Se explica, que por caóticas que parezcan, «las fusiones como estas tienen más que ver con la creación que con la destrucción.

«La masa de polvo y los brillantes remolinos de estrellas en esta imagen son la fusión de galaxias distantes IC 2431, que se encuentra a 681 millones de años luz de la Tierra en la constelación de Cáncer», se indica en un reporte de la Agencia Nacional Espacial Americana (NASA), al explicar la fusión entre tres galaxias muy distantes a nuestro planeta, por medio de un movimiento en espiral en el espacio.

Según se detalla en la publicación, el Telescopio Espacial Hubble, un proyecto conjunto entre la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) «ha capturado lo que parece ser una fusión de triple galaxia en curso, así como una tumultuosa mezcla de formación de estrellas y distorsiones de marea causadas por las interacciones gravitatorias de este trío galáctico».

También se especifica, que una espesa nube de polvo oscurece el centro de esta imagen, aunque la luz de una galaxia de fondo atraviesa sus extremos exteriores. Esta imagen es de una serie de observaciones del Hubble que investigan extrañas y maravillosas galaxias encontradas por el proyecto de ciencia ciudadana Galaxy Zoo, señala el proyecto conjunto estadounidense y europeo.

«Usando la poderosa cámara avanzada para sondeos del Hubble, los astrónomos observaron más de cerca algunas de las galaxias más inusuales que identificaron los voluntarios», indica el texto, detallando, que el proyecto Galaxy Zoo original fue el censo de galaxias más grande jamás realizado y se basó en el tiempo de crowdsourcing (colaboración colectiva) de más de 100,000 voluntarios para clasificar 900,000 galaxias no examinadas.

«El proyecto logró lo que habrían sido años de trabajo para un astrónomo profesional en solo 175 días y ha dado lugar a un flujo constante de proyectos astronómicos de ciencia ciudadana similares. Los proyectos posteriores de Galaxy Zoo han incluido los estudios más grandes jamás realizados sobre fusiones de galaxias y galaxias enanas de marea, así como el descubrimiento de tipos completamente nuevos de galaxias formadoras de estrellas compactas», resalta la publicación.

«Este choque cósmico se conoce como fusión de triple galaxia, cuando tres galaxias se acercan lentamente y se separan entre sí con sus fuerzas gravitatorias en competencia. Fusiones como estas son comunes en todo el universo, y todas las galaxias grandes, incluida la nuestra, la Vía Láctea, deben su tamaño a fusiones violentas como esta», se explicó por su parte, en el porta Live Science, al cubrir la nota.

También se explica, que por caóticas que parezcan, «las fusiones como estas tienen más que ver con la creación que con la destrucción. A medida que el gas de las tres galaxias vecinas choca y se condensa, un vasto mar de material del que emergerán nuevas estrellas se ensambla en el centro de la galaxia recién unificada», asegura el texto.

«Mientras tanto, las estrellas existentes sobrevivirán al choque en su mayoría ilesas; mientras que el tira y afloja gravitacional entre las tres galaxias deformará las trayectorias orbitales de muchas estrellas existentes, existe tanto espacio entre esas estrellas que es probable que relativamente pocas de ellas colisionen», informó Live Science con anterioridad.

El estudio de las fusiones galácticas puede ayudar a los astrónomos a comprender mejor el pasado y el futuro de la Vía Láctea. Se cree que la Vía Láctea ha engullido más de una docena de galaxias en los últimos 12 mil millones de años, incluso durante la fusión de salchichas de Gaia, excepcionalmente nombrada por los científicos.

Mientras tanto, nuestra galaxia parece estar en camino de combinarse con la cercana galaxia de Andrómeda dentro de unos 4.500 millones de años. La fusión alterará totalmente el cielo nocturno sobre la Tierra, pero probablemente dejará ileso al sistema solar, según asegura la NASA.

103312cookie-checkA unos 681 millones de años luz de la Tierra tres galaxias colisionan y provocan una escena caótica al fusionarse entre sí

Deja un comentario