Mishustin enfatizó, que en el contexto de la aceleración de la inflación global, se volvió más rentable para las empresas suministrar sus productos al exterior, como resultado de lo cual comenzó a formarse una escasez de algunos bienes dentro del país.

Este miércoles 12 de mayo, el primer ministro ruso, Mijaíl Mishustin, denunció durante un discurso efectuado en la Duma del Estado (Cámara baja del Parlamento) con motivo de un informe anual sobre el trabajo del Gabinete, que las ansias de las empresas privadas rusas de ganar dinero con las exportaciones se ha convertido en uno de los principales factores del aumento de los precios de los bienes socialmente significativos dentro del país.

“Estamos a favor de que nuestros productores ganen dinero con las exportaciones, pero no en detrimento de los intereses de nuestros principales compradores que viven en Rusia. Y aquí es importante decir una razón más por la que los precios están subiendo. Esta es la codicia de las empresas privadas y las cadenas minoristas. Y aquí quiero recordarles: el gobierno tiene suficientes herramientas para frenar el apetito de quienes se benefician de la demanda urgente en todos los ámbitos”, enfatizó Mishustin ante los parlamentarios rusos.

Mishustin aseguró, que «las bajas tasas de interés y la impresión de dinero no garantizado en varios países han provocado la aceleración de la inflación mundial. En estas condiciones, para muchos empresarios resultó más rentable suministrar sus productos al extranjero», destacó el funcionario.

En opinión para el medio de comunicación ruso RT, Valery Mironov, subdirector del Instituto para el Centro de Desarrollo de la Escuela Superior de Economía, expresó que como resultado de un aumento en los volúmenes de exportación en el mercado interno ruso, comenzó a formarse una escasez de una serie de productos, lo que resultó en un aumento de los precios en las tiendas.

“Recientemente, los precios de las materias primas han aumentado significativamente en el mundo: mineral de hierro, acero, granos y otros bienes. Rusia, como importante proveedor de materias primas, tiene ahora la oportunidad de aprovechar los mercados extranjeros y acostumbrar a los consumidores en el extranjero a nuestros productos. Esta es una especie de expansión comercial. Naturalmente, suministramos al exterior la mayor cantidad de bienes posibles, lo que provoca una escasez de estos productos dentro del país y un aumento de los precios”, detalló el economista ruso.

A finales del 2020, la inflación en Rusia ascendió a 4.9%, y en marzo de 2021 se aceleró a 5.8% en términos anuales, el nivel más alto desde noviembre de 2016. No obstante, en abril de este año, la tasa de aumento de los precios de los bienes en el país se desaceleró hasta el 5,5%, según indican los datos de Rosstat.

El propio presidente ruso Vladimir Putin, criticó a finales del 2020 al gobierno por el aumento de los precios de los alimentos y exigió que se tomaran medidas para resolver el problema. Inmediatamente las autoridades prepararon un plan de propuestas apropiadas para frenar la inflación en el país.

En ese sentido, se aprobó la firma de acuerdos de congelación de precios entre cadenas minoristas y productores de azúcar y mantequilla, de igual forma, el gobierno ha ajustado los aranceles sobre varios productos agrícolas y ha brindado apoyo a los molineros y panaderos, un proceso que también ha permitido a las autoridades desarrollar un proyecto de ley para introducir una regulación de precios bajo ciertas condiciones.

Mijaíl Mishustin también habló en su discurso ante el Parlamento ruso, sobre un plan de medidas para ayudar a la economía durante la pandemia global del coronavirus, por medio del cuál, las autoridades han asignado más de 2,5 billones de rublos solo para apoyar a los ciudadanos rusos, lo que es comparable al 10% del presupuesto federal.

“Las medidas del gobierno detendrán la caída de los inventarios dentro del país y apoyarán a ciertas industrias, lo que en última instancia conducirá a la contención de los precios de los alimentos. A medida que los productores dejen de subir los precios de venta y aumenten los ingresos de las tiendas en la nueva temporada de cultivo, la inflación de los alimentos puede disminuir. Esto se hará visible a partir de junio de 2021”, evaluó por su parte a Rusia Toady, Artyom Deev, encargado del departamento analítico de AMarkets, sobre lo anunciado por el jefe del Gabinte ruso.

51430cookie-checkPrimer ministro ruso denunció que «la codicia capitalista» causó el aumento de los precios de los alimentos en Rusia

Deja un comentario