«En el otoño, las hembras ponen huevos en los ríos de la bahía de Chesapeake y luego migran mar adentro», comentó Noelle Mathies, una bióloga marina que se especializa en la investigación del esturión.

En la ciudad estadounidense de Virginia Beach, Virginia, un raro pez prehistórico con un hocico largo y placas óseas apareció en la costa. El esturión de nariz larga fue notado por personas que caminaban a lo largo de la costa del océano.

Filmaron al pez de 1,5 metros con sus teléfonos mientras su cadáver en descomposición era arrastrado de vuelta al agua por las olas. El esturión de hocico largo se considera un fósil viviente. Estos peces aparecieron hace más de 120 millones de años y coexistieron con los dinosaurios. Pueden vivir hasta 60 años.

El esturión adulto del Atlántico que llegó a la playa medía unos 5 pies de largo. Sus cinco filas de placas óseas, llamadas escudos, permanecían casi intactas, pero su cabeza estaba casi separada. Según los expertos, este pez prehistórico puede crecer hasta 14 pies de largo.

«En el otoño, las hembras ponen huevos en los ríos de la bahía de Chesapeake y luego migran mar adentro», comentó Noelle Mathies, una bióloga marina que se especializa en la investigación del esturión. “Es raro conseguir uno nuevo”, agregó.

Su boca funciona como una aspiradora aspirando almejas y otros moluscos, crustáceos, gusanos e insectos, según indica el Programa de la Bahía de Chesapeake, un grupo de restauración local.

Para el dr. Matthew Balazik, quien dirige el Equipo de Restauración de Esturión de Virginia en el Centro Rice Rivers de VCU, sabía exactamente de que criatura se trataba, ya que anteriormente, obtuvo varios informes de este mismo esturión varado en la playa.

«Es típico encontrar esturiones muertos en esta época del año, y ha recibido informes de múltiples cadáveres en los últimos días», señaló el investigador a medios locales.

“Desafortunadamente, esto es común, ya que encontramos docenas cada año y es probable que haya un montón que nunca se informe”. «La causa de la muerte es probablemente la colisión con botes», dice Balazik. Explicó que esto se debe a que una gran cantidad de esturiones que desovan en otoño están abandonando los ríos para regresar al océano.

“Cuantos más peces tengas en movimiento, es más probable que algunos sean cortados en pedazos… Es probable que los peces sean arrastrados hacia las hélices”, argumentó el científico estadounidense.

Según Balazik, ha habido una gran cantidad de informes en el área de Ocean View de Norfolk, pero la razón no está clara. «Puede ser que el área tenga mucha gente alrededor, por lo que los cadáveres se ven y se informan, o una alta proporción de peces muertos en esta área; es difícil saberlo con certeza con los datos que tenemos», dijo a la prensa.

El Equipo de Esturión del Centro Rice Rivers le pide a cualquier persona que se encuentre con un cadáver de esturión que lo informe. “Como todos los años, cuando la temperatura del agua alcanza los 18 °C en el bajo James, la mayoría de los esturiones adultos de otoño se han ido. Desafortunadamente, aquí es cuando muchos adultos mueren a causa de las hélices de los barcos», escribe el equipo en una publicación.

«Este año parece no ser diferente, ya que muchos de ustedes informan sobre esturiones muertos y brindan excelentes fotografías e información sobre la ubicación. No es algo agradable de hacer, pero realmente apreciamos todos sus esfuerzos”, se añade en el texto.

Desde principios del siglo XIX, comenzaron a capturarse masivamente en aras del delicioso caviar. La especie se encuentra ahora en peligro de extinción. Este es un pez grande, su longitud puede alcanzar los 2,5-3,5 metros y su peso es de 160 kilogramos. Hay referencias a la captura de peces gigantes de 270 kilogramos y hasta de 365 kilogramos.

Otras amenazas para el esturión incluyen choques con embarcaciones y enredos en artes de pesca, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Pesca de EEUU.

Todos los depredadores prehistóricos marinos desvanecieron ante el reptil más grande jamás conocido.

