La vocera de Exteriores ruso, aseguró que lo que busca Washington en la Isla caribeña es fomentar una ‘revolución de color’ con el objetivo de alcanzar un cambio de régimen, e instó al gobierno norteamericano a no interferir en los asuntos internos de Cuba.

Durante una rueda de prensa celebrada el jueves, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zajárova, aseguró que el objetivo de Washington es buscar poner de manifesto una revolución de color en Cuba, luego de que el pasado domingo 11 de julio se produjeran varias protestas de opositores al gobierno de Miguel Díaz-Canel en algunas localidades del país caribeño.

«Hacemos un llamado a Washington para que adopte finalmente una posición objetiva, para deshacerse de la hipocresía y las agendas ocultas en la política, y dejar que los cubanos, su gobierno y su pueblo, se ocupen ellos mismos de la situación y determinen su destino», enfatizó Zajárova a los medios de comunicación.

«La lógica es simple aquí. Ha sido probada en numerosas ocasiones por Washington en diversas situaciones, pero todo es un mismo modo de operación: instigar revoluciones de color contra regímenes indeseables. Al principio, se introducen sanciones contra ellos y problemas artificiales se crean o imponen desde el exterior, lo que complica la situación social y económica. Sobre esta base, se provocan tensiones y se agita el sentimiento antigubernamental. Cuando se alcanza una masa crítica, toda la culpa recae en el gobierno nacional. Etiquetas están anclados en él, su actividad está desacreditada y, por lo tanto, la situación se acerca a un colapso», explicó la diplomática rusa.

Según indicó Zajárova, «ha habido intentos de utilizar el mismo esquema en Cuba. A pesar de todas las medidas para apoyar la economía del país y brindar asistencia a los ciudadanos, tomadas por las autoridades centrales cubanas, Washington los culpa de la crisis actual. Alegan que La Habana se niega aceptar la ayuda estadounidense, no está dispuesto a participar en los mecanismos internacionales de distribución de vacunas y está llevando a cabo una política antipopular en general”, detalló.

En ese sentido, la representante de la diplomacia rusa, puntualizó que «las declaraciones de Estados Unidos en las que se atribuye al gobierno cubano la culpa de la situación en Cuba levantan las cejas (en señal de asombro)». «Quedamos desconcertados por las declaraciones oficiales de Estados Unidos sobre la situación en Cuba en relación con los últimos acontecimientos. Con sorprendente descaro, Estados Unidos retrata los acontecimientos en Cuba a todos los niveles, incluido el anuncio oficial realizado en la sesión informativa del Departamento de Estado en julio. 13, como consecuencia de los errores del gobierno (de Cuba)», afirmó Zajárova.

La vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia señaló además, que «el cinismo especial de Washington se reduce a que durante toda la historia de la Cuba revolucionaria, deliberadamente mantuvo una estrategia de asfixiar al país caribeño, discriminar a su pueblo y destruir la economía».

«La discriminación de Washington sigue activa, y es aún más severa durante la pandemia global, que requiere reconciliación y esfuerzos unidos. Estados Unidos está hablando de necesidades humanitarias; sin embargo, están aumentando las tensiones y la confrontación siguiendo sus propios intereses estrechos y egoístas», acotó la funcionaria del gobierno ruso.

«Moscú pide a Washington que no interfiera en los asuntos internos de Cuba y que levante el bloqueo del país debido a la difícil situación en la isla», declaró María Zajárova. «Hacemos un llamado a Washington para que adopte finalmente una posición objetiva, que se deshaga de la hipocresía y las agendas ocultas en la política, y deje que los cubanos, su gobierno y su pueblo, se ocupen ellos mismos de la situación y determinen su destino. Sólo hay Una cosa se requiere de Estados Unidos y sus partidarios: no interferir en los asuntos de un estado soberano «, dijo.

«Y si Washington realmente está preocupado por la situación humanitaria en Cuba y quiere ayudar a los cubanos habituales, deben empezar por ellos mismos, levantando el bloqueo, al que se opuso desde el principio toda la comunidad mundial», concluyó la diplomática rusa.

Según remarcó Zajárova, «los estadounidenses están pasando por alto sus propios actos subversivos y objetivos coyunturales. Sin hacer ningún paralelismo, nos gustaría recordar a nuestros colegas estadounidenses sobre los acontecimientos recientes en su propia vida política interna. ¿Dónde estaba su preocupación por los valores humanitarios, la pluralidad política y las libertades democráticas, cuando los participantes del ‘asalto al Capitolio’, el 6 de enero pasado,, acusados de terrorismo interno por tener diferentes valores políticos, que ahora enfrentan responsabilidad penal, fueron detenidos en todo el país?», expresó.

«Las acciones de Washington con respecto a Cuba representan otra jugada política, un ejemplo de la bien establecida política estadounidense de doble rasero con un uso selectivo de las normas legales, y con una interpretación sesgada y diferencial de las mismas de hechos similares», concluyó Zajárova.

59410cookie-checkRusia califica a Estados Unidos de «cínico» en relación a su política hacia Cuba

Deja un comentario