Especialistas de la NASA han advertido que el asteroide ‘2004 BL86’ se acercará a la Tierra a finales de enero próximo.

El diámetro del cuerpo celeste, que fue descubierto por los astrónomos a principios de 2004, es de quinientos metros y la masa es de 157 millones de toneladas. Según los cálculos de los expertos, el máximo acercamiento del asteroide a nuestro planeta se producirá el próximo 26 de enero.

Los científicos consideran que el ‘2004 BL86’ no representa una amenaza para la Tierra, a pesar de ser catralogado como «crítico». El cuerpo celeste se moverá a una velocidad de aproximadamente 160 segundos de arco por minuto. A su vez, los astrónomos tendrán una oportunidad única de observar 2004 BL86 y estudiar su superficie.

Así, especialistas del departamento espacial estadounidense intentarán «irradiar» el asteroide mediante radiación de microondas. Esto permitirá obtener fotografías tridimensionales de un cuerpo celeste, del que actualmente no se sabe prácticamente nada.

Este asteroide pertenece a los llamados Apolos, un grupo de asteroides cercanos a la Tierra, cuyas órbitas cruzan la Tierra desde el exterior, estando la mayor parte del tiempo más lejos del Sol que de la Tierra.

El asteroide será perfectamente visible en el hemisferio norte. Los científicos llaman a este objeto muy interesante de observar y dicen que se puede ver con binoculares potentes. Pero, por supuesto, es preferible un buen telescopio.

Hay toda una clase de asteroides llamados asteroides cercanos a la Tierra. Aquellos que pueden acercarse a la Tierra a una distancia de 7,5 millones de kilómetros o menos en un futuro no muy lejano son considerados objetos potencialmente peligrosos, explican expertos de la NASA.

Por ejemplo, el asteroide ‘2016 AJ193’ se acercará la Tierra a la distancia más cercana posible de unos 3,4 millones de kilómetros el 21 de agosto. El diámetro del asteroide volador se estima en unos 1,4 kilómetros», dicen desde el planetario estadounidense.

En toda la historia de las observaciones de objetos de este tipo, los asteroides volaron cerca de la Tierra y a distancias mucho más cercanas. Así, en 2011, dos asteroides de 100 y 360 metros se acercaron al planeta por 384 mil kilómetros.

«Durante cien años, ha habido más de 30 sobrevuelos cercanos de este tipo. Como regla general, todos los asteroides pronosticados vuelan más allá de nosotros sin obstáculos», dijo el servicio de prensa de la NASA.

Los científicos han notado que el mayor peligro son aquellos cuerpos celestes que los astrónomos no rastrean y el mundo aprende sobre ellos solo después de la caída. Este es el fenómeno de Tunguska y el meteorito de Chelyabinsk, en Rusia.

En el primer caso, como resultado de una gran explosión en la cuenca del río Podkamennaya Tunguska, se taló un bosque en un área de más de 2.000 kilómetros cuadrados.

En el segundo caso, como resultado de una serie de explosiones en el aire, los vecinos del lugar recibieron heridas por vidrios rotos. «Por lo tanto, el peligro son solo ‘invitados inesperados’ del espacio exterior. Y tales eventos ocurren aproximadamente una vez cada cien años», señaló el planetario.

El próximo acercamiento récord de la Tierra con un asteroide se espera para 2027, cuando el asteroide 1999 AN10 nos sobrevuele a una distancia de solo 390.000 kilómetros, es decir, aproximadamente a la misma distancia que la Luna.

125810cookie-checkUna amenaza desde el espacio: un asteroide gigante de 157 millones de toneladas se acerca a la Tierra

Deja un comentario