Cuatro enormes aletas, una cola corta y comprimida lateralmente, así como una cabeza muy grande y estrecha con dientes enormes (de unos 30 cm de largo) convirtieron al Liopleurodon en el gobernante indiscutible de todos los mares y océanos de la vida prehistórica en nuestro planeta.

El reptil más grande que jamás haya vivido en el agua fue un Liopleurodon. Todos los demás depredadores prehistóricos marinos simplemente se desvanecieron ante él. Todavía hay debate científico sobre el verdadero tamaño de esta criatura gigante cuya existencia cayó entre el Jurásico Medio y el Jurásico Superior en los mares que cubrían Europa.

La evidencia encontrada por los científicos nos hace creer que los depredadores prehistóricos realmente existieron. Los científicos creen que éste era un depredador carnívoro, capaz de matar y comer todo tipo de criaturas marinas. Probablemente tenía un buen sentido del olfato y podía escanear el agua con sus fosas nasales para determinar la ubicación de cierto olor.

No era un dinosaurio, aunque coexistió con muchos dinosaurios. El primer fósil de Liopleurodon fue descubierto y nombrado en 1873 a partir de solo tres dientes encontrados en Francia. Cada diente se encontró en un lugar diferente, y a cada uno se le asignó su propia especie, aunque solo dos especies (L. ferox y L. pachydeirus) son válidas en la actualidad. Se han encontrado fósiles del género en toda Europa occidental.

Esta criatura prehistórica se representa con frecuencia con dientes que sobresalen en la parte delantera de la boca, de donde deriva su nombre que significa «dientes de lados lisos». Las representaciones artísticas a veces enfatizan el enorme tamaño de Liopleurodon, con diversas interpretaciones en cuanto a la longitud de su cuello.

Inicialmente se creía que alcanzaba longitudes máximas de 23,25 metros (44,234 pies), las marcas de dientes fosilizados que se creía que provenían del Liopleurodon en ese momento sugirieron que podría alcanzar tamaños de 25 metros (82 pies), más que muchas ballenas modernas. En verdad, el género probablemente tenía cerca de solo 20 pies de largo y tenía un cuello muy corto para un plesiosaurio.

Con un cráneo y mandíbulas que ocupaban una quinta parte de la longitud total del animal, tenía una poderosa mordida. Los dientes de veinte centímetros enterrados profundamente en las mandíbulas refuerzan aún más esta idea.

El Liopleurodon tenía una disposición de extremidades típica de pliosaurio y, aunque no es tan eficiente como un diseño ictio, esta disposición de cuatro aletas proporciona una excelente aceleración.

Las fosas nasales son muy interesantes porque la disposición sugiere un sentido del olfato direccional. Esto permitiría a Liopleurodon encontrar a su presa mientras aún está fuera del alcance visual, tal vez incluso sintiendo la sangre de muertes recientes de otros depredadores como los tiburones pueden hacer hoy.

Las estimaciones de tamaño de Liopleurodon han estado cambiando durante todo el tiempo que sabemos que existe. Una cosa que está clara es que nunca fue el gigante de veinticinco metros que se mostró en la serie documental de la BBC Walking with Dinosaurs.

El ejemplar más completo (perteneciente a la especie L.ferox) se estimó en seiscientos treinta y nueve centímetros de largo, con un cráneo de ciento veintiséis centímetros de largo. El análisis de todos los especímenes sugiere que el Liopleurodon adulto oscilaría entre cinco y siete metros de largo.

Las estimaciones actuales ubican a Liopleurodon en un tamaño mucho más pequeño de 7,6 metros (25 pies, sin embargo, los más grandes medían un poco más de 10 metros. Fue un depredador ápice durante el Jurásico medio y tardío.

Sin embargo, un cráneo de pliosaurio de poco más de un metro y medio de largo fue atribuido a Liopleurodon en 2013 en un estudio de Benson et al. Siguiendo el principio de que el cráneo de un pliosaurio ocupa aproximadamente una quinta parte del cuerpo total, entonces este individuo Liopleurodon puede haber medido un poco más de siete metros y medio de largo.

143441cookie-checkEnorme pez prehistórico de más de 120 millones de años fue descubierto frente a la costa del Océano Atlántico

Deja un comentario