Los científicos a cargo de la investigación, descubrieron que la Utaurora comosa estaba más estrechamente relacionada con especies del grupo troncal, llamado ‘Opabinia’, luego de realizar una serie de novedosos estudios filogenéticos.

Utaurora comosa‘, es el nombre con el que ha sido indentificado un extraño artrópodo de cinco ojos que habitó el planeta Tierra hace aproximadamente 500 millones de años, el ‘Utaurora. El opabínido, se convirte así en la segunda especie de este género nunca antes descubierto, desde que el primer ejemplar reapareció un siglo atrás, se indica en una investigación, llevada a cabo por científicos de la Universidad de Harvard, y cuyos detalles fueron publicados el miércoles, en la revista Proceedings of the Royal SocietyB.

El ‘Utaurora comosa’, forma parte del acervo del Instituto de Biodiversidad y Museo de Historia Natural de la Universidad de Kansas, en EEUU, y fue hallado en la formación Wheeler del estado norteamericano de Utah, en un yacimiento que data del Cámbrico medio, y descrito por primera vez en 2008, bajo la denominación de «radiodonto», detallan los investigadores.

Según señaló, Stephen Pates, uno de los participantes en el estudio,se identificó una serie de irregularidades en los restos del artrópodo que no concordaban con las características del grupo taxonómico al cuál había sido asignado previamente.

Pates, ex becario post doctoral en el Departamento de Biología Orgánica y Evolutiva (OEB) de Harvard, se encontró por primera vez con el espécimen en el Instituto de Biodiversidad y Museo de Historia Natural de la Universidad de Kansas cuando era estudiante de posgrado.

Los científicos a cargo de la investigación, descubrieron que la Utaurora comosa estaba más estrechamente relacionada con especies del grupo troncal, llamado ‘Opabinia‘, luego de realizar una serie de novedosos estudios filogenéticos con el objetivo de determinar su secuencia evolutiva, comparando con 43 fósiles y 11 taxones vivos de artrópodos, radiodontos y otros panartrópodos, detalló Jo Wolfe, coautor de la investigación.

“El análisis filogenético inicial mostró que estaba más estrechamente relacionado con Opabinia” «Seguimos con más pruebas para cuestionar ese resultado utilizando diferentes modelos de evolución y conjuntos de datos para visualizar los diferentes tipos de relaciones que este fósil pudo haber tenido», dijo Wolfe.

Estudios previos, describen a los opabínidos como el primer grupo que tiene una boca orientada hacia atrás, además de una prolongación independiente del tubo digestivo, conocida como probóscide fronal. Sin embargo, lo más llamativo de entre sus características, es poseer cinco ojos bien definidos y una serie de surcos intersegmentales a lo largo del dorso y las espinas dentadas pareadas de la cola.

En un inicio, se pensaba que los opabínidos y los radiodontes formaban un grupo monofilético llamado dinocáridos. Sin embargo, desde hace 10 a 15 años, con el descubrimiento de más de 10 nuevas especies de radiodontes, se ha podido identificar diferencias sobresalientes entre los dos grupos. 

«Basándonos solo en la morfología, se podría argumentar que el ‘Utaurora’ es un radiodonte raro y también recuperar el concepto de dinocárido. Pero nuestro conjunto de datos y análisis filogenéticos apoyaron al ‘Utaurora’ como un opabínido en el 68% de los árboles (filogenéticos) recuperados al analizar los datos, pero solo en el 0,04% para un radiodonto», explicó Pates, en el estudio.

«A diferencia de Opabinia, que se descubrió en Cambrian Burgess Shale de la Columbia Británica en Canadá, Utaurora se encontró en Utah y, aunque todavía es cámbrico, es unos millones de años más joven que Opabinia. «Esto significa que Opabinia no era el único opabiniid, Opabinia no era una especie tan única como pensábamos», señaló el científico.

“Ahora sabemos que estos animales representan etapas extintas de evolución que están relacionadas con los artrópodos modernos. Y tenemos herramientas más allá de la comparación cualitativa de las características morfológicas para una ubicación más definitiva dentro del árbol de la vida animal”, se añade en el texto.

99630cookie-checkExtraño artrópodo de cinco ojos reaparece trás 500 millones de años de extinción sobre el planeta Tierra

Deja un comentario