El cráter, de 40 kilómetros (25 millas) de ancho está enterrado media milla debajo del sótano rocoso de la bahía de Chesapeake, el estuario de 320 kilómetros (200 millas) de largo que une Virginia y Maryland en la costa este de Norteamérica.

Un asteroide que viajaba a casi 231.000 km/h (144.000 mph) se estrelló contra el Océano Atlántico, cerca de la ciudad actual de Cape Charles en Virginia, EEUU, hace unos 35 millones de años. A pesar de que el cuerpo celeste se evaporó instantáneamente, su impacto desencadenó un gigantesco tsunami que arrojó un monzón de rocas rotas y vidrio fundido que abarcó cientos de millas y formó el cráter más grande de los Estados Unidos, la estructura de impacto de la Bahía de Chesapeake.

El meteorito de la bahía de Chesapeake arrojó a su vez, fragmentos de vidrio fundido, conocidos como «tektitas», sobre la tierra y el agua circundantes durante cientos de kilómetros en todas direcciones.

Esta lluvia de escombros meteóricos formó lo que los científicos llaman el campo salpicado de tectita de América del Norte, escribieron los autores del estudio, que se extiende desde Texas hasta Massachusetts y Barbados, cubriendo aproximadamente 4 millones de millas cuadradas (10 millones de kilómetros cuadrados) de terreno.

El cráter, de 40 kilómetros (25 millas) de ancho está enterrado media milla debajo del sótano rocoso de la bahía de Chesapeake, el estuario de 320 kilómetros (200 millas) de largo que une Virginia y Maryland en la costa este de Norteamérica.

A pesar de ello, los científicos están empeñados en reconstruir la misteriosa historia de ese sitio desde que fue descubierto por primera vez, durante un proyecto de perforación en 1990. Por medio de un estudio reciente de núcleos de sedimentos oceánicos tomados a casi 250 millas (400 km) al noreste del lugar del impacto, los investigadores encontraron rastros de desechos radiactivos que datan del momento del impacto, lo que proporciona nueva evidencia de la edad y el poder destructivo del impacto.

Mediante el estudio de fragmentos de roca meteórica enterrados en lo profundo de este amplio campo de restos del impacto, los científicos pueden recopilar pistas sobre las características clave del asteroide, incluida su edad.

En un estudio, publicado en la revista Meteoritics and Planetary Science, investigadores de la Universidad Estatal de Arizona identificaron 21 fragmentos microscópicos de circón, una piedra preciosa duradera que puede sobrevivir bajo tierra durante miles de millones de años.

Estos circones se alojaron en un núcleo de sedimentos extraído de aproximadamente 2150 pies (655 metros) por debajo del Océano Atlántico. El circón no solo se encuentra comúnmente en las tectitas, sino que también es un mineral de elección para la datación radiométrica, gracias a algunos de sus componentes elementales radiactivos.

Los investigadores utilizaron una técnica de datación llamada datación de uranio-torio-helio, que analiza cómo los isótopos radiactivos, o versiones, de uranio y torio se descomponen en helio. Al comparar las proporciones de isótopos específicos de helio, torio y uranio en cada muestra de mineral, los investigadores calcularon aproximadamente cuánto tiempo hace que los cristales de circón se solidificaron y comenzaron a descomponerse.

Como resultado, la investigación arrojó el descubrimiento de 21 cristales que variaban ampliamente en edad, desde aproximadamente 33 millones hasta 300 millones de años. Las dos muestras más jóvenes, que tenían una edad promedio de alrededor de 35 millones de años, encajan con las estimaciones de estudios anteriores para el momento del impacto en la bahía de Chesapeake.

Un examen más detallado mostró que los circones también tenían una apariencia turbia y una superficie deformada, dos signos de que los minerales fueron expulsados por el aire y el agua por un gran impacto. El equipo concluyó que estos dos cristales jóvenes formaban parte del camino de destrucción del impacto de Chesapeake, lo que confirma que el impacto ocurrió hace unos 35 millones de años.

Además, los investigadores comentaron en el estudio, que la datación con uranio-torio-helio es un método viable para restringir la edad de los eventos de impacto antiguos, lo que brinda a los científicos una nueva herramienta para revelar el pasado largo y violento de nuestro planeta Tierra.

116920cookie-checkAsteroide gigante a 231.000 kilómetros por hora impactó a EEUU y dejó un rastro de destrucción en el este del país

Deja un comentario