45.000 millas por hora), podemos aparcar el tamaño del objeto en aproximadamente un metro de diámetro, con una masa cercana a media tonelada», detalla la publicación.

Alrededor de las 11:20 (hora local), el satélite geoestacionario ambiental operacional GOES-R detectó lo que parece ser una «fuerte señal de meteorito», adjudicándole el origen del poderoso estruendo, explicando al mismo tiempo, que debido a las condiciones nubladas del área en el momento del impacto, la dimensión real del meteorito no pudo ser identificada.

«Si no hubiera estado nublado, la bola de fuego habría sido fácilmente visible a la luz del día», dice la nota, agregando, que sehún las estimaciones, el meteorito tenía un brillo 100 veces más fuerte que el que genera la luna llena.

Una estación de infrasonido cercana al lugar de la deflagración registró la onda expansiva del meteoro al desintegrarse, indicó ese departamento de la NASA.

Científico estadounidense trabaja en un proyecto para hacer habitable la vida humana en Marte.

Durante una entrevista con The New York Times publicada el pasado domingo, Jim Green, ex jefe científico jubilado de la Agencia Espacial Nacional de EEUU (NASA), aseguró que con un escudo magnético gigante se podría proteger la atmósfera de planetas como Marte o Venus, permitiéndole a los seres humanos explorar sus superficies sin la necesidad de trajes espaciales.

Según declaró el experto, actualmente está trabajando en un proyecto de terraformación en Marte, destinado a crear condiciones aptas para los humanos, con la temperatura y atmósfera adecuadas y agua líquida. «Hay varios escenarios sobre cómo hacer el escudo magnético. Estoy intentando sacar un artículo en el que llevo trabajando unos dos años», señaló Green, argumentando al mismo tiempo, que su trabajo «no va a ser bien recibido, porque a la comunidad planetaria no le gusta la idea de terraformar nada», dijo. 

«Sí situamos un gigantesco escudo magnético entre el planeta (Marte) y el Sol, impediría que éste despojara su atmósfera, permitiendo al planeta atrapar más calor y calentar su clima para hacerlo habitable», «Marte va a empezar a terraformarse a sí mismo», aseveró Green. 

El científico estadounidense agregó, que «cuando este escudo es colocado entre el planeta y el Sol, el dióxido de carbono sobre el casquete polar se sublimaría, volviendo a la atmósfera y potenciando el efecto invernadero. Esto también liberaría el agua oculta bajo la superficie, permitiendo que una séptima parte del antiguo océano regrese«, explicó a su interlocutor.

Además, Green estimó que con la puesta en práctica de su estudio, «las personas podrían tener mayor flexibilidad y movilidad si pudieran estar en Marte sin trajes espaciales», e «iniciar el proceso de cultivo de las plantas en los suelos«, manifestó el especialista. 

Green dijo, que actualmente se está trabajando en la terraformación de Marte, pero el mismo principio también podría aplicarse para hacer habitable a otro planeta como Venus. 

863568cookie-checkUn meteorito que generó una onda expansiva equivalente a 30 toneladas de dinamita impactó en Estados Unidos

Deja un comentario