Aunque la velocidad hipersónica es una de las prioridades de EEUU, los cierto es que Washington ahora está buscando formas de reducir el costo de crear tales armas, aseguró alta funcionaria del Pentágono.

La jefa adjunta del Pentágono, Heidi Shue, declaró el viernes en una reunión en línea con el grupo de observadores militares de Washington (Defense Writers Group), que Estados Unidos no tiene planeado cerrar la brecha con Rusia y China en el desarrollo de armas hipersónicas, argumentando, que «en este caso no estamos hablando de la complejidad de crear este tipo de armas, sino de la conveniencia de participar en la carrera por desarrollarlas», dijo.

“No estamos interesados en competir con China o Rusia. La carrera hipersónica quierde decir que cuando tienes 1000 misiles, entonces necesito 1000 misiles. Este es un enfoque perdedor”, enfatizó Shu. Además, indicó que, aunque la velocidad hipersónica es una de las prioridades de EEUU, los cierto es que Washington ahora está buscando formas de reducir el costo de crear tales armas.

«En este momento se están tomando varias medidas para reducir el costo de crear armas hipersónicas. En particular, una de las empresas que participa en el programa hipersónico desarrollará métodos tecnológicos que reducirán el costo de creación de prototipos», manifestó Shu.

También estamos considerando varias tecnologías… en el campo de las centrales eléctricas, materiales, varias tecnologías básicas que pueden ayudar a reducir el costo”, agregó, al mismo tiempo, que se negó durante el encuentro, a revelar información sobre si Estados Unidos está desarrollando sistemas para interceptar misiles hipersónicos. “Lamentablemente, todo esto pertenece a la esfera clasificada”, remarcó la funcionaria.

En noviembre de 2021, fuentes del Pentágono informaron a los medios de comunicación que la Agencia de Defensa de Misiles estadounidense había consultado a las compañías Raytheon, Northrop Grumman y Lockheed Martin para desarrollar un sistema de defensa nacional con capacidad para interceptar misiles hipersónicos, ante la amenaza que suponden países delanteros en esta área, como Rusia, China, y presumiblemente Corea del Norte, la cuál recientemente ha efectuado varias pruebas de lanzamiento de estos misiles que ha catalogado de «exitosos».

Es por ello, que el organismo militar norteamericano ha dado luz verde a la firma de varios contratos valorados en unos 60 millones de dólares, para que, entre oitras cosas, esas compañías estadounidenses desarrollen un interceptor de unidad flotante hipersónico, que sería guiado por un grupo de satélites y alcanzaría un objetivo en la atmósfera al acercarse al lugar del ataque. Sin embargo, todavía no han aparecieron datos significativos sobre el progreso del proyecto.

Según los expertos, el Pentágono prefiere no hablar de tales desarrollos, ya que no puede demostrar un éxito significativo, y aseguran, que los estadounidenses necesitarán al menos otros cinco años para acercarse al nivel hipersónico de Rusia y China.

Una valoración realizada por analistas del sitio web The National Interest, afirma que, a pesar de todos los esfuerzos e inyecciones financieras hechas por Washington en este orden, hasta ahora solo han aparecido fallos en el desarrollo de esta área, a pesar de que, por primera vez Estados Unidos se encontró en posición de ponerse al día en el campo del hipersonido, mientras que Rusia y China ya han avanzado mucho en ese ámbito de la defensa.

“Por primera vez desde el comienzo de la Guerra Fría, Estados Unidos se está quedando atrás de sus competidores internacionales en una carrera tecnológica, Las armas hipersónicas son una de las seis nuevas tecnologías que el Pentágono cree que pueden determinar el resultado de futuros conflictos. Pero mientras los competidores de Estados Unidos continúan desplegando nuevos misiles hipersónicos, los esfuerzos de Estados Unidos continúan fracasando”, destaca la publicación.

En febrero del año pasado, el Pentágono anunció la creación de una estrategia integral para acelerar el desarrollo y despliegue de misiles hipersónicos, así como medios de protección contra esas armas. A principios de 2020, el departamento planeó desplegar sistemas hipersónicos ofensivos para lanzar ataques desde el mar, el aire y la tierra contra objetivos bien protegidos y especialmente importantes frente a la presión del tiempo, por el avance de China y de Rusia en esa área.

Sin embargo, analistas creen que Estados Unidos tardará al menos otros cinco años en adoptar misiles hipersónicos. En marzo último, la Cámara de Cuentas estadounidense(GAO), presentó un informe sobre el hipersonido, que señalaba que Estados Unidos no tenía suficientemente desarrolladas una serie de tecnologías necesarias para crear ese tipo de armas. En consecuencia, el documento señaló que los proyectos sobre sistemas hipersónicos de EEUU se pueden implementar con retraso.

En particular, en el texto se señaló que, como parte del programa para el desarrollo del misil de crucero hipersónico aerobalístico ‘AGM-183A ARRW‘, las cuatro pruebas de vuelo planificadas estaban retrasadas, e incluso teniendo en cuenta la etapa preparatoria prolongada, el cohete aún no muestra los mejores resultados.

En diciembre de 2021, el general de brigada Heath Collins, jefe del programa de armas de la Fuerza Aérea de EEUU, informó a los medios que las pruebas del AGM-183A ARRW nuevamente resultaron fallidas. Según él, ello ocurrió por razones desconocidas, ya que el cohete no se separó del bombardero estratégico B-52H Stratofortress, desde el cuál, se suponía que debía lanzarse.

Durante la primera prueba en abril de 2021, el misil tampoco pudo desacoplarse del bombardero. Un segundo intento de lanzar el cohete el 28 de julio no tuvo éxito: el motor del cohete no arrancó después de que se separó de la aeronave.

Recientemente, en el marco del foro de la ‘Semana de la Energía de Rusia’, celebrado el 13 de octubre pasado, el presidente ruso Vladimri Putin, manifestó que el sistema hipersónico ruso ya vuela a velocidades superiores a Mach 20, resaltando, que «estos no son solo hipersónicos, son misiles intercontinentales», y enfatizó, que los mismos «ya están en servicio de combate en Rusia”.

«Rusia ya tiene en alerta las armas hipersónicas», dijo Putin, y aseguró, que «la Federación Rusa, al tener tales armas, no abusa de ellas y no amenaza a nadie», argumentando que su país se vió obligado a participar en desarrollos relevantes de este tipo de tecnología por la retirada de los Estados Unidos del Tratado de Misiles Antibalísticos.

90160cookie-checkEstados Unidos necesitará otros 5 años para acercarse al nivel de Rusia y de China en armas hipersónicas, dicen expertos

Deja un comentario