Según afirmó el presidente chino, Xi Jinping, «la prosperidad común es la prosperidad de todo el pueblo. Es la vida tanto material como espiritual de las personas. No es la prosperidad de unos pocos», ello a pesar de que si bien 800 millones de chinos han salido de la pobreza, todavía hay 600 millones viviendo con 150 dólares al mes.

La República Popular China ha llegado a un grado de desarrollo tán amplio de su economía, que en 2021 puede considerarse al gigante asiático con el mayor número de multimillonarios si lo comparamos por ejemplo con Estados Unidos, un país que mantiene actualmente la hemonía económica mundial, pero cuya posición económica se tambalea ante el empuje de otras potencias, que en el caso de China ha articulado de manera inteligente el poder del capital en torno a su idesa de la construcción de un socialismo con «propias características».

Según afirmó el preisdente chino, Xi Jinping, «la prosperidad común es la prosperidad de todo el pueblo. Es la vida tanto material como espiritual de las personas. No es la prosperidad de unos pocos», ello a pesar de que si bien 800 millones de chinos han salido de la pobreza, todavía hay 600 millones viviendo con 150 dólares al mes. El año pasado había 1.058 multimillonarios viviendo en China, frente a los 696 de Estados Unidos.

En entrevista con el diario chino Global Times, Wang Yiwei, director del Instituto de Asuntos Internacionales de la Universidad Renmin de China en Pekín, comentó que «la naturaleza del sistema capitalista de los países occidentales es la búsqueda de beneficios y, como resultado, la riqueza solo se concentra en las manos de los capitalistas que acumulan activos explotando a los trabajadores. Esta forma de gestionar los recursos sociales solo conducirá a ampliar la brecha de la riqueza».

Analistas aseguran, que la línea trazada por parte del liderazgo chino para encauzar los esfuerzos de la sociedad en su país en aras de alcanzar el objetivo de la «prosperidad común«, dificilmente pueda lograrse si no es con la determinación y el papel que juega el Partido Comunista China, un elemento importante del que carecen muchos países en el mundo, ya que un capitalismo en el sentido «liberal» no ha sido clave ni a permitido frenar la brecha entre ricos y pobres a partir de la regulación efectiva de la riqueza.

El pasado 17 de agosto, durante la décima reunión del Comité Central de Finanzas de China, Xi Jinping remarcó en la necesidad de fortalecer la regulación de los ingresos «excesivamente altos» en su país, así como establecer los mecanismos para que los grupos y empresas de altos beneficios económicos puedan «regresar más a la sociedad» afin de garantizar «la prosperidad común» de todos los ciudadanos chinos.

«En Estados Unidos, su política de impuestos para los ricos no pudo arreglar la creciente brecha en un sentido fundamental, lo que significa que la sociedad estadounidense está acelerando sus divisiones». «En China, podemos ver una serie de medidas marcadas por ajustes institucionales flexibles para abordar los problemas, lo que constituye nuestra mayor ventaja», señaló a la prensa por su parte, Cong Yi, decano de la Escuela de Marxismo de la Universidad de Finanzas y Economía de Tianjin.

Datos del Banco Mundial, aseguran que en China más de 800 millones de personas han salido de la pobreza extrema desde 1978. El 25 de febrero de este año, en el marco del centenario de la fundación del Partido Comunista de China, el mandatario del gigante asiático anunció que su país había obtenido «la victoria completa» en la erradicaión de la pobreza extrema.

64920cookie-checkChina apuesta por la «prosperidad común» a diferencia de la desigualdad que genera el capitalismo en Occidente

Deja un comentario