Los expertos creen que cualquier fragmento de meteorito podría tardar hasta 10 años en descubrirse, una vez iniciada la búsqueda de sus restos.

El hecho, que se produjo el pasado 23 de julio en el país nórdico, todavía resuena en el subconciente de la gente que observó como un gran meteorito explotó en el cielo sobre el sur de Noruega, asi lo informó la agencia de noticias británica Reuters.

Según la fuente, el destello fue tan fuerte que a pesar de la noche, durante varios segundos los alrededores se iluminaron con una luz brillante. Datos disponibles indican, que la velocidad de caída del cuerpo celeste alcanzó los 72,000 km por hora. El evento tuvo lugar alrededor de la 1 a.m hora local, en la noche del domingo 25 de julio.

Reportes de prensa aseguran, que el meteoro despertó asombrados a los habitantes de la capital de Noruega, con el sonido de una gran explosión, mientras muchos de ellos dormían. Varias imágenes describen al objeto como una bola de fuego gigante que atravesó de forma súbita el cielo sobre sus cabezas. 

La Norwegian Meteor Network (NMN), monitoreó la actividad del meteorito mediante el video de la trayectoria e identificó su lugar de aterrizaje en algún lugar del bosque de Finnemarka, a 60 kilómetros de Oslo.

El meteorito viajó a una velocidad de hasta 72,000 km por hora e iluminó el cielo de cinco a seis segundos, según el NMN. La onda de choque del meteoro también provocó una fuerte ráfaga de viento, dijo el grupo.

Los expertos creen que cualquier fragmento de meteorito podría tardar hasta 10 años en descubrirse, una vez iniciada la búsqueda de sus restos. Además, estiman que el cuerpo celeste se desvió hacia la Tierra cuando golpeó el cinturón de asteroides de nuestro sistema solar mientras viajaba entre Marte y Júpiter.

En 2021, diversos países dieron cuenta de este tipo de experiencia que se ha venido observando de una manera más asidua durante los últimos años. Diversos expertos han lanzado alarmas sobre este tipo de fenómenos, y hacen un llamado a las autoridades competentes para adoptar planes de acción que prevengan los efectos de un posible impacto directo de los asteroides contra nuestro planeta y las consecuencias para todas las formas de vida en él.

Con anteriorida, l 20 de marzo de ese mismo año, sismólogos registraron la caída de un meteorito en el oriente de Cuba. El objeto espacial cayó cerca de la ciudad de Moa en la provincia cubana de Holguín. Testigos presenciales vieron luces rojas y blancas seguidas de dos explosiones. Según las personas, no sintieron golpes y explosiones.

Los científicos han negado el impacto de la caída del meteorito ucraniano en la muerte de los dinosaurios.

Un meteorito que cayó en el territorio de la Ucrania moderna hace unos 65 millones de años no provocó la extinción de los dinosaurios, como se pensaba anteriormente, informan científicos de los Estados Unidos. Nuevas estimaciones de su edad muestran que el cráter Boltyshsky dejado por la caída apareció más de medio millón de años después que Chikshulub, con el que se asocia la extinción masiva.

Hace 66 millones de años comenzó la gran extinción masiva que llevó a la extinción de los dinosaurios no aviares y muchos otros animales. Según el punto de vista predominante en la actualidad, la causa de la extinción fue la caída de un asteroide de unos 10 km de diámetro en la zona de la actual Península de Yucatán en México.

A partir del impacto se formó un cráter de 180 km de diámetro y hasta 20 km de profundidad, una enorme cantidad de polvo, dióxido de carbono y compuestos de azufre se elevó al aire. El impacto desencadenó un tsunami y una onda de choque de alta temperatura que pasó sobre la superficie de la Tierra provocó incendios forestales en todo el mundo. Las emisiones de hollín y monóxido de carbono han provocado un cambio climático similar al invierno nuclear. La temperatura del aire bajó, el crecimiento de las plantas se desaceleró, el fitoplancton desapareció.

Anteriormente, se creía que la caída de este asteroide fue precedida por otra, en el territorio de la Ucrania moderna. Allí, el meteorito dejó un cráter más pequeño, de unos 24 km de diámetro. Las estimaciones de la edad del cráter Boltyshsky en la región de Kirovograd oscilaron entre 55 y 170 millones de años, según la última versión, era solo 2-5 mil años «más joven» que el cráter Chikshulub de Yucatán. Esto apoyó la hipótesis de que la causa de la muerte de los dinosaurios fue la repetida caída de meteoritos a la Tierra.

Sin embargo, un equipo de investigadores dirigido por especialistas de la Universidad de Glasgow dudó de la exactitud de la datación y decidió realizar la suya propia. Esbozaron los detalles en un artículo en la revista Science Advances.

Los científicos seleccionaron cuatro muestras de rocas del cráter Boltyshsky, formadas durante el impacto y más tarde, cuando se formaron sedimentos en el cráter. Para determinar su edad, utilizaron la datación por radioisótopos. Este método se basa en determinar qué proporción de un isótopo radiactivo en particular se ha desintegrado con el tiempo. En este caso, los autores del trabajo estudiaron la descomposición del potasio en argón; hoy en día, este es uno de los métodos más precisos, señalan.

«Gracias a los esfuerzos de los investigadores de todo el mundo, la datación argón-argón se ha vuelto cada vez más precisa en los últimos años», dijo la autora del estudio, la Dra. Annemarie Pickersgill. “Esto nos brinda la oportunidad de estudiar los detalles de eventos como la aparición del cráter Boltysh y determinar exactamente cuándo ocurrieron con mucha mayor precisión.

El nuevo análisis muestra que el cráter Boltyshsky en realidad se formó hace unos 65,39 millones de años”. Esto significa que el cráter en Ucrania apareció no 2-5 mil años antes que Chikshulub, sino 650 mil años después.

«Estos resultados nos permiten determinar con mayor precisión dónde debería estar la formación del cráter Boltyshsky en la cronología de los eventos que ocurrieron en la Tierra en el período posterior a la extinción masiva, y comprender mejor nuestra historia geológica», concluye Pickersgill.

Aunque el cráter Boltyshsky no está asociado con la extinción de los dinosaurios, su aparición es una parte importante de la historia del planeta, enfatizan los investigadores.

“Estamos tratando de documentar un evento importante que esencialmente dio forma a la biosfera y cambió la evolución de la vida en la Tierra”, dice el geólogo Philip Kleis, que no participó en el estudio. “Tendremos que entender cada detalle asociado con este período. ¿Es importante documentar un evento como la formación del cráter Boltysh? Indudablemente».

Pero el cráter Boltyshsky resultó estar conectado en el tiempo con la formación de las escaleras Deccan, formaciones volcánicas en el oeste y en la parte central de la India. Durante este período, la temperatura en el océano aumentó. Por lo general, un meteorito tan pequeño no puede causar un evento hidrotermal, pero en el contexto de la actividad volcánica, el impacto podría tener consecuencias significativas.

Sin embargo, no todos los científicos están de acuerdo con esta versión. Aunque la edad del cráter y ciertos cambios geológicos son cronológicamente cercanos, esto todavía no dice nada, dice Sonia Tiku, geofísica de la Universidad de Stanford.

«Es sólo una coincidencia interesante», dice ella. «No estoy seguro de que estén conectados».

El asteroide era demasiado pequeño para causar tales cambios globales, señala. Sin embargo, el nuevo estudio inspira un estudio más profundo de tales eventos.

99082cookie-checkEnorme meteorito a 72.000 km por hora convirtió la noche en día al impactar sobre Noruega

Deja un comentario