El nautilus es un cefalópodo que se encuentra en los océanos Índico y Pacífico cerca de los arrecifes de coral.

El nautilus es un cefalópodo que se encuentra en los océanos Índico y Pacífico cerca de los arrecifes de coral. Tienen hasta 90 tentáculos alrededor de su caparazón que los ayudan a atrapar presas y moverse mediante el uso de propulsión a chorro, donde expulsan agua a través de un sifón.

Este pequeño, pero a su vez escalofriante animal prehistórico dominó los antiguos mares del planeta Tierra hace 500 millones de años, y sobrevivieron a esa Quinta Gran Extinción que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años.

Incluso sobrevivieron a la Cuarta Extinción (Pérmica) que acabó con el 90 por ciento de las especies del mundo, hace 252 millones de años. Sin embargo, los investigadores estiman que el reto vital para esta especia se encuentra en la actualidad, ya que la Sexta Gran Extinción, se está desarrollando en este momento, como consecuencia de la codicia humana.

La capacidad de Nautilus, usando el sistema hidráulico en el corazón del caparazón, para hundirse en profundidades oceánicas de varios cientos de pies y poner huevos allí, hizo que estas criaturas marinas fueran inmunes a todo el caos que estaba ocurriendo en la superficie en extinciones anteriores. Podrían ralentizar su metabolismo y simplemente hibernar a través de lo que sea que sucediera en la superficie terrestre.

El nautilus era un molusco que prosperó cuando los continentes aún se estaban formando. Originalmente, había 10,000 especies diferentes; hoy, solo unas pocas sobreviven al paso del tiempo.

Hay varias especies diferentes de estos cefalópodos. Actualmente se piensa que hay seis especies diferentes, pero algunos científicos sostienen que solo hay tres especies, con algunas subespecies. También se han encontrado muchos fósiles que apuntan a varias especies extintas. Cada especie tiene un tamaño, forma de concha, coloración y área de distribución ligeramente diferentes.

Estas criaturas prefieren temperaturas de agua más frías, por lo que generalmente se encuentran en partes más profundas del océano. Sin embargo, en algunas áreas más frías, ocasionalmente pueden ser vistos por buzos en aguas menos profundas.

Estudios revelan que los nautilos con cámaras cazan peces, cangrejos y langostas mediante el uso de quimiosensores en sus 90 (!) tentáculos retráctiles sin ventosas para captar los olores de los alimentos. Estos cefalópodos no son exigentes con lo que comen y, a menudo, consumen todo lo que pueden encontrar. Los peces muertos y las conchas de los crustáceos que han mudado son a menudo una comida conveniente.

Estos moluscos usan su boca en forma de pico para abrir caparazones duros y un tubo interno (el hiponomo) para regular la cantidad de agua y aire en su caparazón, dominando el arte de la flotabilidad, una capacidad que inspiró a los creadores del submarino también conocido como Nautilus.

Con casi todo su cuerpo encerrado en un caparazón grande y curvo, estos cefalópodos no parecen estar diseñados para nadar. Sin embargo, un sistema relativamente simple les permite moverse libremente. Cuando quiere moverse, suelta el agua rápidamente por el mismo tubo. Esto impulsa al animal hacia adelante. Estas criaturas también retienen o liberan agua de su caparazón si quieren hundirse o elevarse en el océano.

El animal se considera una especie altamente vulnerable debido a sus bajas tasas reproductivas, lento crecimiento y madurez tardía. Con hermosas conchas que vienen en una variedad de colores y patrones que los hacen ser elegantes nadadores, fascinantes y distintivos, el nautilus corre el riesgo de ser sobreexplotado.

Hoy en día, el nautilus ya no puede hacer frente a los pescadores que los atraen a las redes con carnada en las aguas de Filipinas, la Gran Barrera de Coral de Australia, Fiji y Samoa. Así que ahora están al borde de la extinción, y mientras que anteriormente, los pescadores solían atrapar cientos de ellos al día, ahora solo capturan uno o dos.

Para los expertos del tema, los calamares y los pulpos son algunas de las criaturas marinas más inteligentes. Durante muchos años se creyó que los nautiluses no eran tan inteligentes como sus parientes cercanos, debido a sus pequeños cerebros. Sin embargo, estas criaturas con caparazón muestran una capacidad para aprender y recordar que supera a muchos otros invertebrados marinos.

138040cookie-checkCon 500 millones de años este escalofriante animal prehistórico todavía sigue habitando los mares del planeta

Deja un comentario