De cara a la segunda vuelta electoral, el candidato izquierdista peruano, Pedro Castillo, aseguró que su Partido «no va a cambiar el plan de Gobierno» hacia una economía de caracter ‘estatista’.

Con vistas a la segunda vuelta electoral, hacia la presidencia del Perú, cuyo comicios deberán celebrarse el próximo 6 de junio, un sondeo reciente del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) y que fue publicado el 25 de abril pasado por el diario La República, revela que Pedro Castillo, candidato izquierdista por el partido Perú Libre, alcanzó un 41,5% de las preferencias electorales, mientras que su rival, la representante de la derecha peruana, Keiko Fujimori, logró recibir solo el 21,5% del apoyo de los encuestados.

El Programa del Partido, incluido en el plan de Gobierno de Castillo en su competencia hacia la presidencia del país andino, define a la organización de izquierda como: «marxista-leninista» y también «mariateguista» (en correspondencia con el ideario de José Carlos Mariátegui, un pensador peruano del siglo XX y una de las figuras más icónicas de la extrema izquierda en el Perú), revelan una posición proclive a la conformación de un Estado «socialista» desde la perspectiva de una izquierda radicalizada, al menos en el papel.

Para el representante de la izquierda en ese país, Bolivia es un referente claro a aplicar en Perú, a raíz de su interés de que, de lograr la victoria hacia el Ejecutivo, aplicar una política económica estatista, se plantea expropiaciones de empresas en áreas claves, así como reemplazar la política actual de libre mercado por lo que define como una de «economía popular con mercados», una política que ha generado preocupación en el sector empresariado y sectores de la ciudadanía ajenos a las preocupaciones de la clase trabajadora.

La candidatura de Pedro Castillo, suscitó una gran sorpresa dentro y fuera del Perú, ya que en las elecciones generales de 2021 durante la última fase de la campaña electoral Castillo obtuvo un repunte inesperado en la preferencia del electorado, quedando en el primer lugar en la primera vuelta de los comicios hacia la presidencia del Ejecutivo.

Como era de esperar, Castillo pidió dialogar con otras fuerzas políticas de la izquierda peruana con el objetivo de lograr una concertación política a su favor con vistas al balotaje del 6 de junio próximo, sin embargo, descartó hacer una hoja de ruta tal como lo hizo el expresidente Ollanta Humala, reafirmando su posición en un discurso ideológico radical de extrema izquierda​.

49440cookie-checkPerú Libre, de ideología marxista-leninista, significará una marcha hacia el socialismo?

Deja un comentario