De 60 toneladas actualmente, el meteorito se compone principalmente de hierro (82,34 %), níquel (16,44 %) y cobalto (0,78 %).

Namibia cuenta con una de las vistas inusuales, se trata del meteorito Goba., el meteorito más grande del mundo en forma de bloque rectangular de 2,9 × 2,9 × 0,7 m y que pesa unas 60 toneladas.

En realidad, nadie ha pesado nunca este bloque, pero según los resultados de los análisis químicos, se sabe que el meteorito se compone principalmente de hierro (82,34 %), níquel (16,44 %) y cobalto (0,78 %).

Esto hizo posible calcular su masa ya en 1921, poco después de su descubrimiento. De acuerdo con la clasificación de meteoritos, Goba pertenece a los meteoritos de hierro de la clase IVB (ataxitas, ver Ataxita), que se caracterizan por un alto contenido de níquel y la ausencia de figuras de Widmanstätten (ver foto del día de Meteoritic Array).

En el momento del descubrimiento, estaba rodeado por una capa de «esquisto ferroso»: óxidos e hidróxidos de hierro, formados como resultado de la destrucción del meteorito, que luego se eliminaron durante las excavaciones. Dado este material, resulta que en el momento de la caída, Goba pesaba aún más, alrededor de 88 toneladas.

Una característica curiosa de Goba es la ausencia de cualquier cráter. El modelado por computadora de su caída muestra que lo más probable es que Goba «aterrizó» en un ligero ángulo (alrededor de 5 °) y dejó un cráter de 20 m de diámetro y 5 m de profundidad, que luego desapareció debido a la erosión.

Con base en análisis de rocas debajo del meteorito, los científicos han establecido que la caída ocurrió hace 80.000 años.

Goba fue descubierto en 1920 por Jacobus Hermanus Brits, que vivía en la granja Goba West. Según su relato (registrado en 1954), en invierno salía de cacería y se sentaba a descansar sobre una extraña piedra, que se diferenciaba por su color negro de la caliza circundante.

Al rascarlo con un cuchillo, Brits notó la extraña raya metálica que había dejado la hoja. Más tarde, volvió a la piedra y, con un cincel, rompió un fragmento, que envió para su examen a la South West African Company (Compañía de África del Sur Oeste), donde los geólogos lo identificaron como una sustancia meteorítica.

Al mismo tiempo, se realizaron los primeros análisis químicos, que mostraron la presencia de un 81,29% de hierro y un 17,49% de níquel. En ese momento, el meteorito aún no había sido excavado, como en la foto principal, y se suponía que se adentró varios metros, por lo que su masa se estimó inicialmente en 87 toneladas.

123970cookie-checkUn bloque rectangular de 80 tonaledas al momento de su caída resulta ser el meteorito más grande en impactar la Tierra

Deja un comentario