Los científicos a cargo de la investigación, descubrieron que la Utaurora comosa estaba más estrechamente relacionada con especies del grupo troncal, llamado ‘Opabinia’, luego de realizar una serie de novedosos estudios filogenéticos.

Utaurora comosa‘, es el nombre con el que ha sido indentificado un extraño artrópodo de cinco ojos que habitó el planeta Tierra hace aproximadamente 500 millones de años, el ‘Utaurora.

El opabínido, se convirte así en la segunda especie de este género nunca antes descubierto, desde que el primer ejemplar reapareció un siglo atrás, se indica en una investigación, llevada a cabo por científicos de la Universidad de Harvard, y cuyos detalles fueron publicados el miércoles, en la revista Proceedings of the Royal SocietyB.

El ‘Utaurora comosa’, forma parte del acervo del Instituto de Biodiversidad y Museo de Historia Natural de la Universidad de Kansas, en EEUU, y fue hallado en la formación Wheeler del estado norteamericano de Utah, en un yacimiento que data del Cámbrico medio, y descrito por primera vez en 2008, bajo la denominación de «radiodonto», detallan los investigadores.

Según señaló, Stephen Pates, uno de los participantes en el estudio,se identificó una serie de irregularidades en los restos del artrópodo que no concordaban con las características del grupo taxonómico al cuál había sido asignado previamente.

Pates, ex becario post doctoral en el Departamento de Biología Orgánica y Evolutiva (OEB) de Harvard, se encontró por primera vez con el espécimen en el Instituto de Biodiversidad y Museo de Historia Natural de la Universidad de Kansas cuando era estudiante de posgrado.

Los científicos a cargo de la investigación, descubrieron que la Utaurora comosa estaba más estrechamente relacionada con especies del grupo troncal, llamado ‘Opabinia‘, luego de realizar una serie de novedosos estudios filogenéticos con el objetivo de determinar su secuencia evolutiva, comparando con 43 fósiles y 11 taxones vivos de artrópodos, radiodontos y otros panartrópodos, detalló Jo Wolfe, coautor de la investigación.

“El análisis filogenético inicial mostró que estaba más estrechamente relacionado con Opabinia” «Seguimos con más pruebas para cuestionar ese resultado utilizando diferentes modelos de evolución y conjuntos de datos para visualizar los diferentes tipos de relaciones que este fósil pudo haber tenido», dijo Wolfe.

Estudios previos, describen a los opabínidos como el primer grupo que tiene una boca orientada hacia atrás, además de una prolongación independiente del tubo digestivo, conocida como probóscide fronal. Sin embargo, lo más llamativo de entre sus características, es poseer cinco ojos bien definidos y una serie de surcos intersegmentales a lo largo del dorso y las espinas dentadas pareadas de la cola.

En un inicio, se pensaba que los opabínidos y los radiodontes formaban un grupo monofilético llamado dinocáridos. Sin embargo, desde hace 10 a 15 años, con el descubrimiento de más de 10 nuevas especies de radiodontes, se ha podido identificar diferencias sobresalientes entre los dos grupos. 

«Basándonos solo en la morfología, se podría argumentar que el ‘Utaurora’ es un radiodonte raro y también recuperar el concepto de dinocárido. Pero nuestro conjunto de datos y análisis filogenéticos apoyaron al ‘Utaurora’ como un opabínido en el 68% de los árboles (filogenéticos) recuperados al analizar los datos, pero solo en el 0,04% para un radiodonto», explicó Pates, en el estudio.

«A diferencia de Opabinia, que se descubrió en Cambrian Burgess Shale de la Columbia Británica en Canadá, Utaurora se encontró en Utah y, aunque todavía es cámbrico, es unos millones de años más joven que Opabinia. «Esto significa que Opabinia no era el único opabiniid, Opabinia no era una especie tan única como pensábamos», señaló el científico.

“Ahora sabemos que estos animales representan etapas extintas de evolución que están relacionadas con los artrópodos modernos. Y tenemos herramientas más allá de la comparación cualitativa de las características morfológicas para una ubicación más definitiva dentro del árbol de la vida animal”, se añade en el texto.

Experto asegura que los seres humanos estamos «programados» a amar el azúcar debido a los orígenes evolutivos.

Stephen Wooding, quién funge como profesor asistente de antropología y estudios patrimoniales en la Universidad de California, en Estados Unidos, en un artículo publicado en el sitio web The Conversation, resaltó que la dulzura del azúcar es uno de los grandes placeres de la vida, debido a eso, «el amor de la gente por lo dulce es tan visceral que las empresas de alimentos atraen a los consumidores hacia sus productos agregando azúcar a casi todo lo que hacen: yogur, ketchup, refrigerios de frutas, cereales para el desayuno e incluso supuestos alimentos saludables como las barras de granola», afirmó el experto.

