El buque, que tiene la capacidad para portar varios misiles hipersónicos, se encuentra actualmente en un proceso de actualización y prevé convertirse en la embarcación de guerra más grande y potente del mundo, con excepción de los portaviones.

El crucero de propulsión nuclear Admiral Najímov, uno de los 4 buques de guerra pertenecientes al proyecto soviético 1144.2 Orlán, se convertirá en 2022 en la embarcación de superficie más potente del mundo, una vez concluya el proceso de actualización al que está siendo sometido y sea entregado a la Armada de Rusia, destacó al medio de prensa ruso TASS, el director general de la Oficina de Diseño del Norte (SPKB), Andréi Diachkov.

Según reflejó el especialista, el «alto potencial de modernización incorporado en estos barcos durante el diseño, permitió equipar al Admiral Najímov con las armas más modernas, lo que lo convierte en el buque de guerra de superficie más poderoso del mundo».

El plan de modernización de la nave, tiene previsto que en 2022 abandone los astilleros Sevmash, ubicados en la ciudad septentrional rusa de Severodvinsk, luego de varios años de trabajos que dieron comienzo en 1999, para actualizar todo su sistema operacional, lo cuál le dará la capacidad para convertirse en el buque insignia de la Flota del Norte de Rusia, que es catalogada como la más importante de las cuatro flotas conque cuenta ese país.

El Gobierno ruso, aprobó en 2013 el plan para la financiació de la actualización total de esa nave soviética, mediante el cuál se propuso reemplazar el 70 % de sus equipamiento y máquinarias.

Con una planta propulsora de dos reactores atómicos, el crucero Najímov tiene una capacidad para desplazar 24.300 toneladas en desplazamiento estándar, y un máximo de 26.190 toneladas, además, al medir unos 251 metros de eslora y 28,5 metros de manga, lo convierte en el buque de guerra más grande del mundo, con excepción de los portaviones.

El plan de actualización contempló también, la sustitución de las armas principales de la nave, compuesto por su sistema de misiles Granit, por una enorme batería de 80 lanzaderas universales con capacidad para usar diferentes tipos de proyectiles, entre ellos, los misiles Oniks o Kalibr, y contará de igual forma con un enorme arsenal de 300 misiles que integrará a misiles de crucero hipersónicos superficie-superficie Tsirkón, de velocidades superiores a Mach 8.

Por otra parte, la nave será operada por una tripulación de 727 personas y alcanzará una velocidad de 32 nudos. Con una autonomía de 60 días, provisto de la cantidad de víveres y agua para transportar, la embarcación también dispondrá de sistemas de defensa antiaérea navales Fort-M, así como de sistemas antisubmarinos Paket-NK y Otvet.

El plan de modernización de los buques del proyecto soviético 1144.2 Orlán, tiene concebido la actualización de otro barco de esta clase en servicio, el Piotr Veliki, cuyas labores comenzarán cuando terminen los trabajos del Admiral Najímov, para el cuál, se piensa dotar con sistemas de defensa antiaérea S-400 Triumf, y dispositivos radioelectrónicos más modernos.

Piotr Veliki y Admiral Najímov, quedarán como los dos únicos buques de este proyecto en servicio activo en la Armada rusa, ya que previamente, en agosto del 2012, el responsable del Departamento de Encargos Estatales de la Corporación de Construcción Naval de Rusia, indicó que los otros dos cruceros del proyecto Orlán, el Admiral Lázarev y el Admiral Ushakov, serán dados de baja, argumentando que «son barcos completamente amortizados. Ushakov ya tiene 31 años y su modernización costaría más que la construcción de dos nuevos destructores», asegruró el funcionario en su momento.

49140cookie-checkRusia rescata y pondrá en servicio activo en 2022 el crucero soviético de propulsión nuclear Admiral Najímov

Deja un comentario