«Los escolares aprenden desde el jardín de infancia que los dulces pertenecen al extremo más pequeño de la pirámide alimenticia, y los adultos aprenden de los medios de comunicación sobre el papel del azúcar en el aumento de peso no deseado. Es difícil imaginar una mayor desconexión entre una poderosa atracción por algo y un desdén racional por ello», reseñó Wooding, en el texto, preguntándose al mismo tiempo, ¿Cómo terminó la gente en esta situación?.

Según destacó el antropólogo, mediante el estudio de la evolución de la percepción del gusto, estima que los conocimientos sobre la historia evolutiva de nuestra especie pueden proporcionar pistas importantes sobre por qué es tan difícil decir no a lo dulce.

Wooding recuerda, que uno de los desafíos fundamentales para nuestros antiguos ancestros fue conseguir suficientes alimentos para comer, relatando que las actividades básicas de la vida cotidiana, como criar a los jóvenes, encontrar refugio y asegurar suficiente comida, requerían energía en forma de calorías.

«Las personas más competentes en la obtención de calorías tendían a tener más éxito en todas estas tareas. Sobrevivieron más tiempo y tuvieron más hijos sobrevivientes: tenían una mejor forma física, en términos evolutivos», señala el investigador, y añade, que un factor que contribuyó al éxito de nuestros antepasados fue lo buenos que eran para buscar comida. «Ser capaz de detectar cosas dulces, azúcares, podría darle a alguien una gran ventaja», dijo.

El experto detalló, que en la naturaleza, el dulzor señala la presencia de azúcares, una excelente fuente de calorías. Entonces, los recolectores capaces de percibir la dulzura podrían detectar si el azúcar estaba presente en los alimentos potenciales, especialmente en las plantas, y en qué cantidad.

«Esta habilidad les permitió evaluar el contenido calórico con un sabor rápido antes de invertir mucho esfuerzo en recolectar, procesar y comer los artículos. Detectar la dulzura ayudó a los primeros humanos a reunir muchas calorías con menos esfuerzo. En lugar de navegar al azar, podrían enfocar sus esfuerzos, mejorando su éxito evolutivo», aseguró Wooding.

En ese sentido, afirmó el antropólogo estadounidense que «la evidencia de la importancia vital de la detección de azúcar se puede encontrar en el nivel más fundamental de la biología, el gen. Tu habilidad para percibir la dulzura no es incidental; está grabado en los planos genéticos de su cuerpo. Así es como funciona este sentido».

La dulce percepción comienza en las papilas gustativas, grupos de células anidadas apenas debajo de la superficie de la lengua. Están expuestos al interior de la boca a través de pequeñas aberturas llamadas poros gustativos.

El especialista explicó, que cada uno de los diferentes subtipos de células dentro de las papilas gustativas responde a una calidad de sabor particular: agrio, salado, salado, amargo o dulce. Los subtipos producen proteínas receptoras correspondientes a sus cualidades gustativas, que detectan la composición química de los alimentos a medida que pasan por la boca.

«Un subtipo produce proteínas receptoras amargas, que responden a sustancias tóxicas. Otro produce proteínas receptoras sabrosas (también llamadas umami), que detectan los aminoácidos, los componentes básicos de las proteínas. Las células detectoras de azúcares producen una proteína receptora llamada TAS1R2/3, que detecta los azúcares. Cuando lo hace, envía una señal neuronal al cerebro para su procesamiento. Este mensaje es cómo percibes la dulzura en un alimento que has comido», explicó Wooding.

Además agregó, que los genes codifican las instrucciones sobre cómo producir cada proteína en el cuerpo. La proteína receptora de detección de azúcar TAS1R2/3 está codificada por un par de genes en el cromosoma 1 del genoma humano, convenientemente llamados TAS1R2 y TAS1R3.

Las comparaciones con otras especies revelan cuán profundamente dulce está incrustada la percepción en los seres humanos. Los genes TAS1R2 y TAS1R3 no solo se encuentran en los humanos, la mayoría de los demás vertebrados también los tienen. Se encuentran en monos, ganado, roedores, perros, murciélagos, lagartijas, pandas, peces y muchos otros animales. Los dos genes han existido durante cientos de millones de años de evolución, listos para que los herede la primera especie humana, se indica en la publicación.

«Los sistemas sensoriales del cuerpo detectan innumerables aspectos del entorno, desde la luz hasta el calor y el olfato, pero no todos nos atraen como lo hacemos con la dulzura», concluye el experto.

99630cookie-checkExtraño artrópodo de cinco ojos reaparece trás 500 millones de años de extinción sobre el planeta Tierra

Deja un comentario